Felgueras lidió con polleras y pantalones

El protocolo la obligó a usar faldas y la visita a la Villa 31 y las obras en el subterráneo, a lo contrario
Alejandra Rey
(0)
27 de septiembre de 2000  

El protocolo no perdona. Y los príncipes tampoco. Por eso, ayer Cecilia Felgueras se levantó muy temprano por la mañana y supo que en su primer día como jefa de Gobierno de la Ciudad debería llevar a su despacho dos trajecitos, dos pares de zapatos y unos pantalones cómodos, además de las inefables carpetas.

Es que una de las actividades más importantes de Felgueras, que desde anteayer se convirtió en la primera mujer en la historia argentina que preside el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, fue a recibir a su alteza Abdullah Bin Abdulaziz al Saud, príncipe heredero del reino de Arabia Saudita, y entregarle las llaves de la ciudad.

Y, como marcan las reglas musulmanas, en esas ocasiones las mujeres deben vestir polleras, cosa que sutilmente le hicieron saber en la inauguración de la mezquita, cuando la dama llegó con pantalones.

Por eso Cecilia Felgueras salió ayer de su casa de Palermo con más de una muda de ropa: polleras para lucir ante el heredero al trono de Arabia Saudita, pantalones para el gabinete y jeans para verificar cómo siguen las obras del subte y hablar con los pobladores de la Villa 31.

Y en el subterráneo tuvo otra sorpresa: el encargado de las obras le dijo, directamente, que si hubiera ido con faldas no la habrían dejado bajar a los túneles, porque la tradición dice que, en general, las mujeres no deben bajar, y con polleras, mucho menos.

Sus allegados relatan la anécdota y sonríen.

Y cuentan que fue poco lo que tuvo que cambiar de su rutina habitual esta licenciada en Historia de 38 años, que se convirtió en vicejefa de gobierno gracias, entre otras cosas, a que es una de las personas más cercanas al presidente de la Nación, Fernando de la Rúa.

Felgueras comenzó su mañana con la reunión de gabinete, a la que no faltó nadie.

Temas pendientes

Cuatro temas se hablaron durante las dos horas y media que duró el encuentro: un plan integral de empleo para la ciudad, que se lanzará públicamente en dos meses; la campaña contra el dengue, que comenzará pasado mañana; el problema de las infracciones de tránsito que se labran en Buenos Aires y sus posibles soluciones, y la ley de patrimonio cultural.

Después le llegó el turno de esperar al príncipe heredero y a su numerosa comitiva, a quienes convidó con té, café, bizcochos dulces y un austero y formal discurso.

En rigor, Felgueras se había probado el traje de jefa de gobierno anteanoche, cuando el gobierno argentino agasajó al príncipe heredero de Arabia Saudita en la Cancillería.

Encuentro

Rodeada de los ex presidentes Carlos Menem y Raúl Alfonsín, y muy cerca de Fernando de la Rúa, Felgueras se convirtió en una testigo privilegiada de la charla que estos tres hombres mantuvieron brevemente.

Pero ella no dice nada. Sólo aclara que Menem habló de los problemas de la ciudad, que Alfonsín tuvo gestos cariñosos y que De la Rúa se interesó por la marcha de la gestión. Pero de la charla de los tres, nada.

Sin embargo, allegados a los políticos cuentan que los ex presidentes sólo intercambiaron un saludo protocolar y que De la Rúa estuvo muy ocupado con el agasajo.

-¿Qué fantasía tenía usted con su primer día como jefa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires?

-(Piensa.) Que sucediera algo importante, grave, y que yo no me enterara.

Y cuenta que ayer, cuando se levantó, lo primero que hizo fue comunicarse con Defensa Civil para saber qué pasaba en la ciudad, si todo estaba en orden.

Y confiesa, sin ponerse colorada, que ideó un sistema para poder estar comunicada al instante con las fuerzas de seguridad y con aquellos que la pudieran informar rápidamente.

Felgueras está visiblemente más delgada que cuando ganó las elecciones y dice que nunca le había importado bajar de peso hasta que se vio por televisión.

Entonces abandonó los dulces -las tortas la pierden- y comenzó a comer menos, a cuidar mucho más su vestuario y a cultivar su imagen.

De ahí que el nuevo tratamiento de ortodoncia le haya cambiado su fisonomía. La vicejefa niega enfáticamente las versiones que sugieren que ella pasó por un quirófano.

Psicoanálisis y TV

Por lo demás, sigue con su rutina: desayuna jugos naturales, almuerza muy liviano al mediodía, trabaja hasta las 10 u 11 de la noche y, si puede, vuelve a su casa a comer, a leer o a ver televisión.

Todo por dos pesos

"No me pierdo los programas "Todo por dos pesos" ni "Vulnerables"", cuenta.

Y aclara: "Necesito ver lo que mira la gente, saber qué les importa y cómo tratan los programas de televisión la actualidad.

-¿Se analiza?

-Sí. Desde hace bastante tiempo.

-¿Está en pareja?

-Hum... Más o menos (y sonríe).

Imágenes de un día agitado

Cecilia Felgueras recibió en el Palacio de Gobierno al príncipe heredero Abdullah Bin Abdulaziz al Saud y luego asistió a la reunión de gabinete.

Ayer se constituyó en la primera mujer que ocupa la Jefatura de Gobierno porteña, aunque temporalmente, ya que Aníbal Ibarra viajó a la China anteanoche.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios