Ballet con música de Silvia Kersenbaum

(0)
31 de octubre de 2001  

Recientemente, en el Capitol Arts Center de Bowling Green, en el Estado de Kentucky, se estrenó el ballet “La máscara de la muerte roja”, sobre un relato de Edgar Allan Poe, cuya música pertenece a la pianista Silvia Kersenbaum, radicada en los Estados Unidos desde hace varios años.

El éxito que obtuvo el ballet, en dos noches consecutivas (cuya partitura fue dirigida por Jooyong Ahn al frente de la Bowling Green Western Orchestra, entre cuyos miembros la pianista asumió la parte correspondiente a su instrumento) augura nuevas representaciones en otras ciudades de los Estados Unidos, según los medios periodísticos locales.

“La máscara de la muerte roja” es una de las historias de horror del infortunado poeta de Baltimore. Es un alucinante relato en el que los invitados a una espléndida fiesta de máscaras organizada por el príncipe Próspero se han retirado al profundo aislamiento de una de sus abadías encastilladas para huir de la peste que se cierne sobre su país, evitando así una muerte segura. Pero el fantasma de la muerte roja, inexorable, se presenta como un invitado más...

En declaraciones a la prensa norteamericana, Stephen Stone, autor de la coreografía, que contó con el asesoramiento teatral del profesor de teatro y danza de la Western Kentucky University, Lee Harris, atribuye a la muerte roja muchos significados en los tiempos que corren: como el sida o los ataques del bioterrorismo que padecen los Estados Unidos: “Afuera, las calles representan la aflicción –señaló Stone–. La abadía representa cómo la gente puede evitar el problema. Pero..., ¿puede realmente?”.

Sala colmada

Además del cuerpo de baile de la Universidad –conformado por unos cincuenta bailarines– intervinieron en la representación de la obra los estudiantes de arte dramático de la alta casa de estudios, quienes durante la puesta en escena circularon por los pasillos de la sala teatral, con capacidad para unos 800 espectadores, que estuvo colmada durante las dos noches que hubo función.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios