Suscriptor digital

El dolor de los que lo conocieron de cerca

(0)
1 de octubre de 2000  

La muerte de Luis Rubén Di Palma golpeó a todos. Desde los amigos, los que siempre estuvieron cerca del automovilismo y sentían un fanatismo por el Loco, hasta los que solamente lo conocían por su trayectoria.

"Se me murió mi hermano. Era un ser humano excepcional. Era la persona que yo más quería en el automovilismo y en la vida. Lamentablemente no voy a poder estar para darle un abrazo porque no llego a tomar un vuelo a Miami. Estoy en Orlando en el día más triste de mi vida. Tengo muchas cosas para decir de Luisito, vivimos muchas cosas lindas juntos, pero la verdad es que no sé qué hacer estando tan lejos", dijo Jorge Cupeiro, amigo y ex corredor.

Otro amigo y ex campeón de Turismo Carretera que recordó con cariño los momentos vividos con Di Palma fue Carlos Pairetti: "Son infinitos los recuerdos que guardo de él. Estoy muy apenado. Yo siempre le decía que él era como un niño grande: no era imprudente, pero hizo muchas macanas tanto arriba del auto como arriba del avión. Hacía locuras, pero todas le salían bien. Fue un piloto aguerrido y hubo muy pocos como él. Rubén se subía a cualquier auto y en cualquier categoría y ganaba sin problemas. Una fuerza ganadora admirable".

Guillermo Ortelli, piloto de TC y Top Race, señaló: "Simplemente, se fue el más grande de la última camada de pilotos argentinos. La noticia me golpeó duro, a tal punto que estoy muy afectado por su muerte. No creo que sea el momento para hablar sobre un suceso tan lamentable. Para mí, guardar silencio es lo más aconsejable para acompañar el dolor de la familia Di Palma. Como para todo el mundo del automovilismo argentino, debo realzar en Rubén la excelencia que tuvo al manejar, así como su experiencia y su vocación por este deporte. No fue casualidad que los hijos siguieran su mismo camino".

El periodista Juan Carlos Pérez Loizeau, que en las décadas del 60 y del 70 cubrió el deporte para distintos medios, fue un hombre que estuvo cerca de él: "Fue el más grande ídolo del automovilismo en los últimos tiempos. Participó en la época cumbre del TC. Empezó como un chiquilín atrevido y asombró a todos con su coraje. Tenía una calidad humana y profesional increíble y una simpatía particular. Es el padre de una dinastía de pilotos, y el más parecido a él es Marquitos.

"Corrió siempre igual en cualquier categoría. Era loco como él solo, pero muy solidario. Pocos saben que cuando hace cuatro años una gran inundación azotó Pergamino, el Loco fue con su helicóptero a rescatar gente y hasta animales, volando peligrosamente a poco menos de un metro del agua".

Pérez Loizeau recordó otra anécdota: "Sus locuras eran terribles. En un karting, por la ruta 8, se animaba y les corría a los camiones. También pasaba volando con el avión por debajo del puente de Arrecifes y se tiraba en picada en la casa de la Tana, su mujer de toda la vida, la madre de sus hijos. Me viene a la memoria algo gracioso: el padre de la Tana, cuando todavía eran novios, salía para insultarlo en todos los colores".

En las pistas

Fecha nacimiento: 27 de octubre de 1944, en Arrecifes.

Debut en el automivilismo: en 1963, a los 19 años, en el TC

Primera victoria: el 31 de mayo de 1964, con 19 años, en la VI Vuelta de Arrecifes; ese día corrío con un Chevrolet a 180,5km/h, y superó por 55 segundos a Carlos Pairetti.

Categorías en las que participó: Turismo Carretera, TC 2000, Sport-Prototipos, Mecánica Argentina (Fórmula 1 y Fórmula 2), Fórmula 2 Sudamericana y Supercart.

Títulos: fue campeón de TC Fórmula A (1970), de TC (1971), TC 2000 (1983), Sport-Prototipo (1971, 1972 y 1973), Mecánica Argentina F-1 (1974 y 1978) y Supercart (1993).

carreras disputadas (en todas las categorías): 633. Competencias ganadas (en todas las categorías): 101

Sus triunfos en carreras: en TC, 20; en Sport-Prototipo, 17; en Mecánica Argentina F-1, 22; en Mecánica Argentina F-2, 7; en TC 2000, 15, y en el Campeonato Argentino de Pilotos, 9.

  • En 1968 integró el equipo argentino que intervino, con Torino, en La Marathon de la Route, esa inolvidable experiencia en Nurburgring, Alemania. La Misión Argentina, una de las actuaciones más brillantes que el automovilismo nacional concretó en el exterior, tuvo a Juan Manuel Fangio como director y se integró con Tibor Teleki (asesor de RR. PP.), Carlos Lobbosco (coordinador general), Oreste Berta (jefe técnico), doctor Lino de las Heras (médico) y los pilotos Eduardo Copello, Jorge Cupeiro, Luis Rubén Di Palma, Oscar "Cacho" Fangio, Carmelo Galbato, Néstor J. García Veiga, Gastón Perkins, Oscar M, Franco, Eduardo Rodríguez Canedo y Alberto Rodríguez Larreta. Di Palma ocupó el coche N° 1, junto con Galbato y Cacho Fangio.

  • Fue el único piloto en triunfar en el TC con cuatro marcas distintas (Ford, Chevrolet, Torino y Dodge).

  • Su última carrera fue en el 13 de septiembre de 1998, en el autódromo de Oscar Alfredo Gálvez, de Buenos Aires, cuando con Ford se adjudicó una prueba de TC.

  • Si bien en la actualidad se mantenía alejado de la compencia, estaba preparando un Torino para regresar al TC y participaba del desarrollo de una nueva categoría deportiva, con camionetas pick-ups.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?