Suscriptor digital

Con la emisión de bonos provinciales y las Lecop, ya circula en el país una tercera moneda

Quince provincias tienen títulos propios y nacionales, que conviven con los pesos y se integraron en sus economías
(0)
18 de noviembre de 2001  

Viajar por el mundo requiere ajustarse a hábitos diferentes y utilizar otras monedas, con billetes de formas, colores y valores desconocidos. Pero desde hace poco tiempo, en la Argentina ya no hace falta salir del país para cambiar de moneda. Gracias a la crisis, existen los bonos, una tercera moneda que aumenta su circulación en el país y que va escalando posiciones tras el peso y el dólar.

Se trata del Patacón, la Lecop, el Quebracho, el Tucu 1, el Lecor y otros varios papeles que ya están en circulación. Rechazados y resistidos al principio, aceptados a regañadientes más tarde y hoy casi universalizados en algunas localidades, los bonos conviven en alegre montón con los pesos en las billeteras de los habitantes de quince provincias. Y ya son parte del paisaje en Jujuy, Formosa, San Juan, Buenos Aires, Salta, Misiones, Chaco, Córdoba, Chubut, Entre Ríos, Catamarca, Tucumán, La Rioja, Mendoza y Corrientes.

Técnicamente, un Patacón es un bono emitido por la provincia de Buenos Aires, que se compromete a pagar el 107% de su valor nominal en el momento de su vencimiento, el 25 de julio de 2002. Los patacones tienen amplia aceptación en la provincia y también en un gran porcentaje de comercios de la ciudad de Buenos Aires.

Más y más títulos

Para algunas localidades bonaerenses, incluso, la llegada de estos papeles significó una suave reactivación. Casi la totalidad de los comercios acepta patacones al 100% de su valor, con la posible excepción de quienes quieren cambiarlos por efectivo (de lo que se informa por separado).

El gobierno cordobés emitirá las Lecop Córdoba como instrumento de pago legalmente previsto para abonar obligaciones de cualquier naturaleza del sector público provincial. Y hará lo mismo con los bonos Serie 2001, que no circularán sino que se utilizarán para cancelar pasivos judiciales.

Se reciben en supermercados, farmacias, estaciones de servicio, servicios públicos tales como la energía eléctrica, el teléfono y el agua, los impuestos provinciales y municipales, la televisión por cable y algunas tarjetas de crédito locales. Y circularán en billetes de 2, 5, 10, 20 y 50.

En esa provincia circularán también las Lecop nacionales y, gracias al turismo, muchos comercios ya aceptan los patacones bonaerenses.

En mayo de este año, La Riojaemitió bonos serie A y B, denominados Evita, con el rostro de María Eva Duarte de Perón. La primera serie para ser incluida como pago porcentual de haberes (de entre 25% para los salarios más bajos y 50% en los más altos) y la segunda para pagarles a los proveedores.

Los riojanos tienen experiencia en utilizar bonos, ya que en 1985 el entonces gobernador Carlos Menem los creó como moneda corriente de pago.

Los comercios en general los aceptan sin problemas y sirven también para pagar los servicios de agua potable y electricidad, aunque sólo los canjea y recibe el Nuevo Banco de La Rioja, donde el Estado tiene una participación del 30%. Además de estos títulos, los sueldos estatales están integrados por vales alimentarios y, desde esta semana, podrían incluir las Lecop.

En Formosa, los estatales y los comerciantes rechazan el pago en bonos locales Bocanfor o Lecop nacionales y realizaron hasta el momento doce marchas de protesta. Según denunció el sindicato médico local, a partir de la implementación de este medio de pago, los precios subieron hasta un 30 por ciento. Del lado de los comerciantes también hay quejas por la falta de aceptación de los papeles por parte de los proveedores.

En Chubut, los empleados públicos cobran hasta el 30% de sus haberes con las Lecop que envía la Nación. Con estos papeles se pueden realizar compras, pagar servicios y cancelar hasta el 20% de los préstamos personales en el banco provincial.

El gobierno también emitió una pequeña cantidad de tickets Patagonia 365, de baja denominación, para ofrecer cambio ya que las primeras Lecop que llegaron a la provincia sólo son en billetes "grandes". Y el jueves, el gobernador anunció que emitiría otro bono para auxiliar a los municipios.

Bonos en el Norte

En Chaco,un 40% de los salarios estatales se paga con bonos Quebracho, que son los únicos que circulan para la compra en comercios o pago de servicios desde la semana última. Unos pocos supermercados y un hipermercado los aceptan tras realizar un acuerdo con el gobierno provincial. Los demás comerciantes están disgustados con el Ejecutivo porque esos grandes negocios recibieron Lecop y los más pequeños deben recibir bonos Quebracho.

En la provincia, algunos hacen descuentos de hasta 30% en el valor nominal de los papeles. Y los gremios estatales, disconformes con el pago en títulos, anunciaron que esta semana continuarán con los paros.

Unos 20 millones de pesos en Lecop comenzaron a circular desde el mediodía del jueves en Misiones, en medio de una gran incertidumbre y confusión respecto de su alcance y utilidad. Es que algunos comercios y cooperativas de servicios que habían anunciado la recepción de los bonos sin restricciones, se resistían a aceptar las letras. Otro de los inconvenientes que se presentaron en su comercialización es que hasta ahora solamente circulan letras por valores de 50 y 10 pesos y los comerciantes se niegan a entregar vuelto.

La provincia tiene más de 30 mil empleados estatales y el gobernador Carlos Rovira anunció esta semana que, hasta el 31 de diciembre, todos ellos cobrarán el 60% de sus haberes en bonos y el 40% en efectivo.

Entre Ríos emitirá certificados para pagar a proveedores y letras del tesoro denominadas Federal, para pagarles a los empleados públicos. La primera remesa de estos últimos papeles ya comenzó a pagarse a los estatales y son aceptados en la mayoría de los comercios medianos y chicos, aunque no entregan vuelto.

En Tucumán se han emitido varias series de bonos desde 1991, que comenzaron con el Tucu 1 y van por la serie 4. Todos son papeles a diez años de plazo y circulan libremente y sin inconvenientes en la provincia.

Desde 1993, por una ley provincial, el Ejecutivo catamarqueño está autorizado a emitir títulos públicos al portador. Hoy circulan papeles por valor de unos 40 millones de pesos y son ampliamente aceptados en comercios y empresas prestadoras de servicios.

Hasta el momento, quince provincias tienen bonos en circulación y el número puede variar, con una única excepción. En Tierra del Fuego, la constitución provincial prohíbe la emisión de títulos.

Son todos papeles de colores, similares a los pesos o más parecidos a los que compraban todo en el juego del Estanciero. Ahora, en lugar de comprar campos y casas, sirven para pagar el colegio de los chicos, comprar ropa, llenar el changuito en el súper, cargar nafta y hasta pagar por este diario que tiene en sus manos.

Corresponsalías: Entre Ríos, Chaco, Córdoba, Misiones, Formosa, Salta, Chubut, Tucumán, Catamarca y Tierra del Fuego

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?