La Argentina enviará tropas a Afganistán

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
La Fuerza Aérea ya recibió la orden de Defensa de alistar el hospital reubicable Participarán como cascos azules de las Naciones Unidas y no entrarán directamente en combate La unidad militar de asistencia sanitaria es la primera que se prepara
(0)
22 de noviembre de 2001  

La Argentina se prepara para desplegar tropas en Afganistán antes de fin de año, en misiones humanitarias, bajo la supervisión de las Naciones Unidas.

A fines de la última semana la Fuerza Aérea recibió la orden del ministro de Defensa, Horacio Jaunarena, de alistar el hospital reubicable, unidad que regresó de Kosovo en octubre de 2000 por el ajuste presupuestario, según confirmaron fuentes militares.

Un oficial de los más importantes del Ejército comentó a LA NACION que, a su entender, también debería enviarse un batallón de infantería mecanizada ligera por la peligrosidad de la zona.

Se espera que hoy, durante la reunión semanal con los jefes de las fuerzas, Jaunarena informe a los mandos militares sobre la forma en que la Argentina participará en ese escenario bélico.

A diferencia de la Fuerza Aérea, el Ejército y la Armada aún no recibieron directivas explícitas.

La orden de alistar de inmediato la unidad militar de asistencia médica no se dio a conocer oficialmente. El Congreso debe aprobar la salida del país de cualquier contingente militar.

El hospital reubicable cuenta con cuarenta oficiales médicos y un grupo que custodia la instalación, estimado en medio centenar de efectivos.

El presidente Fernando de la Rúa ofreció la colaboración argentina durante la reunión que mantuvo hace dos semanas en las Naciones Unidas con el secretario general, Kofi Annan. Anteayer, el mandatario repitió ante todos los oficiales con mando en el Ejército que la Argentina enviaría un contingente a Afganistán.

De la Rúa agregó que nuestro país participaría cuando terminase la guerra.

Tácticamente el combate finalizó en las tres cuartas partes del territotio afgano, con fuerzas del grupo talibán en retroceso y sin posibilidades de encarar contraataques. Y las Naciones Unidas empezaron a diseñar su presencia en el terreno, más allá de las fuerzas internacionales que continuarán la persecución de los terroristas y sus aliados.

El jefe del Ejército, teniente general Ricardo Brinzoni, se dirigió al Presidente minutos antes para señalar que su fuerza esperaba las órdenes presidenciales para actuar en cualquier parte del mundo.

Para cumplir la letra

"El Ejército, señor presidente, está preparado para ser empleado según sus órdenes donde sea necesario, haciendo realidad la letra de los compromisos asumidos por el país", dijo de manera directa Brinzoni.

En los días previos a que el Presidente hiciese oficial el ofrecimiento de tropas argentinas, los cuatros jefes manifestaron en reportajes concedidos a LA NACION la voluntad de las Fuerzas Armadas de sumarse a una coalición internacional en Afganistán.

Tanto en la Cancillería como en el Ministerio de Defensa se preocuparon por aclarar que las tropas argentinas no participarán en combates.

Varios países -Alemania, Japón, Jordania, Italia y España, entre otros- manifestaron su compromiso de sumarse a la coalición internacional que asumirá la misión de "imponer la paz", según el capítulo siete de la carta de las Naciones Unidas. La Argentina trabajará en "mantener la paz", según el capítulo seis de ese reglamento básico de la ONU.

La situación sería similar a la ocurrida en los Balcanes, donde la OTAN desarrolló la ofensiva militar y los cascos azules de la ONU supervisaron la asistencia humanitaria, el control civil y la protección de campos de refugiados.

El lunes próximo llegarán a nuestro país funcionarios de las Naciones Unidas, especializados en misiones de paz. Gerard Ganz será uno de ellos y mantendrá reuniones en la Cancillería. Además visitará las instalaciones del centro de entrenamiento para operaciones de mantenimiento de la paz, en Campo de Mayo.

Aunque el Consejo de Seguridad de la ONU todavía no dio directivas para instalar cascos azules en Afganistán, el enviado de la organización internacional en esa región, el argelino Lakhdar Brahimi, mostró en los últimos días señales de la urgencia por definir el envío de un contingente internacional para dar cierta seguridad a los habitantes de las ciudades liberadas de las fuerzas talibán.

Se recuerda que una semana antes del ataque terrorista ocurrido el 11 de septiembre último en los Estados Unidos, Brahimi visitó las instalaciones de cascos azules argentinos y en un encuentro con LA NACION en esos días destacó la importancia de que la Argentina fuese el soporte americano de las misiones de paz.

Entre las fuerzas de seguridad argentinas se espera que el país reciba también un pedido especial por unidades de la Gendarmería, ya que se trata de una de las pocas fuerzas intermedias -una policía militarizada- que trabaja bajo el mando permanente de la ONU.

Visita de los EE.UU.

Otra visita importante frente al escenario mundial que llegará en los próximos días será la del jefe del ejército de los Estados Unidos, general Eric Shinseki, que asistirá a la conferencia de ejércitos americanos, en Chile, y el 29 de actual hará una rápida y especial visita a nuestro país.

Por lo pronto, el hospital reubicable de la Fuerza Aérea está casi listo para ser enviado. Prácticamente sólo falta la compra de los medicamentos necesarios para los problemas propios de la región en la que operará. No es un tema menor, ya que para desplegarse en Kosovo se hizo una inversión de 250.000 dólares en medicinas.

Aunque en este tipo de misión de mantenimiento de la paz los costos corren por cuenta de las Naciones Unidas, los militares comentaron que ese organismo mantiene un retraso en el pago de las cuotas a nuestro país. Y fondos no son, obviamente, los que sobran. Por caso, ayer la mayor preocupación en importantes despachos del Edificio Libertador era conseguir los 8.600.000 dólares necesarios para reabastecer a las bases en la Antártida.

En un mes se desplegarán en Afganistán

Horacio Jaunarena

  • El ministro de Defensa ordenó a fines de la última semana que la Fuerza Aérea alistase rápidamente el hospital reubicable que participó en la misión en Kosovo.
  • Tte. Gral. Mugnolo

  • Como jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas prepara los planes de contingencia para la participación argentina de cascos azules en Afganistán.
  • Tte. Gral. Brinzoni

  • El jefe del Ejército le dijo públicamente al presidente De la Rúa que su fuerza espera órdenes para "hacer realidad la letra de los compromisos internacionales".
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios