Suscriptor digital

Un millonario "romántico" que cultivó yerba y buenas relaciones

El flamante presidente provisional del Senado es un empresario exitoso que ahora se ilusiona con llegar al poder
(0)
10 de diciembre de 2001  

Tenía siete años y por su físico aparentaba menos. Por eso, no lo dejaban jugar en el equipo de fútbol en Apóstoles, su pueblo en Misiones. Mientras esperaba crecer, Ramón Puerta encontró una opción que consoló esa frustración infantil: fue el director técnico de sus amigos. Pero cuando fue más grande insistió y, según su relato, se convirtió en el goleador del equipo. El fútbol -es hincha de Boca- fue siempre una de sus pasiones, a la que con los años sumó la de ganar dinero con sus empresas, la política, la buena vida, las mujeres y los viajes.

El nuevo presidente provisional del Senado se jacta hoy de que aquella habilidad para conseguir el puesto de DT y después ser el goleador lo acompañó en cada uno de los emprendimientos de su vida: en sus empresas (produce yerba mate) y en la política (fue dos veces diputado nacional; convencional constituyente; dos veces gobernador de Misiones durante el gobierno de Carlos Menem y ahora senador).

Hoy se pondrá al frente del Senado y dentro de dos semanas, cuando el presidente Fernando de la Rúa viaje a Uruguay, ocupará su lugar porque es el primero en la línea de sucesión presidencial; algunos en el PJ ya dicen en privado que si la crisis pasa al plano institucional, él puede ser un candidato para ser elegido por la Asamblea Legislativa si De la Rúa renuncia.

Puerta es millonario y no lo oculta. "Soy el único que dice todo lo que tiene", es su respuesta cuando le preguntan por sus departamentos: uno en París, otro en Montevideo y uno en Buenos Aires, y por sus 7000 hectáreas de campo. Su patrimonio asciende a los 6.234.000 pesos.

Tiene tres empresas: Yerbatera Misiones SRL, Transporte Chimiray y Producción Yerba, que heredó de su padre, Federico, un socialista republicano español, oriundo de Granada, que llegó a la Argentina en 1913 y años después se casó con Zulema, una descendiente de italianos nacida en Misiones.

Se establecieron en Apóstoles; allí Puerta padre fue panadero, fabricante de pastas y tuvo un pequeño molino yerbatero que el hijo que tendría después convirtió en una empresa exitosa que llegó a facturar 48 millones de dólares en 1988.

La apuesta misionera

El 9 de septiembre de 1951 nació su único hijo varón Federico Ramón: Federico por su padre y Ramón por su abuelo materno. La familia Puerta, a la que se sumó una hija (Zulema) era de clase media, lo que en Apóstoles (a 60 kilómetros de Posadas) significaba ser algo así como "los ricos" de la zona. Por eso, los padres del presidente provisional del Senado enviaron a su hijo (que por esa época tocaba el tambor en la escola de samba de Maracaná) a estudiar a Buenos Aires.

Allí se ganó el título de mejor compañero, distinción que figura en el currículum que repartían sus colaboradores antes de que Puerta fuera designado en el Senado. Años después desplegó sus dotes para cultivar buenas relaciones con todos y eso se refleja en su amistad con dos enemigos irreconciliables como Menem y Eduardo Duhalde (éste le había prometido a Puerta que si era presidente, él iba a ser su canciller).

La capacidad para negociar le sirvió también, según cuenta la leyenda misionera, cuando en 1984 fue víctima de un secuestro de un avión que iba al Caribe, que duró 36 horas: negoció para que liberaran a seis pasajeros y cuando bajó en Curaao para buscar la valija con parte del dinero que pedían los captores, un comando antiterrorista entró en el avión y mató a los terroristas.

En Buenos Aires, Puerta hizo la secundaria en la Escuela Argentina Modelo y estudió Ingeniería Civil (especializado en vías de comunicación) en la Universidad Católica. Se recibió de ingeniero, pero nunca ejerció. En la universidad conoció a Mauricio Macri, con quien trabó una amistad que ninguno de los dos niega. Macri cambió su domicilio porteño a Misiones para poder votar a su amigo. Esa relación fue vista en el radicalismo misionero como parte de un acuerdo: dicen que Macri consiguió ventajosas licitaciones mientras su amigo era gobernador.

La política y el poder

Puerta no tiene una extensa militancia en el peronismo ni es el típico caudillo, a tal punto que algunos dicen que es un justicialista del establisment. Su primer cargo político lo obtuvo en 1987, cuando tenía 36 años. Se había afiliado al PJ en 1972. Su padre era radical y uno de los fundadores del Banco de Misiones, que su hijo privatizaría.

De su padre heredó una actitud que mantendrá ahora cuando asuma hoy: donar sus sueldos a cooperadoras escolares.

Esa actitud austera contrasta con su forma de vivir algo fastuosa y también con la pobreza a la que parece condenado el norte argentino. Viajó por 91 países; 60 de esos viajes dice que fueron para vender yerba, pero él mismo admite que nunca se privaba de caminar por calles romanas o hacerse un crucero a Atenas. Varios viajes los compartió con José Luis Manzano. Siempre vuelve a su chacra El Cruce.

Cuando era gobernador logró que el índice de desempleo fuera el más bajo del país (4 por ciento), pero no sacó de la pobreza a un tercio de la población de su provincia y la oposición lo acusa de haber aumentado la deuda de la provincia.

Siempre construyó relaciones con el poder, dentro del PJ y fuera del partido. Apoyó la reelección de Menem, pero cuando el proyecto se extinguió se sumó al proyecto "Duhalde 99"; cuando dejó la gobernación y fue al Congreso consolidó el Frente Federal (grupo de 11 gobernadores), que fue su sostén político para llevar a todo el peronismo a conseguir el manejo del Senado.

Nunca perdió una elección. En la última venció a Mario Losada por tres puntos. Losada es de Apóstoles, como Enrique "Coti" Nosiglia, con quien Puerta tiene una relación familiar: los Nosiglia vivían en la misma manzana que los Puerta.

Un sector del radicalismo sostiene que hubo una operación política desde el Gobierno para que Puerta llegara al Senado supuestamente avalada por Nosiglia y por el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo. Puerta conoce también a Colombo. Cuando privatizó el banco provincial, el grupo elegido fue el grupo Macro y Colombo trabajó como técnico en el traspaso de los bancos.

Su cargo en el Senado vino con una explosión de fama que llegó hasta las revistas "cholulas", donde apareció vestido con una toalla diciendo que le gustaban las rubias. El dice que esa producción de fotos es vieja, pero admite que su fama de "mujeriego" (él dice que es un romántico) frivoliza su perfil serio.

Puerta tiene dos hijos adolescentes (Pedro y Lucio), pero nunca se casó. "Me gustan los autos antiguos, la casa antiguas..., pero las mujeres, jóvenes", confiesa. Si son rubias, mejor. Ese es su ideal de belleza.

Mientras sólo fue empresario le decían Federico, pero en la universidad sus compañeros lo llamaban "door", puerta en inglés. Cuando pasó a la política, la gente le cambió el nombre. "Ra-món, Ra-món", le gritaban en los actos. El dice que pegaba más y aceptó el cambio.

Ahora se prepara en secreto, y con el aval del PJ, para, en caso de que la crisis se agrave, intentar dirigir el equipo, como cuando era chico.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?