Suscriptor digital

El Gobierno pasó el primer test: pagó, refinanció y evitó el default

Para la parte cancelada ayer se utilizaron los fondos provenientes de las AFJP
Javier Blanco
(0)
15 de diciembre de 2001  

El Gobierno logró superar ayer el cargado cronograma de pagos que le toca afrontar al abonar poco más de US$ 413 millones (53,1 millones por los intereses del bono Global 08 y unos 360 millones por el vencimiento de la Lete N° 94) y conseguir acuerdo para refinanciar por 90 días y al 9,25% anual otros 360 millones correspondientes a la mitad de la Letra del Tesoro que vencía ayer.

De esta forma pudo zanjar el primer test de la deuda correspondiente a este mes. El segundo será el 28, cuando vencerá la Lete 101 por 504,2 millones, aunque se cree que el esquema de acuerdo alcanzado ayer (pago de la mitad del vencimiento y renovación de la otra mitad) le permitirá superar también ese vencimiento.

Poblado calendario

En realidad, el calendario de compromisos está bastante más poblado. Pero desde Economía se repite, y en los mercados comienzan a creerle, que cuenta con los fondos como para afrontar todos los compromisos del mes, que incluyen pagos de intereses de bonos globales y euroletras en yenes y en euros.

Los únicos pagos que están en duda son los correspondientes a las cuotas de los créditos de los organismos financieros internacionales, pero se cree que se afrontarán cuando se termine de encaminar la negociación con el FMI.

La prueba de ayer quedó superada apenas sobre el mediodía, cuando un banco extranjero líder en el segmento de los fondos comunes de inversión que hasta entonces había rechazado la oferta mixta de pago y renovación que hizo anteayer el Gobierno terminó por aceptarla. Esa entidad tenía US$ 200 millones de los 710,2 millones que vencían.

Antes de dejar su cargo, el secretario de Finanzas, Daniel Marx, confirmó que el pago se haría "a última hora" y admitió lo que era un secreto a voces: que la parte de la Lete por abonarse se iba a pagar con el dinero que las AFJP mantenían en plazos fijos y que tuvieron que poner a disposición de la Tesorería para adquirir forzosamente Letes.

Precisamente esta fuente de recursos es la que le permite a Economía mirar el horizonte de vencimientos sin mayores nervios. Ocurre que gracias a ese artilugio el Gobierno se aseguró el acceso a un colchón de US$ 1100 que le permitiría cumplir con los compromisos contraídos hasta el 10 de febrero.

De esta manera logró suplir el ingreso de los US$ 1260 millones que había comprometido el FMI y que quedó postergado días atrás. El objetivo del Gobierno es evitar a toda costa un incumplimiento de pagos mientras avanza la segunda fase de la operación de reestructuración total de la deuda.

Ayer, Economía terminó de cerrar formalmente el tramo local del canje, que ascendió a US$ 51.300 millones en su segmento nacional.

"Se efectivizó el canje de títulos nacionales por préstamos garantizados, efectuándose la liquidación settlement de la operación a través de la Caja de Valores", se informó mediante un comunicado.

Siga todas las repercusiones de las nuevas medidas económicas a través de la Cobertura especial de LA NACION LINE.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?