El rey de Suecia se quedó sin visita

Faltó a la cita. Más. Afortunados. Desdeñados. Dos cancelaciones.
(0)
16 de diciembre de 2001  

  • Faltó a la cita. Si hay pobreza, que no se note, dice una sentencia popular que la diplomacia no tiene en cuenta. La situación se conoce urbi et orbi , pero la Cancillería la protocolarizó. El caso saliente es el de la embajadora en Suecia, Elda Beatriz Sampietro. Con fecha y hora de presentación de sus plenipotencias al rey Carlos VI Gustavo no pudo viajar a Estocolmo porque no hay dinero en el ministerio para los gastos de su traslado.
  • Se podría argumentar que no fue acertado solicitar fecha hasta no contar con las "efectividades conducentes", pero se tuvo en cuenta que el protocolo de las monarquías tiene sus tiempos y que conviene que un embajador se acredite antes de las fiestas de fin de año por el prolongado receso oficial que sigue.

    No faltan voces que quieren diluir la situación y recuerdan la llaneza del monarca, que estuvo este año en visita privada (se lo vio en un restaurante de Las Cañitas), y hasta hay memoriosos que apelan a subjetividades para disculpar la gaffe . Creen que, como la reina Sylvia, brasileña de nacimiento, trabajó antes de su matrimonio como secretaria en la embajada argentina en Ginebra, podría tender un manto de piedad.

    * * *

  • Más. Existen otros cuatro embajadores que tampoco pueden viajar, por el mismo motivo, aunque no tendrán que remontar la situación incómoda de su colega: no pidieron fecha para presentar credenciales. Son los acreditados en Polonia, Carlos Passalacqua; en Jamaica, Gonzalo Fernández Medrano; en Filipinas, Juan Manuel Ortiz de Rozas, y en Nigeria, Victorio Taccetti. La Cancillería, el ministerio con menor presupuesto, no vive en una torre de marfil.
  • * * *

  • Afortunados. Sólo cuatro de los embajadores políticos que designó Menem en sus diez años de gobierno tuvieron suerte en elecciones generales (nos referimos a los que triunfaron después de haber dejado la diplomacia y no a los que ocuparon cargos electivos antes). Son el ex embajador en Chile Antonio Cafiero, que después de Santiago volvió a la Legislatura; el ex embajador en Italia Carlos Ruckauf, gobernador de Buenos Aires; el ex embajador en Brasil José Manuel de la Sota, gobernador de Córdoba, y el ex embajador en Ecuador José Luis Fernández Valoni, elegido diputado... por Acción por la República.
  • * * *

  • Desdeñados. Los que siguen no tuvieron suerte electoral. Algunos en elecciones generales y otros en contiendas partidarias, donde no recibieron apoyo suficiente. Son Julián Licastro, ex embajador en Perú; Alberto Brito Lima, ex embajador en Honduras; Jorge Asís, ex embajador en la Unesco y en Portugal; Gerardo Schamis, cuyo rostro empapeló varios barrios porteños, asesor presidencial; Raúl Granillo Ocampo, ex embajador en Washington, y Jorge Telerman, el último representante menemista en Cuba, que ejerce la Secretaría de Cultura de la Ciudad, que no es electiva.
  • Esta enumeración, seguramente con omisiones, se basa sobre la memoria visual de los afiches que oportunamente ofrecieron las calles porteñas y viene a cuento por la reciente efigie callejera de Diego Guelar y sus dedos haciendo la V de victoria. El gesto de Churchill en una guerra mundial fue usado por Guelar, ex embajador en la UE, Washington y Brasil, en pos de la presidencia del justicialismo metropolitano.

    * * *

  • Dos cancelaciones. Altas autoridades mexicanas suspendieron por segunda vez su visita a la Argentina. El presidente Vicente Fox iba a llegar el 27 de noviembre y canceló el viaje por razones de política interna, y el canciller Jorge Castañeda, a quien se lo esperaba mañana, lo hizo por razones de fuerza mayor. En otras épocas habría habido interpretaciones suspicaces; hoy, todo se comprende en América latina.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?