Las CGT cumplirán hoy un paro, pese a la dimisión de De la Rúa

Los bancarios atenderán para pagar sueldos y funcionarán los colectivos y subtes Se dispuso por la represión y para que se derogue el estado de sitio Sin trenes La central obrera de Daer inició una protesta de 36 horas a las 18 de ayer, y la de Moyano, una de 24 horas
(0)
21 de diciembre de 2001  

Si bien la renuncia de Fernando de la Rúa descomprimió bastante las quejas sindicales, no impidió que las dos CGT convocaran igualmente a un paro nacional y la CTA (Central de Trabajadores Argentinos) prolongara por 24 horas más, desde la medianoche, la medida de fuerza que aplicó durante toda la jornada de ayer.

Mientras la huelga de la central oficial de Rodolfo Daer durará 36 horas (se inició ayer a las 18 y finalizará hoy a las 24), la CGT Moyano la inició a la 0 de hoy y será por tiempo indeterminado. Aunque esta vez será con ciertas concesiones para no impedir que los empleados y jubilados cobren sus haberes. Por ello, la Asociación Bancaria (CGT Daer) pidió a sus trabajadores que cumplan con sus tareas y los colectivos y subterráneos (adheridos a la Unión Tranviarios Automotor, de la CGT Moyano) funcionarán normalmente para permitir ese traslado, según explicó el titular del gremio, Juan Manuel Palacios, a LA NACION.

Como contrapartida, no funcionan los trenes, y tampoco trabajarán los aeronáuticos, judiciales, camioneros (que hasta anoche no recolectarían residuos). Habrá guardias mínimas en hospitales y proseguirán de huelga los estatales y docentes.

Los pedidos de las dos CGT contemplaban indirectamente la dimisión de De la Rúa, y aunque ésta se produjo, la huelga no se suspendió.

Para los gremios dialoguistas, el reclamo de "garantizar la resolución de la gravísima crisis política en el marco de la Constitución" implicó que "De la Rúa diera un paso al costado", tradujo Daer a LA NACION. Pero quedaron pendientes otras quejas que sostuvieron la medida de fuerza. Ellas son: * el repudio a la represión injustificada que provoca pérdida de vidas de argentinos; * la preservación plena de la paz social, hoy gravemente dañada; * por un plan económico social que posibilite la superación de la crisis estructural y coyuntural, asegurando la mreactivación, el crecimiento, la estabilidad, la producción y el empleo; * la libre disponibilidad de los salarios de los trabajadores y el ahorro de los argentinos.

En tanto, la central de Moyano exigió llamar "a la asamblea legislativa por la grave crisis institucional y social". Ello fue superado por la renuncia de De la Rúa ya que aquella deberá convocarse. Pero Moyano también piden que se levante el estado de sitio y el cambio del modelo económico.

Contra el presupuesto

La CTA, en tanto, no reparó en la renuncia presidencial como eje de la continuidad de su protesta (alejados de una disputa en la interna justicialista) y reclaman el cese del estado de sitio y que se anule el proyecto de presupuesto en el Congreso ("que contiene más recortes para los trabajadores", según estiman).

Este sector sindical tienen previsto "nacionalizar las movilizaciones a través del Frente contra la Pobreza", que días atrás convocó a una consulta popular para crear un seguro de empleo para desocupados.

El dirigente de la CGT Azopardo, Carlos West Ocampo (Sanidad) criticó ante LA NACION al Gobierno radical por "la absoluta responsabilidad en prolongar esta agonía" y justificó la huelga de hoy a pesar de que sea el justicialista Ramón Puerta (presidente provisional del Senado) el que deba convocar a la Asamblea Legislativa. "Si hay señales inmediatas de cambio (por hoy), podemos cumplirlo parcialmente y levantarlo", sugirió.

Daer embistió contra De la Rúa ante LA NACION por "los desaciertos de su política económica que intensificaron el ajuste, el hambre y la pobreza" y se enojó con el mensaje que aquel brindó cuando le ofreció al PJ integrar un gobierno de coalición. "Si hubiera tenido esa misma grandeza un año atrás, ésto podría haber sido diferente. No puede transferir la responsabilidad de lo ocurrido al peronismo", se quejó.

En tanto, el moyanista Julio Piumato dijo que De la Rúa "quiso mantener una cuotita de poder y ofrecer un toma y daca (antes de renunciar) con el Justicialismo a cambio de seguir en el cargo".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?