El radicalismo pasa a controlar la Auditoría

(0)
26 de diciembre de 2001  

El Gobierno confirmó la continuidad de la Oficina Anticorrupción (OA), creada por Fernando de la Rúa, y cumplió la letra constitucional al ofrecer ayer a la oposición la Auditoría General de la Nación para "controlar todos los actos de gobierno".

El presidente, Adolfo Rodríguez Saá, dijo que el menemista Rodolfo Barra presentará hoy mismo su renuncia a la titularidad de la Auditoría General y aunque no hizo mención específica a la UCR, un hombre de ese partido, segunda fuerza parlamentaria, sería designado en los próximos días por el Congreso como indica la Constitución.

Fuentes oficiales mencionaron a Héctor Rodríguez, ex vicejefe de gabinete de De la Rúa, para suceder a Barra. Los mismos informantes destacaron la buena relación que el ex funcionario mantiene con el peronismo.

Rodríguez Saá hizo el anuncio ante la prensa junto a Barra y destacó, como si no fuera una obligación legal que le demanda la Carta Magna, que decidió que "la oposición va a controlar todos los actos de gobierno, como un deseo de transparencia".

El secretario de Justicia y Asuntos Legislativos, Alberto Zuppi, dijo a LA NACION que "los funcionarios e investigadores de la OA fueron ratificados en sus cargos y seguirán trabajando". El titular del organismo, José Massoni, y los directores de Investigaciones y Políticas de Transparencia, Manuel Garrido y Roberto De Michele, respectivamente, siempre sostuvieron que la oficina no era un organismo gubernamental, sino estatal. Por ello, entienden, no correspondía que presentaran sus renuncias.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios