El Gobierno le pagó al FMI, a pesar del default

Respetarían el canje local de deuda
(0)
29 de diciembre de 2001  

A pesar de sus declaraciones, el Gobierno aún no entró en cesación de pagos. Por una parte, ayer renovó un vencimiento de Letras del Tesoro (Letes) por $ 450 millones. Por otro lado, se le pagó al Fondo Monetario Internacional (FMI) un vencimiento de intereses por US$ 17 millones. El pago al Fondo se hizo en el mayor de los secretos, para no contrariar el discurso inaugural del presidente Adolfo Rodríguez Saá.

Sin embargo, los técnicos del Palacio de Hacienda sabían que antes de sentarse a negociar con el FMI había que pagar el vencimiento en cuestión. En Hacienda recordaron que "no hay ningún país que haya dejado de pagarle al Fondo", aunque el titular de la cartera, Rodolfo Frigeri, no tenía posición tomada al respecto.

Uno de los legisladores peronistas que se reunieron anteayer con Frigeri le advirtió que si no se le pagaba al Fondo iba a ser imposible negociar una reprogramación de la deuda con los acreedores privados. "El FMI es la puerta de entrada al canje", explicó el diputado Jorge Remes Lenicov ante el funcionario. Desde Washington, una fuente del Fondo recordó que el único país en incumplir con el organismo fue Camboya, en medio de una guerra civil. La Argentina sería el segundo caso.

La fuente indicó a LA NACION que el organismo espera ver los detalles del "inédito y único" caso de la tercera moneda para un país capitalista. En ese sentido, admitió que para el Gobierno será más fácil controlar una eventual hiperinflación en argentinos que en pesos.

Pero más allá del sistema monetario que se elija, en el Fondo quieren saber cómo volverá a pagar su deuda la Argentina, y anticipan que se desatará una "lluvia" de juicios por parte de los tenedores de bonos soberanos. "Como en tantos otros temas, la Argentina será un caso testigo", comentó la fuente con cierta ironía y preocupación.

Por otra parte, un asesor de Hacienda indicó ayer que el Gobierno intentará respetar los compromisos asumidos en la operación de canje de deuda local que concretó el equipo de Domingo Cavallo por unos US$ 52.000 millones. "Es intención de la Secretaría de Hacienda intentar mantener por ahora, y en la medida de lo posible para siempre, lo que fue el programa de créditos garantizados" de la renegociación de la deuda local.

Diálogo con el Fondo

En el plano formal, un vocero del Fondo, David Hawley, precisó ayer que el presidente Rodríguez Saá y la subdirectora del organismo, Anne Krueger, volverán a dialogar "muy pronto" para acordar los detalles de la misión que en enero intentará poner en marcha nuevamente el programa argentino. Una misión del Banco Mundial también se reunirá a principios de enero con el equipo económico.

El vicepresidente de la entidad para América latina, David de Ferranti, y el auditor del caso argentino, Paul Levy, intentarán saldar algunas de las muchas dudas que tienen sobre el programa del gobierno de transición.

Al respecto, la representante del banco en la Argentina, Myrna Alexander, declaró ayer en Washington que el Gobierno debería bajar el ritmo de sus anuncios. "Preferiríamos que piensen las cosas detenidamente, que planeen con cuidado, en lugar de que hagan algo en forma precipitada", dijo Alexander. La funcionaria indicó que el Banco está dispuesto a dialogar con esta administración, más allá de su carácter transitorio. Más aún, consideró que el origen legislativo de esta gestión puede llevar a que se adopten "reformas duraderas".

Las mismas palabras de aliento se escucharon ayer en la mesa que compartieron el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, con Frigeri en el Palacio de Hacienda. Con su habitual tono diplomático, Iglesias, que también se entrevistó con Rodríguez Saá, dijo que el organismo desea sumarse al esfuerzo para que el país tenga un "programa sustentable" y con "un profundo sentido social".

Tras el pago al Fondo, se espera que el Gobierno adopte la misma actitud con el BID, organismo al que le debe una cuota de US$ 68 millones. En ese caso, según Hacienda, el BID podría aprobar "préstamos de emergencia" una vez que haya acuerdo con el FMI.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios