Suscriptor digital

Sobreseen al ex jefe de la comisaría de Flores

Lo denunciaron sus subalternos
(0)
29 de diciembre de 2001  

Un ex comisario de la Policía Federal, investigado desde 1995 luego de que subalternos lo denunciaron por, supuestamente, coimear a prostitutas y "armar procedimientos", fue sobreseído por la Cámara de Apelaciones.

El fallo, firmado por los jueces Carlos Elbert, Carlos Alberto González y Luis Ameghino Escobar, benefició al ex comisario de la seccional 50a. de Flores Norberto Vilela.

Fue dictado, a pesar de que un tribunal oral absolvió a un hombre que había sido detenido con explosivos en un banco de Flores, a raíz de una causa armada por policías de la comisaría que comandaba Vilela.

Ahora, la Cámara del Crimen entendió que no había forma de esclarecer lo que se denunció, por lo que sobreseyó al ex comisario de los delitos de amenazas, asociación ilícita, cohecho y extorsión.

Vilela dijo a LA NACION respecto de la denuncia: "Fue una venganza en mi contra armada por tres oficiales separados de la policía por inconductas".

"Fui víctima de una persecución porque me plantaron acusaciones falsas. Nadie les fue a preguntar a los vecinos de Flores quién soy yo realmente. Fue un calvario, porque soy inocente", afirmó.

La causa se inició a raíz de las denuncias del ex oficial Hugo Airalli, entonces de 25 años. El joven policía fue echado de la fuerza luego de esas denuncias. Allí había sostenido que en la comisaría se cobraba a prostitutas para liberarlas, se recaudaba dinero de los vendedores ambulantes y de los comerciantes y se orquestaban procedimientos, engañando a indigentes o incautos para colocarles drogas o elementos incriminatorios.

El juez de instrucción Carlos Bourel sobreseyó varias veces a Vilela, hasta que en marzo de 1999 la Cámara del Crimen decidió profundizar la investigación y sumó cuatro nuevos testigos, ex policías que abonaban las denuncias de Airali.

En el ínterin, la víctima de uno de los operativos falsos realizados en la jurisdicción de la comisaría 50a. llegó a juicio oral y público. El taxista Ramón Sandoval fue detenido dentro de el Banco Mayo de la avenida Rivadavia al 6300 con un maletín con trotyl. Luego de estar casi ocho meses preso explicó y probó ante el Tribunal Oral en lo Criminal N° 6 que un hombre le había ofrecido dinero a cambio de tener relaciones sexuales y en un determinado momento lo dejó solo con el maletín. Entonces fue detenido por policías de Flores. Fueron tan palmarias las irregularidades, que el fiscal del juicio Enrique Lotero pidió declarar nulo el procedimiento y decidió no acusar a Sandoval. Por eso el tribunal lo absolvió.

Ahora, los camaristas entendieron que no obstante el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal el procedimiento no fue "armado o prefabricado".

Con respecto a las denuncias sobre coimas a las prostitutas, los camaristas señalaron que dijeron que no fueron obligadas a pagar y entendieron que a pesar de que los testigos hablaron de arreglos, nadie identificó a los que pedían el dinero y hablaron sobre la base de "rumores o trascendidos".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?