Suscriptor digital

Balearon al futbolista Jonathan Santana

Le dispararon desde otro auto
(0)
4 de febrero de 2002  

El futbolista Jonathan Santana, que revistó en San Lorenzo y actualmente juega en el club Nueva Chicago, fue baleado ayer en la autopista 25 de Mayo y está internado con pronóstico reservado en el hospital Piñero.

Santana recibió dos balazos, uno en la garganta y otro en el hombro, cuando se dirigía a Ezeiza a participar de un entrenamiento. Viajaba en un auto Renault Mégane conducido por su padrastro, Víctor Hugo Cantero.

El hecho se produjo pocas cuadras antes de llegar al peaje Dellepiane, a la altura de Villa Soldati. Según trascendidos, los agresores, que viajaban en un Renault Twingo, intentaron pasar al auto donde viajaba Santana, pero no pudieron hacerlo porque el Mégane les impidió el paso varias veces. Fuentes policiales consideraron que probablemente fue ese incidente el que desencadenó la respuesta violenta, y descartaron la hipótesis de un intento de robo, ya que los agresores no obligaron al conductor a detenerse en ningún momento. Al parecer, ambos automóviles se desplazaban a unos 130 kilómetros por hora.

Durante el incidente, la rueda delantera derecha del vehículo en que viajaba Santana también fue alcanzada por un disparo y se reventó.

El deportista fue trasladado rápidamente por una ambulancia del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) al hospital Piñero, donde se le realizó una traqueotomía de emergencia y se lo derivó a terapia intensiva, donde estaba hasta anoche.

El episodio está siendo investigado por personal de la comisaría 36a. y por el fiscal de instrucción porteño Marcelo Solimine.

Antecedentes

Santana no es el primer deportista víctima de la inseguridad en nuestro país. El 14 de febrero de 2000, el campeón panamericano de remo Walter Balunek fue baleado por un cabo de la policía bonaerense que lo confundió con un ladrón. El policía, Luis Núñez, interceptó a Balunek y a su padre mientras ingresaban en una sucursal del Banco Francés, en la localidad de General Pacheco, y le disparó al pecho sin motivo justificado. El remero debió ser hospitalizado.

El 12 de febrero del año anterior, el futbolista Daniel Cravero, a la sazón capitán de Lanús, fue baleado en la pierna izquierda por un delincuente que asaltó su casa, en el barrio de Saavedra.

Y ya el 21 de julio de 1997, el subcampeón mundial de tiro Ricardo Yuston, un cabo de la policía bonaerense de sólo 23 años, murió luego de pasar cuatro días en estado de coma como consecuencia de un disparo en la sien derecha, efectuado de auto a auto por dos desconocidos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?