Suscriptor digital

Caniggia vuela a los 35

El experimentado delantero, tras casi seis años de ausencia, volvió a ser llamado a la selección; el DT Bielsa también citó a Riquelme
Cristian Grosso
(0)
7 de febrero de 2002  

Está Claudio Paul Caniggia. También Juan Román Riquelme. Y Javier Saviola y el primer llamado para el arquero Sebastián Saja. La nómina que ayer presentó Marcelo Bielsa para jugar el próximo miércoles frente a Gales, en el Millennium Stadium, de Cardiff, incluye estos apellidos que eran solicitados por el mundillo del fútbol. Y, además, es una lista que tiene por sello distintivo el regreso a la selección de varios futbolistas que hace tiempo que no se visten de celeste y blanco.

Claro que la vuelta de Caniggia, de 35 años, tras casi seis años de ausencia del seleccionado, sobresale por encima de todos los demás. Incluso de Riquelme, alguien que desde la Copa América de Paraguay, a mediados de 1999, no había tenido otra oportunidad en el representativo nacional y era reclamado con el aval del consenso. Pero El hijo del viento se roba la marquesina porque es uno de los jugadores más carismáticos que tuvo la selección en los últimos 20 años. Pero, ¿cómo está hoy Caniggia? Mantiene su clásica velocidad como extremo derecho o izquierdo en el ataque de Glasgow Rangers, donde en la actual temporada de la Premier League escocesa ha jugado en 21 de las 27 fechas y ha convertido cuatro goles. Su buen estado físico queda en evidencia si se hace un recorrido por la continuidad con la que ha jugado este año: el 12 de enero ante Livingston -anotó dos veces-; el 15 v. Berwick Rangers; el 19 v. Aberdeen; el 23 v. Dunfermline; el 2 de febrero v. Dundee, y anteayer en el clásico con Celtic.

De 1,72 metro y 68 kilogramos, el Pájaro acaba de ser llamado por primera vez en el ciclo de Bielsa. Sabe que ante Gales tendrá una buena oportunidad para intentar convencer al técnico -hace un año que lo sigue minuciosamente- de que debe estar en el Mundial de Corea del sur/Japón. Y así vengar la desilusión que le causó quedarse en las puertas de Francia 1998, cuando todos creían que sería el elegido del entrenador Daniel Passarella y finalmente el Káiser escogió a Abel Balbo.

El tiempo pasa y aquel extrovertido delantero rubio, señalado a mediados de los 80 como la gran aparición del fútbol argentino después de Diego Maradona, desde el próximo domingo por la noche cuando se sume a la concentración argentina en el hotel Copthorne, de Cardiff, tras jugar con Glasgow Rangers ante Hearts, será el hombre más experimentado del conjunto que dirige Bielsa.

Las ausencias en la convocatoria de ayer de Burgos, Cavallero, Ayala, Samuel, Zanetti, Ortega, Batistuta y Claudio López, jugadores habituales en cada elección de Bielsa, sumadas a las lesiones de Crespo, Simeone, Pochettino, Sensini, Berizzo y Gustavo López, confirman la idea del entrenador de utilizar este amistoso con Gales como banco de pruebas para comenzar a definir los pocos lugares que quedan libres en la lista definitiva de 23 apellidos que irán a la Copa de Corea del Sur/Japón. Y aquí marca el latido de la expectación las reapariciones de Riquelme, Saviola y Bonano, además de la presentación en la vida del seleccionado de Saja.

La nómina incluye tres debutantes, aunque con particularidades. Porque si bien tanto Saja como Facundo Quiroga y Federico Domínguez nunca jugaron en la selección, el defensor de Sporting, de Portugal, estuvo en el llamado para la Copa América de Colombia, a la que finalmente la Argentina no concurrió por razones de seguridad, y el defensor/volante de Vélez fue citado para el amistoso que el equipo nacional disputó a finales de 2000 ante México, en Los Angeles, pero en aquella ocasión una lesión le impidió viajar. Para Saja sí es la primera nominación oficial.

El anuncio de la lista se demoró porque, vencido el plazo reglamentario de 14 días previos al amistoso establecido por la FIFA para pedirles los jugadores a los clubes, se tuvo que negociar con las instituciones europeas para conseguir la liberación de los futbolistas. Y no faltaron roces, como también algunas deliberaciones con Boca, River, San Lorenzo y Vélez. Justamente los cinco jugadores convocados del medio local (Saja, Husain, Cambiasso, Domínguez y Riquelme) no podrán participar con sus equipos en el comienzo del torneo Clausura, previsto para este fin de semana. Mañana por la tarde se presentarán en el predio de la AFA, en Ezeiza, y el sábado, a las 15.10, viajarán junto con el resto de la delegación hacia Cardiff, por Iberia, vía Madrid y Londres.

En Gales se encontrarán con un tal Caniggia, el hombre que busca revancha, el que esperó el día de ayer por casi seis interminables años. En mayo de 1998 le preguntaron: de cero a diez, ¿en cuánto te ves en el Mundial de Francia? "Diez y medio...", contestó Caniggia. Después, no estuvo. Y se creyó que sería imposible que el viento volviese a soplar. Pero Caniggia está de vuelta. Y vuela.

El pájaro en vuelo

Claudio Caniggia jugó en el seleccionado 48 partidos y convirtió 16 goles. Participó en los Mundiales de 1990 y 1994 –nueve partidos y cuatro tantos– y sólo fue expulsado una vez. Sus momentos más destacados con la camiseta celeste y blanca fueron los siguientes:

10/6/1987

En Zurich, con 20 años, debuta en el seleccionado que dirigía Carlos Bilardo en un amistoso que la Argentina perdió con Italia por 3 a 1.

2/7/1987

En Buenos Aires, por la Copa América, anota en el estadio Monumental su primer gol con la camiseta argentina; la selección derrotó a Ecuador por 3 a 0.

23/6/1990

En Turín, por los octavos de final del Mundial de Italia, derrota al arquero Claudio Taffarel y convirte el gol de la victoria (1-0) que elimina a Brasil.

3/7/1990

En Nápoles, por las semifinales del Mundial, supera al arquero Walter Zenga con un cabezazo y consigue el empate 1 a 1 ante Italia; luego, en la definición por penales, la Argentina eliminaría a los locales.

17/7/1991

En Santiago, por la Copa América de Chile, sufre ante Brasil (3-2) su única expulsión en el seleccionado.

21/7/1991

En Santiago, la Argentina de Alfio Basile, con Caniggia como titular, derrota por 2 a 1 a Colombia y obtiene la Copa América de Chile; este es el único título del delantero en la selección.

25/6/1994

En Boston, por la primera rueda del Mundial de los Estados Unidos, anota los dos tantos para la victoria sobre Nigeria. Aquellas fueron sus últimas conquistas.

7/7/1996

En Lima, por la 3a fecha de las eliminatorias para el Mundial de Francia, con Daniel Passarella como DT, juega ante Perú (0-0) su último partido en la selección.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?