Para evitar su captura, el capitán de un pesquero hundió el barco

Era un buque de origen taiwanés que pescaba ilegalmente
(0)
30 de marzo de 2002  

Al ser sorprendido por un buque de la Armada dentro de la zona económica exclusiva, los tripulantes de un pesquero de origen taiwanés provocaron un incendio en la nave que causó, horas después, su hundimiento en el Mar Argentino.

La tripulación del pesquero ilegal, según se supo, fue recogida por otro pesquero de origen oriental.

Según informó el Comando de Operaciones Navales de la Marina, el miércoles último, a las 21.30, la corbeta ARA Guerrico, con asiento en la Base Naval de Mar del Plata, descubrió, al este de Puerto Madryn, el pesquero taiwanés Fu Chang Chun, cuando efectuaba "operaciones de pesca no autorizadas dentro de las 200 millas que comprende la zona económica exclusiva de nuestro país".

"Cuando se acercó la corbeta misilística -se agregó-, se le ordenó al capitán del pesquero que detuviera sus máquinas, con el propósito de efectuar la inspección correspondiente."

Pero la orden militar no fue acatada por el barco potero , como son denominados en la jerga naval los pesqueros que se dedican a la pesca de calamar. Los tripulantes del barco no respondieron a la comunicación radial ni a las señales luminosas que les hicieron desde la Guerrico.

En cambio, el pesquero ilegal taiwanés se dirigió a toda marcha hacia aguas internacionales para evitar su captura y el decomiso.

La corbeta lo persiguió hasta la madrugada del jueves, cuando se advirtió un incendio de grandes proporciones en el buque, que no fue combatido por su tripulación. Luego, ya en aguas internacionales, los tripulantes fueron recogidos por otro pesquero oriental y el Fu Chang Chun, indicó el parte naval, fue abandonado al garete y se incendió. Ayer, se hundió.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?