Asumió el nuevo presidente venezolano

El flamante gobierno provisional disolvió el Parlamento y anunció elecciones para antes de diciembre; Chávez está detenido en Fuerte Tiuna
(0)
12 de abril de 2002  • 19:12

CARACAS.- El empresario Pedro Carmona asumió hoy la presidencia del gobierno de transición democrática y unidad nacional de la República de Venezuela y cambió buena parte de la institucionalidad "chavista".

En sus primeras palabras, Carmona se comprometió a convocar elecciones "libres, transparentes y democráticas para una nueva Asamblea Nacional Constituyente" y en un plazo no superior a 365 días comicios a la presidencia, gobernaciones y alcaldías.

Entre los principales acuerdos del nuevo gobierno se hallan la disolución de la Asamblea Nacional y el compromiso de elecciones legislativas antes de diciembre de este año, cuyos diputados tendrán facultades constituyentes para la reforma de la Carta Magna de 1999.

En una ceremonia en el palacio presidencial de Miraflores, Carmona, de 61 años, se hizo cargo del nuevo gobierno, que condenó con amplitud la gestión del anterior régimen de Hugo Chávez.

"Juro ante Dios todopoderoso, ante la patria y ante todos los venezolanos restablecer la plena vigencia de la Constitución de 1999 y restituir el estado de derecho, la gobernabilidad y la garantía del ejercicio de la libertad ciudadana, del respeto a la vida, de la igualdad y de la responsabilidad social", proclamó Carmona durante su juramento.

El nuevo gabinete lo conformará un órgano consultivo de 35 miembros principales y 35 suplentes.

El acuerdo de constitución del gobierno de transición incluyó la destitución de los diputados de la Asamblea Nacional, los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, al defensor del Pueblo, al fiscalgGeneral, al controlor y al Consejo Nacional Electoral.

Más información , en El Universal , de Venezuela

07.40| Un empresario se hizo cargo de la presidencia

CARACAS.- Militares y civiles venezolanos nombraron hoy una junta de gobierno de transición encabezada por el dirigente de empresarial Pedro Carmona, nuevo presidente provisional de Venezuela y a quien le toca devolver la institucionalidad al país.

Tras la convulsionada renuncia de Hugo Chávez, Carmona, presidente de Fedecámaras, debe asumir en las próximas horas la primera magistratura de un país sumido desde hace tres días en la crisis política más aguda en los últimos diez años.

Respaldado por el Alto Mando Militar, Carmona se dirigió al país para comunicar que en las próximas horas se "dispararán" los mecanismos por los que se regirá el nuevo Gobierno.

El presidente interino de Venezuela dirigirá hoy un mensaje a la nación, en el que supuestamente anunciará las líneas maestras de su gobierno.

Carmona hablará al país desde el salón Ayacucho del palacio presidencial de Miraflores a las 17 (18 hora argentina).

El mensaje se transmitirá desde el salón que utilizaba el ex presidente Hugo Chávez y en la modalidad preferida por éste en sus alocuciones: en cadena nacional de radio y televisión.

El presidente interino indicó hoy que convocará a elecciones legislativas en menos de un año y a presidenciales a continuación, con el fin de que el país sienta que se normaliza.

Carmona, colocado en el cargo por los militares que el ayer desconocieron la autoridad del presidente constitucional Hugo Chávez, firmó el acta constitutiva de la Junta de Transición y señaló que el 25 de abril tomará juramento a su equipo ministerial.

El nuevo gobernante, instalado ya en el palacio de Miraflores, no adelantó la composición de la junta, aunque manifestó que podría develar algunos nombres en la alocución que hoy dirigirá al país en cadena de radio y televisión, la forma preferida por su antecesor.

A pocas horas de ser electo, en una breve alocución al país, Carmona lamentó los actos de violencia que se desencadenaron ayer, que causaron la muerte de al menos 12 personas, entre ellas un periodista gráfico, y heridas a otras 110, la mayoría por disparos.

Asimismo, responsabilizó de la violencia a los Círculos Bolivarianos, brigadas de choque "chavistas", y se comprometió a castigar a los responsables de este acto, que puso punto final a una manifestación opositora inicialmente convocada en apoyo a la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) y en rechazo a la política de Chávez.

"El país reclama que esos hechos, que fueron causados por hordas oficialistas, sean enjuiciados", afirmó Carmona, quien en sus primeras palabras aseguró que tratará de reinstalar "la pluralidad democrática, civil y asegurar el pleno imperio de la ley".

"Es una responsabilidad histórica inmensa y la asumo, no la he buscado, asumo ante el país ésta responsabilidad en la cual la sociedad venezolana debe ser reconciliada después de haber sido sometida a una fractura", subrayó.

Carmona, quien junto al presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Carlos Ortega, promovió una huelga general, en principio de 24 horas, pero extendida a 48 horas y declarada "indefinida" el pasado miércoles, adelantó que una de las metas de su gobierno será la lucha contra la corrupción.

Los medios también informaron de que los posibles nuevos miembros del mando militar podrían ser los generales Efraín Vásquez Velasco, Ramírez Poveda, Alfonso Martínez y Jesús Pereira, aunque aún no hay confirmación oficial al respecto.

Se ha sabido que el cargo de jefe de la Casa Militar podría ser ocupado por el vicealmirante de la Armada, Carlos Molina Tamayo, dado de baja por el gobierno de Chávez, por ser el cuarto militar activo que en febrero pasado alzó su voz contra él y pidió su renuncia.

Chávez, detenido

El Comandante General del Ejército, general Efraín Vásquez Velasco, informó que Chávez "permanecerá detenido en Fuerte Tiuna hasta que se encuentre un sitio de reclusión más adecuado".

Además, Vásquez Velasco aseguró que "hay completa tranquilidad" en el país, y detalló que Caracas "está bajo custodia" de las policías municipales y de los militares, "para enfrentar cualquier brote, que no creo que suceda".

Carmona también adelantó que habrá "un proceso electoral a corto plazo", sin precisar fecha, y anunció el levantamiento "inmediato" de la huelga general indefinida que el miércoles último declaró Fedecámaras, junto a la Confederación de Trabajadores de Venezuela, para presionar la salida de Chávez del poder.

Carmona precisó que el gobierno transitorio generará "confianza", tanto en los venezolanos como en la inversión extranjera, y que asume con "la histórica responsabilidad de contribuir a que haya un éxito pleno en la reunificación de Venezuela después de haber estado sometida a la más profunda fractura".

El presidente de Fedecámaras, de 61 años, fue quien convocó, junto con el dirigente sindical Carlos Ortega, una huelga general indefinida, que fue ayer apoyada con una manifestación en la que murieron al menos 15 personas y otras 110 resultaron heridas.

Fuente: EFE

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?