Suscriptor digital

César A. Bunge

El fallecimiento
(0)
16 de abril de 2002  

A los 83 años, falleció ayer el doctor César Augusto Bunge, quien se destacó en el ejercicio de diversos cargos en la administración pública y en la actividad empresarial. Había nacido en España el 9 de noviembre de 1918, era abogado y había cursado estudios de Ingeniería en Alemania. Atraído por la búsqueda de soluciones a cuestiones económicas, desarrolló una vasta tarea en la defensa de los intereses comerciales del país.

Entre 1943 y 1948, durante la gestión del gobierno de Juan Domingo Perón, fue funcionario en el Ministerio de Agricultura, en la Secretaría de Industria y Comercio, en el Banco Central y en el Ministerio de Relaciones Exteriores, desde donde cumplió con el rol de representar a la Argentina en las gestiones diplomáticas por la eliminación de las trabas comerciales impuestas por los países más desarrollados.

Como delegado argentino en las Naciones Unidas, promovió mecanismos para el crecimiento de los Estados más pobres. "La solución del déficit mundial de hambre es mucho más importante que la del déficit de dólares", expresó durante una asamblea de la Comisión Económica de la ONU.

Entre 1953 y 1954 fue consejero económico en la embajada argentina en Estados Unidos. El enfrentamiento entre Perón y la Iglesia lo llevó a alejarse de la función pública en 1954. Luego de una estada en Perú, asumió como ministro de Comercio, ya durante la presidencia del general Eduardo Lonardi.

Fue también secretario de Finanzas durante el gobierno de Arturo Frondizi. El día de su asunción al cargo, en mayo de 1959, expresó los objetivos de su gestión: promover una moneda sana, eliminar la burocracia y evitar el paternalismo estatal, con la supresión de los controles de precios y la venta progresiva de las empresas del Estado.

En 1962 se ocupó de coordinar la instrumentación de un plan de emergencia, durante la gestión de Alvaro Alsogaray en la cartera económica. Presentó su renuncia en agosto de ese mismo año, expresando que se alejaba para dedicarse a sus tareas en el sector privado.

Sin embargo, no eludió el regreso a la administración pública. Bajo la presidencia del teniente general Juan Carlos Onganía y con Adalberto Krieger Vasena en el Ministerio de Economía y Trabajo, Bunge asumió como secretario de Hacienda, desde donde participó del diseño de la política tributaria. Dejó el cargo en marzo de 1969 por razones personales.

En la actividad privada fue director de varias compañías, entre las que se cuentan Construcciones Vianini, Propulsora Siderúrgica, Red Caminera Argentina, Playtex y Rhone Argentina. También fue director de la Italo Argentina de Electricidad y titular del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, como representante de la Cámara Argentina de Comercio, entidad de la que fue vicepresidente hacia comienzos de la década del 70. En 1975 fue admitido como miembro de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

La familia de Bunge se compone de su esposa, Susana Arce Panelo, y sus cinco hijos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?