Estrella, un pianista para la esperanza

Fue premiado por las Naciones Unidas
(0)
5 de noviembre de 2000  

Miguel Angel Estrella terminó de comprender el verdadero poder emancipador de la música en la circunstancia más terrible por la que puede pasar un ser humano.

Era 1977: el pianista tucumano era uno más de los detenidos-desaparecidos por la dictadura militar. En el medio de las sesiones de tortura, Estrella recuerda una y otra vez cómo el hecho de concentrarse en una obra de Bach que solía tocar fue, primero, su amarra para no caer en el vacío de la locura y, luego, para empezar a soñar con una organización que tuviera la música como herramienta contra el dolor y el desamparo.

Gracias a la presión internacional, Estrella, que había sido detenido en Uruguay, fue "blanqueado" en la cárcel de Libertad,ubicada a 60 kilómetros de Montevideo. Allí pudo contar con un teclado "mudo" para ejercitar sus maltratados dedos y comenzar a proyectar Música Esperanza, la fundación humanitaria por la que Estrella recibió anteayer el Premio Nansen.

Premio a la constancia

Ahora recibió el galardón que otorga anualmente el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), bautizado con el nombre de un humanista y explorador noruego que recibió el Nobel de la Paz en 1922. Además de Miguel Angel Estrella, este año recibieron el Premio Nansen el patriarca ortodoxo de Etiopía Abun Apulos, el militante por los derechos humanos de Camboya Lao Mong Hay y la productora de cine bosnia Jelena Silajdzic.

Después de dos años y medio de cárcel, Miguel Angel Estrella se radicó en Canadá y luego, en 1982 pudo crear la Fundación Música Esperanza, que en la actualidad cuenta con 55 filiales en América, Europa, Medio Oriente y Africa, y que financia sus labores con un subsidio de la Unesco, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Educación y la Cultura. También se suman los ingresos de la mitad de los casi cien conciertos anuales que Miguel Angel Estrella ofrece como pianista.

Estrella creó la Fundación Música Esperanza "con el objetivo de abogar por la paz, el respeto de los derechos humanos y ayudar a todos los desheredados del mundo, sin distinción de raza ni ideología". Las tareas incluyen diferentes tipos de emprendimientos, entre los que la música, naturalmente, juega un papel importante. Música Esperanza tiene talleres en países del Tercer Mundo y también tiene presencia en lo que Estrella suele llamar el cuarto mundo : "Las zonas marginales que tienen a numerosos excluidos".

Miguel Angel Estrella nació en Tucumán el 4 de julio de 1940. Hijo de una santiagueña y de un poeta libanés, pasó su infancia y su adolescencia en Santiago del Estero.

A los diez años conoció a Eva Perón, y esto marcó a fuego su carácter de peronista visceral. "Soy cristiano y peronista", suele remarcar con orgullo el pianista, que tiene entre sus compositores clásicos favoritos a Mozart, Bach y Chopin. A los 18 años ingresó en el Conservatorio Nacional de Buenos Aires. Luego regresó a Tucumán, donde fue delegado de la Federación Indígena Tucumana y asesor del gremio azucarero. Tuvo que dejar el país en 1974, amenazado por la Triple A, y fue detenido por los militares uruguayos tres años más tarde, cuando intentaba encontrarse con sus hijos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios