Suscriptor digital

Hora de gloria: la CAI de Comodoro Rivadavia, a la B Nacional

Por Ana Tronfi De nuestra Corresponsalía
(0)
21 de mayo de 2002  

COMODORO RIVADAVIA.– Desde el último domingo, la Comisión de Actividades Infantiles (CAI) ya no es sólo un semillero de talentos patagónicos. En un estadio Municipal colmado, bajo un sol que aportó una cuota extra de calor tras una semana de intensas lluvias, el equipo de Comodoro Rivadavia cumplió el sueño de ascender a Primera B Nacional, cuando aún faltan dos fechas para el final del hexagonal del Torneo Argentino A.

Unas 8000 personas gritaron el gol de José Tabares, que le permitió a la CAI empatar 1 a 1 frente a Ben Hur, de Rafaela, resultado que sirvió de pasaporte para el histórico ascenso a la segunda categoría del fútbol argentino, en la que será el equipo más austral, distante unos 1830 kilómetros de Buenos Aires.

“Esta fiesta es el fruto de largos años de trabajo, un premio al empeño y a la dedicación que nos permitirá seguir cumpliendo con nuestro objetivo de promover la actividad deportiva entre los jóvenes patagónicos”, aseguró el presidente de la CAI, Carlos Peralta.

El empate en el estadio Municipal obligó a un rato de suspenso, pero la igualdad (2-2) entre 13 de Junio, de Formosa, y Juventud Unida, de San Luis –el único que podía alcanzarlo–, apenas una hora después, anticipó la fiesta en Comodoro Rivadavia. “No festejamos en la cancha porque todavía no sabíamos el resultado del otro partido, pero obtuvimos lo que tanto queríamos porque dejamos lo mejor en cada etapa”, aseguró Gustavo Caamaño, volante del equipo comodorense.

Así vive su hora de gloria la Comisión de Actividades Infantiles, que nació como un club de barrio. La historia comenzó en 1984, cuando en la Asociación de Fútbol de Salón de Comodoro Rivadavia se conformó una comisión con la finalidad de promover el fútbol de salón infantil, y se organizó un primer campeonato piloto con la participación de seis equipos, y que significó un éxito.

En 1993, el mismo grupo organizador se escindió de la Asociación de Fútbol de Salón y conformó la Comisión de Actividades Infantiles Asociación Mutual, Social y Deportiva, abocada al desarrollo y la promoción del deporte entre los jóvenes patagónicos.

Actualmente, la CAI forma jugadores desde tres vías: el campeonato de la Asociación de Fútbol de Salón, en la que participan 2000 chicos de entre 6 y 12 años; las escuelas de fútbol en las que hay unos 400 chicos de entre 6 y 13 años, y los 250 jóvenes de entre 14 y 18 que juegan en las diferentes divisiones; 35 de ellos son del interior de Chubut y viven en una pensión de la CAI, que sigue a cada jugador no sólo en lo deportivo, sino también en sus estudios.

Así lo explicó Peralta: “Nuestra meta es desarrollar todas las potencialidades deportivas de los jóvenes. Continuamente realizamos selectivos en toda la Patagonia, y con este ascenso no nos vamos a separar de este objetivo”.

Sin embargo, la posibilidad de jugar en la B Nacional le abrirá una nueva puerta a la CAI. “Nuestros jugadores ya no estarán obligados a irse de Comodoro para continuar su carrera profesional. Ahora podrán seguir aquí, porque tendrán la posibilidad de jugar en el primer nivel”, enfatizó Peralta. Vale un dato que refleja los sacrificios de este equipo: durante los últimos tres años en los que participó en el Torneo Argentino A, el plantel de la CAI recorrió más de 130.000 kilómetros.

Nuevas miradas estarán ahora puestas en un club que surgió por iniciativa de comodorenses decididos a incentivar la actividad deportiva en la zona. Peralta lo palpita con cautela: “Como en toda etapa nueva habrá que esperar los primeros resultados, aunque la prioridad será mantener la categoría. Pero ya dimos un paso histórico para la CAI y nuestra ciudad”.

Peralta, de Chubut a Inglaterra

COMODORO RIVADAVIA.– El 1 a 1 del domingo último entre la Comisión de Actividades Infantiles (CAI) y Ben Hur, de Rafaela, tuvo un espectador de lujo en Sixto Mumo Peralta, hijo del titular del club, que también participó de la fiesta por el ascenso del equipo donde comenzó una carrera que continuó en Huracán, Racing, Inter (el club italiano dueño de su pase), Torino e Ipswich Town.

“Llegué justo para ver lo más importante en la historia de la CAI. Hacía once meses que no venía a Comodoro, pero estoy disfrutando de esta victoria con todos. Es increíble, pensar que dentro de poco los chicos con los que yo jugaba a los seis años van a enfrentarse con Argentinos Juniors, con Belgrano, con Quilmes”, dijo el volante ex integrante del seleccionado juvenil, que comenzó así sus 25 días de vacaciones tras la licencia otorgada por Ipswich, que descendió a la segunda división de la Premier League del fútbol inglés.

Los festejos fueron en el centro de Comodoro, donde los cánticos quebraron la rutinaria tranquilidad de los domingos. “Los chicos son unos campeones. Son gente de esta ciudad, de la Patagonia, que nos van a representar en el nivel nacional. Estamos todos muy emocionados”, sostuvo Carlos Galván, un seguidor de la CAI. Un logro largamente esperado, y sólo comparable a la participación de Huracán, de la misma ciudad chubutense, en el Campeonato Nacional de 1971.

Además de Peralta, otros jugadores surgidos de la CAI son Andrés Silvera, hoy en Independiente, y Mario Santana, ex San Lorenzo y actualmente en Venezia, de Italia. Para subir a la B Nacional, la CAI, con un plantel de 21 jugadores, ganó primero la Zona Sur del Torneo Argentino A, y luego se impuso en el hexagonal final dos fechas antes del epílogo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?