Suscriptor digital

Rescinden la concesión para remodelar la estación Once

Por incumplimiento de las obras en el hall central dentro del plazo previsto
Ángeles Castro
(0)
28 de junio de 2002  

El 10 de noviembre de 2000, a más tardar, el hall central de la estación de trenes Once debía lucir remodelado, con su infraestructura renovada, una mayor comodidad para la circulación de los pasajeros, locales comerciales modernos y los efectivos necesarios para garantizar la seguridad en el interior de la terminal.

Pero hoy, superados 19 meses de esa fecha, las instalaciones permanecen marcadas por la falta de mantenimiento y la inseguridad -a juzgar por el relato de los usuarios- trastorna toda la actividad en el predio. Un gran cartel que reza "Así será la nueva estación" y otros dos pequeños con la leyenda "Estamos trabajando para la nueva estación. Disculpe las molestias" contrastan con columnas descascaradas, cocheras abandonadas y mamparas que rodean trabajos inconclusos.

Por eso, el gobierno nacional acaba de retirar a la empresa Desarrollos Comerciales Sociedad Anónima (Decsa) la concesión para refaccionar el hall de la terminal de la línea ferroviaria Sarmiento y llamará a la brevedad a una nueva licitación para mejoramiento, ampliación y administración del edificio.

Así lo confirmó ayer a LA NACION el Organismo Nacional de Administración de Bienes Estatales (Onabe), que encontró suficientes motivos para rescindir el contrato con la firma. Encabezan las causas -explicaron- el incumplimiento de los trabajos en el plazo previsto, la deuda de cánones e intereses desde enero de 2001 por 1.500.000 pesos y la existencia de denuncias contra Decsa por abandono e irregularidades en la poca obra realizada.

En la resolución 254, el Onabe ordenó además a la compañía restituir el inmueble en un plazo de diez días a partir de la notificación de la decisión. Fuentes del organismo dijeron que la empresa ya había sido advertida, versión que no pudo ser confirmada ni desmentida en Decsa.

El subgerente general de la firma, Juan Reynoso Vizcaíno, no respondió ninguna de las tres llamadas telefónicas efectuadas por LA NACION a su oficina en los últimos dos días.

Desarrollos Comerciales SA también ganó la adjudicación de la remodelación de la estación Constitución del ferrocarril Roca, obras igualmente atrasadas, pero sobre las que el Onabe aún no intervino.

"Analizamos una nueva propuesta presentada por la empresa. Pero este caso es diferente. Entendemos que en Constitución un 30% de las tareas fueron cumplimentadas; en Once, por el contrario, apenas terminaron un 8%. No había ninguna consideración posible", señalaron fuentes del organismo.

Quejas de los pasajeros

Efectivamente, los pasajeros de la línea Sarmiento que frecuentan la terminal del barrio porteño de Balvanera se quejaron por la demora en los arreglos de la estación.

"Solamente instalaron algunos nuevos locales, como el bazar y la casa de videojuegos. Y el hall es tierra de nadie: hay muchos robos a toda hora porque falta seguridad", coincidieron Marcelo López, que viaja hasta Ituzaingó, y Gilda Valle, que baja en Ramos Mejía.

Respecto de la seguridad, el Onabe adelantó que -como el Estado quedará a cargo del inmueble hasta la próxima adjudicación de la obra- efectivos de Gendarmería custodiarán el hall en ese lapso.

Para la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), concesionaria del servicio de la línea Sarmiento, la decisión de las autoridades resulta muy positiva. "Así no podíamos seguir. Durante todo el último año recibimos nosotros las quejas de los usuarios por el estado de la estación, aunque no era nuestra responsabilidad. Esta medida abre expectativas para poder complementar nuestro esfuerzo y brindar más beneficios al pasajero", sostuvo Jorge Molina, gerente de Relaciones Institucionales.

La resolución 254 del Onabe

Rescisión: el organismo dispone que se rescinda el contrato de concesión otorgado a Decsa para mejoramiento, ampliación, explotación, mantenimiento y administración de la estación terminal Once de Septiembre.

Intimación: el organismo intima a la firma a restituir el inmueble dentro de los 10 días de notificada la decisión, bajo apercibimiento de promover un desalojo.

Acción judicial: el organismo encomienda a su Gerencia de Asuntos Jurídicos el inicio de acciones legales tendientes a la recuperación del edificio para el caso en que no se produzca su restitución en el plazo estipulado por parte de Decsa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?