Un viejo liceo volvió a vivir tras 22 años

Abandonado durante dos décadas, estuvo al borde de la demolición; ayer se reinauguraron dos aulas
(0)
13 de julio de 2002  

LA PLATA.– Un grupo de egresados, estudiantes, padres de alumnos y maestros, con apoyo de distintos organismos gubernamentales y empresas privadas, decidió llevar adelante la reconstrucción de un viejo y tradicional liceo de señoritas en la ciudad de La Plata.

Se trata del colegio Víctor Mercante, construido en 1884 sobre la base de un proyecto del arquitecto Carlos Altgelt y que, por problemas de infraestructura, había sido abandonado hace 22 años.

Hace dos décadas, los alumnos de ese colegio –que depende de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y al que asisten unos 850 alumnos– habían sido trasladados provisionalmente a un establecimiento situado junto al rectorado de la casa de altos estudios.

Pero, por problemas económicos, la Universidad nunca pudo reciclar el viejo liceo y el edificio quedó abandonado y se convirtió en un basurero.

Después de 22 años

Ayer, la comisión multisectorial, que se había formado el año último con el fin de llevar adelante la reparación del establecimiento, inauguró dos aulas en el centenario edificio, donde el 3 del mes próximo comenzarán a cursar los alumnos de los dos últimos años del ciclo superior.

“Luego de 22 años volverán a dictarse clases en el edificio histórico y los alumnos que tienen ese privilegio pertenecen al ciclo superior”, dijo la directora de la escuela, Maruja De Ortube.

Luego agregó: “El establecimiento donde hoy funciona el colegio es muy chico. Ahora, con la recuperación de parte del edificio histórico vamos a tener espacio para realizar actividades culturales”.

En la ceremonia de inauguración de las dos aulas estuvieron presentes distintas generaciones de alumnos, maestros y directivos.

“Aquí completé mis estudios secundarios en la década del 60 –dijo, con cierta nostalgia, Norma Suárez, una ex alumna de la institución–. Pero, además, el edificio tiene un gran valor histórico, pues fue aquí donde Joaquín V. González puso en marcha el primer liceo de señoritas, con el fin de que las chicas, al finalizar el secundario, pudieran continuar sus estudios en la Universidad.”

Las dos aulas y los sanitarios que fueron inaugurados –dijo la presidenta del Centro de ex Alumnos, Nelly Lombardi– forman un núcleo cerrado, donde se desarrollarán las clases mientras se continúa con las reparaciones en distintos sectores del colegio.

“El proyecto de restauración del inmueble prevé la preservación de las cualidades morfológicas y técnicas originales, adaptando funcionalmente áreas para su uso contemporáneo”, explicó Lombardi.

El plan de reparación

La reconstrucción edilicia del liceo Víctor Mercante está dividida en tres etapas que, paulatinamente, permitirán la utilización de la institución mientras se finaliza la obra.

El proyecto estima la recuperación de 1500 metros cuadrados en sus tres niveles –subsuelo, planta baja y primer piso– para la localización de 22 aulas y sectores administrativos, además del acondicionamiento de los espacios verdes y la creación de un playón deportivo.

La reconstrucción de cada uno de estos sectores está patrocinada por distintos organismos gubernamentales, como la Municipalidad de la Ciudad de La Plata y la Cámara de Diputados bonaerense, y por empresas privadas, como Disco y Repsol YPF, entre otras.

Para modernizar las instalaciones del colegio se demolieron las partes agregadas y se impermeabilizó un sector de la cubierta, coincidente con el salón de actos.

También se duplicó la superficie destinada a sanitarios y la accesibilidad para discapacitados, que incluye rampas y ascensores.

La tercera etapa consiste en la refuncionalización de la totalidad del liceo Víctor Mercante, cuya idea es que el establecimiento se encuentre en óptimas condiciones para que en los próximos años vuelva a funcionar en plenitud y a recobrar el brillo de épocas pasadas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios