Manuscritos de Roberto Arlt fueron donados a Alemania

Su hija destinó cartas y documentos a un instituto iberoamericano de Berlín
(0)
20 de julio de 2002  

De algún modo, Roberto Arlt volvió a sus raíces. A Alemania, la tierra de su padre prusiano, fueron a parar por decisión de su hija, Mirta, seis cajas repletas de papeles personales, documentos, cartas, archivos y originales de obras de teatro pertenecientes al autor de "Los siete locos".

Desde este mes, un metro cúbico de valiosos documentos, entre los que se cuenta el original de la pieza teatral "Saverio, el cruel", se encuentran en el Instituto Iberoamericano Fundación Patrimonio Cultural Prusiano, de Berlín.

Se trata de un renombrado centro de difusión de información y documentos sobre temas de ciencia, geografía, historia y cultura de América latina, cuya biblioteca cuenta con 800.000 volúmenes y 27.000 diarios y revistas, de los cuales 4500 son publicaciones periódicas. Cada año incrementa sus fondos con aproximadamente 16.000 volúmenes nuevos.

La Universidad de Buenos Aires (UBA), donde la hija del escritor se jubiló como profesora, había mostrado interés en recibir "el metro cúbico" que ocupaban los documentos del autor de "Los lanzallamas".

Pero a la hija del escritor argentino -nacido en el barrio de Flores el 2 de abril de 1900- no la convencía la idea de dejarlos en nuestro país, porque "ni la UBA ni otras instituciones me ofrecían garantías de protección y conservación adecuadas".

Mirta Arlt temió que la documentación "se perdiera o desapareciera. Sobre todo porque allí está también mi archivo personal de cartas que mi padre me envió".

El llamado de la tierra

La institución alemana alberga, además, numerosos legados científicos, por ejemplo, los de "americanistas como Walter Lehmann, Max Uhle, Roberto Lehmann-Nitsche y Eduardo Seler".

Lo interesante de su origen es que uno de los tres fondos bibliográficos fundacionales fue del erudito argentino Ernesto Quesada, que donó su biblioteca con 82.000 volúmenes coleccionados junto con su padre.

El Instituto Iberoamericano fue creado en 1930 en las antiguas caballerizas del palacio real de Berlín. A su comité de honor pertenecen los reconocidos escritores Carlos Fuentes, Angeles Mastretta y Héctor Aguilar Carmín, de México; Rosa Regás, de España; Antonio Skármeta, de Chile; Sergio Ramírez y Ernesto Cardenal, de Nicaragua, entre otros.

Preocupada por preservar la documentación de Roberto Godofredo Christophersen Arlt, Mirta investigó un tiempo sobre la mejor institución para depositar allí los papeles de su padre.

Hasta que una amiga le habló de la institución germana. "Cuando tomé contacto, ellos se mostraron interesados de inmediato. Conocían la obra de mi padre y, sobre todo, su entusiasmo surgió por el origen argentino-germano de mi padre. Mi abuelo era prusiano y su esposa, de origen austríaco", dijo, en diálogo con LA NACION.

Con precisión alemana, el organismo envió un equipo de expertos a Buenos Aires, que examinó minuciosamente los papeles, que incluyen también artículos de Arlt en periódicos de su época y un archivo de diarios y publicaciones que registraron artículos y críticas sobre sus obras.

Aprobada la documentación, Mirta Arlt organizó minuciosamente en seis cajas cartas, originales y textos de su padre, que también catalogó. Posteriormente, viajó a Berlín y donó el material recopilado.

Uno de los secretos escondidos entre los papeles donados es que allí se encuentra el primer original de la pieza teatral "Saverio, el cruel", estrenada en 1936 en el Teatro del Pueblo.

Contó Mirta Arlt: "En el primer original la trama se desarrollaba en un sanatorio de locos, porque era una obra escrita por locos. Era 1936 y mi padre quería salir del circuito del Teatro del Pueblo, para pasar al comercial, donde estrenó "Fabricante de fantasmas", con Milagros de la Vega. Con ese objetivo cambió la historia. Se nota el esfuerzo que hizo para que su teoría sobre el burgués que se mofa del proletario entre en la trama".

Arlt, de cuya muerte se cumplen 60 años el viernes próximo, publicó su primera novela, "El juguete rabioso", en 1926. En esa época comenzó a escribir para los diarios Crítica y El Mundo. Sus columnas diarias "Aguafuertes porteñas", editadas entre 1928 y 1935, fueron recopiladas más tarde en un libro.

Una de sus diversiones era contar su amistad con rufianes, pistoleros y falsificadores, entre los que sacó a varios de sus personajes.

Pero paralelamente a su actividad como escritor y periodista, los archivos cuentan que Arlt buscó hacerse rico como inventor e instaló un pequeño laboratorio en Lanús. El único invento que llegó a patentar fueron unas medias reforzadas con caucho, que nunca fueron comercializadas.

Roberto Arlt

Sus obras

Todos los géneros

  • Ensayos: “Las ciencias ocultas en la ciudad de Buenos Aires” (1920).
  • Novelas: “El juguete rabioso” (1926), “Los siete locos” (1929), “Los lanzallamas” (1931), “El amor brujo” (1932).
  • Cuentos: “El jorobadito” (1933), “El criador de gorilas” (1941), “Viaje terrible” (1941)
  • Obras de teatro: “300 millones” (1932), “Prueba de amor” (1932), “Saverio, el cruel” (1936), “El desierto entra en la ciudad” (1942).
  • Recopilaciones: “Aguafuertes porteñas” (1933), “Aguafuertes españolas” (1936).
  • Su vida

    Periodista y novelista

  • 1900: nació en Flores.
  • 1922: se casó con Carmen Antinucci. Tuvo una hija, Mirta.
  • 1927: ingresó como cronista policial en Crítica. Al año siguiente entró en El Mundo. Allí publicó sus “Aguafuertes”.
  • 1935: fue enviado a España y Marruecos.
  • 1940: falleció su esposa.
  • 1941: se casó con Elizabeth Schine.
  • 1942: murió el 26 de julio, de un ataque cardíaco, en Buenos Aires.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?