Imágenes para saber más del cerebro

Las nuevas tecnologías permiten ver funciones y lesiones con gran precisión
(0)
27 de julio de 2002  

"La Organización Mundial de la Salud lo ha dicho claramente: los trastornos neuropsiquiátricos son la segunda causa de incapacidad en todo el mundo. Sin embargo, se destina más presupuesto a otras enfermedades menos frecuentes. Aún existe un gran prejuicio. Y es un error: en todo el mundo aumenta la población añosa y, con la edad, aparecen problemas cognitivos y enfermedades neurodegenerativas. Hay que adecuar los sistemas de salud para dar respuesta a esa realidad."

Estas palabras, que dan cuenta de un problema que -por lo visto- va más allá de las fronteras locales, pertenecen al doctor Moisés Gaviria, neuropsiquiatra peruano, director de la División de Neuropsiquiatría de la Universidad de Illinois en Chicago, Estados Unidos.

Gaviria visitó Buenos Aires para reunirse con los colegas argentinos Miguel Márquez, Guillermo Tórtora e Ignacio Brusco, chairman, co-chairman y secretario, respectivamente, del 4° Congreso Internacional de Neuropsiquiatría, que se realizará en septiembre en Buenos Aires ( www.neuropsychiatry.org.ar ).

El experto peruano será uno de los principales oradores de la reunión y se referirá a la tecnología por imagen. "En materia de daño y recuperación cerebral -dijo-, hoy se cuenta con la segunda generación de aparatos de resonancia magnética, que duplican la cantidad de magnetos (unidades en que se miden los equipos), de 1.5 a 3.0, y permiten una gran resolución de la imagen."

El neuropsiquiatra aclaró que la última versión de esta tecnología, que muestra al cerebro en función -algo que ya podía lograrse con aparatos como el spect y el pet -, está al alcance de más instituciones de salud, aunque aún no llegó a la Argentina.

"Con estas imágenes -dijo Gaviria- podemos ver si un paciente sufrió alguna lesión y tiene dificultades en zonas cerebrales específicas: ligadas a la lectura, el manejo matemático, la información o la habilidad musical, para reforzar allí el tratamiento de recuperación."

Además, existen nuevos softwares que activan zonas específicas del cerebro del paciente mediante imágenes y permiten analizar la respuesta, antes y después de un tratamiento, para evaluar su efectividad.

"Por otra parte, en octubre próximo -afirmó el psiquiatra- se conocerá en todo el mundo la droga aripiprazole , descripta como la tercera generación de antipsicóticos, un cuádruple modulador de neurotransmisores que actúa tanto sobre los síntomas positivos (alucinaciones, inquietud, agresividad) como negativos (depresión) de la esquizofrenia."

Moisés Gaviria dijo que si bien existen antipsicóticos de segunda generación que también actúan sobre los dos grupos de síntomas de la enfermedad, el nuevo medicamento tendrá "una acción terapéutica mucho más contundente". Durante una reunión realizada recientemente en Miami, unos 300 neuropsiquiatras de todo el mundo, dijo el especialista, recomendaron que el precio del nuevo producto, destinado potencialmente al 1% de la población (la proporción de esquizofrénicos), "cueste menos que los actuales antipsicóticos de segunda generación (aquí, estos fármacos se cotizan a casi 400 pesos la caja grande) para que más pacientes accedan a mejores y más efectivas drogas", concluyó Gaviria.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?