Suscriptor digital

Fujimori confirmó su renuncia y podría quedarse en Japón

(0)
21 de noviembre de 2000  

LIMA.- Alberto Fujimori oficializó ayer su renuncia a la presidencia de Perú en una carta al Congreso enviada desde Tokio y provocó en el país una feroz lucha por la sucesión que pareció finalizar anoche con la dimisión del vicepresidente segundo, Ricardo Márquez, quien dejó el camino libre para que el opositor Vicente Paniagua, titular del Congreso, sea el nuevo jefe de Estado.

"He llegado a la conclusión de que debo renunciar formalmente a la presidencia de la república para abrir paso a una etapa de definitiva distensión que permita una transición ordenada y preservar la solidez de nuestra economía", señaló Fujimori en su carta de dimisión, que puso fin a su gobierno de diez años.

En tanto, en Lima crecía ayer la convicción, incluso entre sus propios seguidores, de que el mandatario no regresará a su país por temor a ser blanco de denuncias.

"Yo me temo que hay razones de peso para que él considere no venir (...) el cambio de fuerzas en el Congreso y temores personales a las acusaciones constitucionales", dijo el jefe de gabinete, Federico Salas.

Aunque se había anunciado que su renuncia llegaría por e-mail, Fujimori finalmente envió la misiva desde Japón con uno de sus edecanes. Estaba dirigida precisamente al presidente del Congreso, el opositor Paniagua, el candidato con más posibilidades de sucederlo en el cargo.

Paniagua fue elegido presidente del Congreso el jueves pasado en reemplazo de la oficialista Marta Hildenbrandt, cuando el Poder Legislativo sufrió una reestructuración que precipitó la decisión de un cada vez más aislado Fujimori.

En la carta, Fujimori explicó que, con la nueva correlación de fuerzas en el Congreso, era "consciente de que las posiciones en ese poder del Estado podrían conducir a una confrontación de poderes, a pesar de mi iniciativa de acortar mi mandato".

Con la oposición al mando del Poder Legislativo y la renuncia tanto del presidente como de su gabinete, Perú despertó ayer a un nuevo enfrentamiento por la sucesión y a la inminencia de un cataclismo económico.

"Fujimori provoca el colapso del régimen", informó El Comercio en su tapa, al tiempo que La República tituló: "Renunció en Japón como un cobarde". En sus editoriales, ambos diarios sugirieron que el sucesor del mandatario debería ser Paniagua.

Embestida de la oposición

En un día de agitados cambios, el oficialismo se había alineado ayer tras la posibilidad de que Márquez, el vicepresidente segundo de Perú y con estrechos lazos con Fujimori, fuera el próximo jefe del Poder Ejecutivo. Márquez había adelantado que aceptaría hacerse cargo si el vicepresidente primero, Francisco Tudela, reiteraba la dimisión que presentó hace un mes. Su renuncia se debió al retorno al país del polémico ex asesor de Inteligencia Vladimiro Montesinos, pero aún no fue aceptada por el Congreso.

Sin embargo, a pesar de ser el segundo en la sucesión, Márquez renunció anoche, no tan sólo a su cargo, sino a la posibilidad de ser el nuevo presidente de Perú.

"Muchos dirigentes de la oposición han manifestado que me han pedido que considere la renuncia. Yo lo hago porque considero de que si con mi renuncia el país tiene estabilidad, entonces enhorabuena", dijo Márquez anoche tras renunciar.

Con su iniciativa, se adelantó a la batalla que la oposición pensaba oponer hoy en la reunión clave del Congreso contra su nominación para promover la de Paniagua.

"Creo que Márquez no es la garantía para que inspire confianza a los 26 millones de peruanos, ni tampoco para el extranjero", anunció por su parte el congresista Federico Olivera, del Frente Independiente Moralizador.

Según la oposición, "Márquez ha sido parte de la circunstancia del fraude" supuestamente organizado por Fujimori para ser reelegido por tercera vez consecutiva.

En una sesión especial, el Parlamento tratará hoy las renuncias de Fujimori, Tudela y Márquez y nombraría a Paniagua como sucesor de Fujimori para "formar un gobierno de unión y reconciliación".

Como titular del Congreso, Paniagua es el próximo en la línea sucesoria para la presidencia. Por la mañana, el político opositor había recordado "la gravedad y seriedad de la hora actual" y convocó a todos los partidos políticos a tener "responsabilidad para afrontar las horas difíciles que la República está viviendo".

Aunque la oposición busca formar un gobierno de " reconciliación" para conducir el país a nuevas elecciones el 8 de abril, analistas políticos advirtieron que el "camino parece sembrado de minas" por el "poder oculto" que apoya al polémico ex asesor de Inteligencia Vladimiro Montesinos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?