Suscriptor digital

Miniturismo, los mil colores del Paraná

Las orillas del Paraná garantizan atracciones todo el año, con la belleza y variedad de sus lugares, que se enriquecen especialmente con poblaciones llenas de encanto e historia, si el recorrido elegido es particularmente entre Escobar y San Nicolás
(0)
23 de agosto de 2002  

El Corredor Turístico del Norte de Buenos Aires es una alternativa para hacer miniturismo en varias ciudades enhebradas, bordeando el magnífico río Paraná. El recorrido elegido en esta ocasión es Escobar, Campana, Zárate, Baradero, San Pedro, Ramallo y San Nicolás.

Puede realizarse en las cuatro estaciones, porque los mil colores del Paraná se mantienen siempre vivos como el universo de agua y vegetación que lo rodea. La ruta nacional número 9 es el nexo, aunque también el propio río si para dar el paseo se decide abandonar las cuatro ruedas.

Hay de todo y para todos. Desde lugares a orillas del agua de esos que no se olvidan, los paisajes de playas y barrancas, pesca deportiva y deportes náuticos. También, si se prefiere, algún paseo en catamarán o participar de una cabalgata por parajes rurales.

Algunos emprendimientos privados y las mejoras realizadas por ciertos municipios, abrieron en ese segmento bonaerense una mayor oferta para hacer salidas de miniturismo.

Un flor de paseo

A poco más de 50 kilómetros de Buenos Aires, al norte de la Capital Federal, con un acceso rápido por medio de la ruta Panamericana (ruta nacional número 9-Autopista del Sol), se encuentra un destino ideal para este tipo de escapadas: la antigua ciudad de Escobar, tan conocida por la fama que le dio su tradicional Exposición Nacional de la Flor.

Pero Escobar no es sólo una ciudad rodeada de múltiples viveros. Dentro de su casco urbano y en las cercanías, se encuentran interesantes paseos, como, por ejemplo, el magnífico Jardín Japonés, donado por la colectividad de ese país que reside en Escobar.

Vale la pena visitarlo, pues su diseño -conocido como Tsukiyama Sansui (Montaña de agua)- es una muestra de este arte decorativo que agrega a la belleza del trabajo de jardinería las clásicas farolas japonesas de piedra, los puentecitos de madera y, en sus estanques, los coloridos peces carpa traídos desde Japón. De los 303 km2 que tiene el partido de Escobar, casi 80 km2 lo ocupan el que es -sin duda- el mayor de sus atractivos: la zona de islas del delta del Paraná, perteneciente a la cuenca del río Luján.

Desde el centro de la ciudad, tomando por la avenida Tapia de Cruz, los carteles indicadores lo guiarán por el camino que lleva al barrio parque El Cazador, cuya visita vale por sus residencias y las panorámicas barrancas.

Retomando nuevamente la ruta en el sentido que se llevaba, unos pocos kilómetros más adelante, luego de pasar el puente sobre el río Luján, el camino profusamente arbolado desembocará en el puerto escobarense.

Desde su muelle parten lanchas colectivas a las islas del Delta y los catamaranes de paseo que recorren tramos del río Paraná de las Palmas. En el sitio encontrará campings, parrilladas y restaurantes, un mercado de flores, puestos de venta de productos de las islas y la posibilidad de pasar el día pescando desde la costa o embarcado.

De regreso hacia la ruta Panamericana, cruzando por debajo de ésta en dirección hacia las localidades de Matheu y Pilar, siempre sobre la ruta 25 (kilómetro 0,700) llegará al flamante parque temático Temaikén (Tierra de Vida). El emprendimiento, vinculado con el grupo Perez Companc, es un gran parque dedicado a la naturaleza y a la vida silvestre en todos sus aspectos.

Si continúa viaje hacia el Norte, vuelva a la ruta Panamericana hasta alcanzar el segundo destino: la ciudad de Campana. Antes de llegar a ella, los carteles indicadores -a la derecha- señalarán la entrada a la Reserva Natural Otamendi, otro sitio interesante para conocer.

Campana, más que fábricas

En la ciudad de Campana se encuentra el monumento que recuerda la construcción del primer auto argentino fabricado en esta ciudad.

Netamente industrial, con un puerto de ultramar de vital importancia en la ruta náutica del Paraná, aquí funciona un interesante Museo Ferroviario, el moderno Museo de Bellas Artes y la catedral de Santa Florentina, que cuenta con un mural pintado por el maestro Raúl Soldi. Desde su avenida costanera, sobre la cual se encuentra el Campana Boat Club, se tiene una hermosa vista panorámica del río. Sede de importantes fábricas (entre ellas, la de la empresa Siderca), la ciudad merece una recorrida antes de seguir viaje hasta el próximo destino.

Si se quiere pernoctar, cuenta con hotelería, campings, recreos, asadores y la posibilidad de alquilar botes y lanchas para salidas de pesca embarcado, o disfrutar de su balneario municipal. Desde el puerto parten lanchas colectivas hacia recreos isleños.

Zárate pone proa a las islas

Siempre por la ruta nacional 9, a unos 90 kilómetros de la Capital Federal, se halla la ciudad de Zárate, otra alternativa para disfrutar del aire libre junto al Paraná de las Palmas y el Paraná Guazú. Aquí también, el mayor de sus atractivos se desarrolla en la zona ribereña.

Desde los muelles cercanos al puerto, parten lanchas con las que se puede llegar a los campings y recreos de las islas de las proximidades. Una de las más importantes es la isla Talavera, a la cual también se puede acceder cruzando por el complejo ferrovial Unión Nacional (Zárate-Brazo Largo).

Un paseo náutico interesante puede ser el recorrido del arroyo Ñacurutú, en el que temporariamente vivió Domingo Faustino Sarmiento. Su boca de entrada está a unos tres kilómetros al norte del Paraná de las Palmas.

Pero Zárate ofrece varios atractivos más: el Museo de Zárate en el viejo edificio reciclado de la antigua estación ferroviaria y el Museo del Movimiento Scout, único en la Argentina.

El paseo puede concluir en el Parque de la Cruz, a orillas de las barrancas zarateñas, con una hermosa vista panorámica del Paraná y, siguiendo por la costanera sur, llegar hasta el balneario municipal, que posee instalaciones de camping y servicios náuticos.

Baradero, la más antigua

Volviendo a la ruta nacional 9, en el kilómetro 142 se debe empalmar hacia la derecha con la ruta provincial 41, encontrándose a 7 kilómetros la histórica ciudad de Baradero, cuyo origen se remonta a 1615, por lo que es considerada la más antigua de la provincia de Buenos Aires.

La ciudad se encuentra a orillas del río Baradero, uno de los tantos brazos del río Paraná de las Palmas, y en su

geografía se destacan las panorámicas barrancas del parque Sarmiento, al que se accede por la avenida San Martín, la principal del casco urbano.

El parque posee una hermosa forestación y juegos infantiles; desde él se puede bajar a pie para llegar a la pintoresca avenida costanera Almirante Brown.

En coche, recorriendo esta avenida se pasa por el puerto de Baradero, desde donde salen servicios de lanchas para llegar a la isla más cercana, ideal para la pesca deportiva y las actividades náuticas.

En sentido contrario, la costanera conduce hasta el balneario municipal de la ciudad, cerca del cual se encuentran el Club de Regatas y el Tiro Federal y diversos campings costeros. Es que toda la costa de esta ciudad brinda excelentes lugares para pescar, andar en bicicleta o realizar largas caminatas.

El paseo no será completo si no se conocen el Museo Municipal Juan Lavalle y la pequeña iglesia Santiago Apóstol. Cercana se halla la antigua Colonia Suiza, que también vale la pena visitar, por cuanto fue el primer asentamiento agrícola del país.

Una intensa forestación acompaña el camino que conduce hasta esta colonia, que es, a su vez, un crisol de nacionalidades, pues aquí también se afincaron italianos, franceses, alemanes y españoles. En este paseo, quien lo desee podrá comprar productos frescos de granja, quesos, dulces y frutas, además de poder conocer algunos de los viveros de la zona.

Cerca se encuentra una antigua hostería de Baradero, la Baltimore, lugar de campo con las actividades propias de este tipo de establecimiento, en el cual se puede pernoctar.

La historia de las ciudades de San Pedro, Ramallo y San Nicolás es un complemento para realizar asimismo paseos culturales visitando sus museos y antiguos edificios para conocer la rica historia que encierra esta amplia comarca.

Datos útiles

Escobar

Secretaría Municipal de Turismo: Rivadavia 380; (03488-430550).

Campana

Secretaría Municipal de Turismo: L. N. Alem y Rocca (03489-437787). En Internet: www.campana.com.ar

Zárate

Secretaría Municipal de Turismo: Luis Rocha 846 (03487-442073).

Baradero

Tiene siete hoteles (entre 15 y 25 pesos por persona por día) y siete campings (entre 4 y 5 pesos la carpa; 2 pesos por persona). También se puede optar por una casa de campo y una estancia. Informes:San Martín y Alte. Brown (03329-483627). En Internet: www.baradero.com/guiatur

San Pedro

Dispone de siete hoteles, que cobran entre 25 y 60 pesos la habitación doble. Hay 11 campings; las tarifas son entre 1 y 3 pesos por persona; carpa entre 3 y 6 pesos. Informes: Pellegrini 150 (03329-425223). En Internet: www.sanpedro.gov.ar/turismo

Ramallo

Cuenta con un hotel ($ 39 la habitación doble sin desayuno) y cuatro campings ($ 1 por persona y entre 2 y $ 3 la carpa). Informes: S. F. Javier y Leloir (03407-422412). En Internet: www.vivalaspampas.com.ar

San Nicolás

Tiene alrededor de 20 hoteles (entre 20 y 110 pesos la habitación doble); los campings son nueve y cobran entre 3 y 5 pesos por persona y lo mismo por la carpa. Los menús turísticos, entre 5 y 8 pesos. Informes: Almafuerte 116 (03461-421070). En Internet: www.sannicolas.mun.gba.gov.ar

Todo el mundo tiene fe en un destino como San Nicolás

A 240 kilómetros de la Capital, a San Nicolás de los Arroyos se ingresa en el empalme con la ruta 188, y cuatro kilómetros más adelante, se llega a la ciudad.

Convertida en una ciudad de fe por la peregrinación anual al Santuario de la Virgen del Rosario, conviene recorrer su centro histórico a pie, partiendo desde la plaza Mitre.

Frente a ella se encuentra la catedral, el Palacio de Justicia y el Club Social de San Nicolás. Cerca de allí está el antiguo edificio de la Aduana nicoleña; la Casa de la Masonería, construida en 1859, y en el cruce de Nación y Mitre, encontrará un hermoso balcón natural que mira hacia el río y sus islas.

Un edificio histórico por excelencia es la Casa del Acuerdo (hoy museo), sitio en el que se realizaron las reuniones de gobernadores convocadas por el general Urquiza, y en la Sala del Acuerdo, se conserva el histórico manuscrito del Acuerdo de San Nicolás de los Arroyos, firmado por la Asamblea General Constituyente.

El museo tiene en custodia cuatro valiosos cuadros con óleos pintados por Cándido López. Otro de los edificios que es orgullo de la ciudad por su valor arquitectónico es el bello Teatro Municipal Rafael de Aguiar, en la intersección de Nación y Maipú. San Nicolás posee una amplia área costera sobre el Paraná, en la que se dan cita innumerables pescadores deportivos para probar suerte desde tierra o embarcados. Las Bocas de Cavao, el Tacho y Aguas Negras son algunos de los sitios más concurridos. Cerca del antiguo puerto se encuentra el principal balneario El Arenal, desde donde se realizan excursiones a la isla Ballesteros. El parque Estrugamou, el bosque La Emilia, el Arroyo del Medio y el Ramallo completan el menú de posibilidades al aire libre.

Un capítulo aparte es el sector llamado Campito de la Virgen. Allí se encuentra el templo donde se la venera, escenario de grandes peregrinaciones todos los 25 de septiembre, conmemorando la primera aparición de la Virgen.

Naturaleza, deportes y aire libre. Todo junto, para disfrutar a pleno la idea de pasear por este panorámico circuito del miniturismo bonaerense.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?