Declaran monumento histórico al Palacio Duhau

Ahora, la Comisión Nacional de Monumentos revisará si la obra allí en marcha respeta el nuevo status
Ángeles Castro
(0)
23 de agosto de 2002  

A raíz de la declaración de monumento histórico nacional impuesta al Palacio y a la Residencia Duhau, junto con otros tres inmuebles de principios del siglo XX, situados al 1600 de la avenida Alvear, la Comisión Nacional de Monumentos Históricos requirió a la empresa que erige un hotel sobre los fondos del palacio la documentación de obra que acredite que no viola el flamante status del edificio.

"La declaración no impide la construcción, pero la limita, pues no debe afectar urbanística ni simbólicamente el bien. Tendremos que sentarnos a conversar con la firma para verificar su avance", explicó Liliana Barela, titular de la comisión.

Pero sabe que pretender supervisar la obra, a cargo de El Rosario SA, será complicado. "Porque la declaración resulta posterior a la aprobación de los trabajos, por el Código de Planeamiento Urbano porteño, y llega después del comienzo de las tareas. Puede haber problemas administrativos, contables y hasta jurídicos", agregó.

La comisión -fue público- siempre intentó detener la restauración del coqueto Palacio Duhau y la edificación, en los jardines que miran sobre la calle Posadas, de un hotel cinco estrellas. Y precisamente para eso impulsó oportunamente la declaración de monumento histórico nacional para la residencia.

Pero el recorrido del proyecto de decreto demandó más tiempo que el necesario para que -previo acuerdo en la Legislatura porteña y con la Nunciatura Apostólica, la segunda opositora al proyecto inmobiliario y también alcanzada ahora por la norma de protección- la empresa comenzara con la limpieza del predio.

Grupo arquitectónico

Sólo el martes último, con la publicación en el Boletín Oficial del decreto 1495/2002, el Gobierno nombró monumento histórico nacional un grupo de cinco inmuebles emplazados al 1600 de la avenida Alvear, símbolos del eclecticismo de origen francés en sus diversas variantes.

Se trata del Palacio Duhau, originalmente construido como una residencia suburbana por el arquitecto Carlos Ryder, alrededor de 1890, para el ingeniero Alejandro Hume. Sus jardines fueron diseñados en 1913 por el arquitecto paisajista Carlos Thays.

En la década del 20 pasó a manos de María Faustina y Candelaria Duhau, de ahí el nombre adoptado por el edificio; luego lo transfirieron a Luis Alberto Duhau y, más tarde, al yerno de éste, John Maguire. Desde entonces, lo denominan por igual "Residencia Maguire".

En segundo lugar, la norma alcanza a la Residencia Duhau, contigua a la anterior y erigida en 1934 por el arquitecto León Dourge, uno de los últimos ejemplos de viviendas aristocráticas inscriptas en el ciclo postrero del neoclasicismo.

También es monumento histórico nacional desde el martes la sede de la Nunciatura Apostólica, construida entre 1907 y 1909 por el francés Eduardo Monnier, a pedido de Juan Fernández Anchorena. Luego, adquirió el inmueble Adelina Harilaos de Olmos, y alojó en él al cardenal Eugenio Pacelli, quien sería luego el papa Pío XII, cuando visitó el país, en 1934.

La cultura

En cuarto lugar, el decreto protege la Casa Nacional de la Cultura -erigida por el mismo Ryder en 1889- y, por último, otorga un nuevo status a la Casa de las Academias Nacionales, diseñada, en 1925, por Alejandro Bustillo.

En sus considerandos, la norma adhiere al pedido de larga data de la Comisión Nacional de Monumentos Históricos de proteger este "conjunto urbano de interés histórico-artístico nacional".

Consultados por LA NACION, voceros de El Rosario SA expresaron que "desde el punto de vista conceptual, este decreto no altera los fundamentos y el desarrollo de nuestro proyecto, dado que siempre consideramos que la línea directriz debía ser la restauración y posterior preservación del Palacio Duhau como edificio histórico".

Y agregaron: "Interpretamos que la comisión ratificará y consolidará nuestra posición conservacionista en defensa del patrimonio histórico".

Por último, recordaron que, "pese a la situación actual del país", la empresa "invertirá 65 millones de dólares y generará en forma directa 500 puestos de trabajo durante su ejecución y otros 300 empleos permanentes para su operación".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios