Una batalla campal en Peñarol v. Nacional

Todos los jugadores quedaron detenidos tras igualar 1 a 1
(0)
27 de noviembre de 2000  

MONTEVIDEO.- Todos los jugadores del cotejo en condición de detenidos y prestando declaración ante la justicia penal por los hechos de violencia que protagonizaron sobre el final del cotejo, fue el epílogo para un nuevo choque entre Peñarol y Nacional, los acérrimos rivales del fútbol uruguayo que ayer jugaron en el estadio Centenario.

La pasión de un clásico de fútbol se vivió con más intensidad en los cuatro minutos posteriores al partido, que en los 95 minutos que jugaron. A dos fechas para el final del Torneo Clausura, con un empate 1 a 1, Peñarol logró mantener el liderazgo en la tabla de posiciones y se encamina a festejar el campeonato en pocos días. Eso le permitirá jugar nuevas finales con su rival de siempre, Nacional, que en el primer semestre se adjudicó el Torneo Apertura, para definir cuál es el campeón uruguayo de la presente temporada.

Más comentado que el partido, un encuentro aburrido con esquemas conservadores -típico de los clásicos-, fue la pelea generalizada del final. Los jugadores de Nacional no podían convencerse de cómo habían perdido la posibilidad de derrotar a su adversario histórico y quedarse con la copa: dominaban el partido, a Peñarol le expulsaron un defensor (Cafú, a los 29 minutos del primer tiempo, cuando estaban 0 a 0) y ganaban 1 a 0 con un gol de Mario Regueiro.

Por eso, tras el empate de Gabriel Cedrés, no aceptaron irse con la cabeza baja cuando el arbitro pitó el final del partido. Los reproches derivaron en un gran entrevero y ahora se debate sobre quién pegó la primera trompada.

Más rápido que los jugadores -bastante lentos durante el partido- el jefe policial a cargo de la seguridad remitió ayer mismo a la Justicia el informe sobre la pelea.

Peñarol tiene 36 puntos y lo siguen Nacional y Defensor con 34, que juegan el jueves entre sí. En Montevideo, mientras tanto, los tamboriles aurinegros sonaban sin parar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?