"Contrafuego" tuvo un tibio comienzo

En su debut marcó 8,5 puntos de rating
(0)
28 de agosto de 2002  

Además de ser conductor de "El ángel del mediodía" en Radio 10, y de "Cotidiano" en Canal 9, Baby Etchecopar se pone en la piel de un policía. Pero no de un policía cualquiera. Tito Bisleri, el policía que le toca encarnar desde anteayer en "Contra fuego" (los lunes a las 22, también en el canal de Daniel Hadad), es un cóctel de varios de los policías que supo crear Hollywood. Sólo que de acá, y con algunos inconvenientes de sonido. A Tito le mataron a su mujer como a Mel Gibson en "Arma mortal". Tito presencia una escena en la que asesinan a un policía al mejor estilo "Matrix". Y Tito -que no es el más atlético- se convierte en una suerte de Schwarzenegger del subdesarrollo cuando saca una ametralladora y no sólo asesina a tres delincuentes sino que le dispara a un auto que explota en pedazos.

Con todas esas fuentes como inspiración visual, la nueva miniserie se propone contar la historia que protagoniza únicamente Etchecopar. Al policía le han matado a su esposa y a su hijo y parece dispuesto a hacer justicia por cualquier método. "No voy a parar hasta que se muera el último de esos delincuentes", dice como una declaración de principios.

El capítulo inicial (que quedó último en su franja, con 8,2 puntos de rating), sirvió para delinear ese mundo en el que se moverá Bisleri: una brigada donde hay algunos policías corruptos, un político (Miranda, personificado por Enzo Viena) que está metido en la venta de armas y de drogas, y Ramírez, que investiga a Miranda con tanta mala suerte que, cuando tiene el dato, tres empleados del político lo encuentran con su secretaria, le sacan fotos para chantajearlo, y le roban los diskettes con la información clave.

Aunque forma parte de una brigada, Bisleri prefiere trabajar solo. El mismo grupo que robó los diskettes termina estrellando la camioneta en la que escapaban en una consecionaria de autos donde toman 20 rehenes. La Policía Federal -más dos móviles: uno de Telenueve y otro de Radio 10- llegan inmediatamente. Pero no pueden hacer nada hasta que Tito, disfrazado de repartidor de empanadas llega al lugar y mata a los ladrones. Gracias a la ayuda de una compañera, Tito recuperará los diskettes, pero el enfrentamiento con los esbirros del político terminará haciendo que el comisario lo eche de la fuerza. Casi un favor para este"Sérpico" nativo que ahora será "un cazador de larvas" fuera de la ley.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?