Basaldúa renunció anoche a la dirección del Teatro Colón

Se negó a postergar otra vez la temporada
(0)
31 de agosto de 2002  

Emilio Basaldúa dejó anoche de ser el director general y artístico del Teatro Colón. En las últimas horas de ayer presentó verbalmente la renuncia al secretario de Cultura del gobierno porteño, Jorge Telerman, quien aceptó la dimisión.

El alejamiento de Basaldúa, que había asumido esa función en enero último, es el resultado de dificultades planteadas en el teatro durante las últimas semanas y de la intención de Telerman de colocar en ese lugar a una figura de perfil más ejecutivo.

Al cierre de esta edición, Telerman y el jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra, procuraban acordar la designación del nuevo responsable artístico del teatro, cuyo nombre no trascendió. A la vez, quedó ratificada la continuidad del administrador general, Pablo Batalla.

Las razones del alejamiento

Según pudo saber LA NACION, Basaldúa decidió alejarse debido a que no estaba dispuesto a avalar una nueva postergación en el calendario de la temporada lírica debido a una superposición de horarios que se precipitó en los últimos días.

El conflicto surgió a partir de la utilización simultánea de la sala para un espectáculo de danza del Ballet del Mercosur que tiene como estrella a Iñaki Urlezaga y para los ensayos de "L´Elisir d´Amore", el próximo título de ópera del calendario oficial, ambos previstos para mediados de septiembre.

Hace unos días, Basaldúa debió ordenar la postergación del estreno de las óperas "Dido y Eneas" y "El castillo de Barbazul", que se representaron anteanoche por primera vez, porque una actuación benéfica de la cantante Soledad, primero, y un congreso de software realizado sin conocimiento de la dirección del teatro, después, alteraron la preparación del dispositivo de luces del programa lírico y determinaron que la función inaugural de Gran Abono, prevista para el martes último, se postergara por algunos días.

Al quedar enfrentado ahora a una encrucijada parecida, en la que se veía obligado a optar entre un artista consagrado, como Urlezaga, y un nuevo inconveniente para los abonados de la temporada lírica, Basaldúa optó por alejarse y dejar el camino libre para que su reemplazante tome esa decisión.

Basaldúa, de 59 años y considerado uno de los más destacados escenógrafos de la Argentina, se había hecho cargo de la dirección general y artística tras el alejamiento de Sergio Renán. En 2001 se desempeñó como director escenotécnico del teatro.

Las autoridades de la Secretaría de Cultura aspiran a colocar al frente del Colón a una persona que aproveche con sus decisiones el nuevo escenario abierto desde el mes último a partir de la aprobación del nuevo reglamento de trabajo.

"Basaldúa tiene una gran sensibilidad artística, pero necesitamos allí a alguien con más poder de decisión", señaló una fuente muy cercana al funcionario.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios