Suscriptor digital

Bansud y Comafi reabren las ex sucursales del Scotiabank

Tras 139 días de suspensión, hoy se podrá volver a realizar toda clase de operaciones
(0)
4 de septiembre de 2002  

La incertidumbre y las incomodidades con las que debieron convivir por 20 semanas los ahorristas y clientes del Scotiabank Quilmes llegan a su término.

Aunque con nuevos nombres y nuevos dueños (Comafi o Bansud, según el caso), las 91 sucursales que desde el 19 de abril último quedaron cerradas (o, para decirlo mejor, con actividad restringida) recuperarán desde hoy su actividad normal o casi, ya que para satisfacer una previsible avalancha de consultas y trámites todas las casas extenderán su horario.

De esta manera llegó a su término un largo proceso que logró evitar el desguace de la suspendida entidad de capitales canadienses, permitió la continuidad laboral a 1200 empleados y evitó la posibilidad de que los ahorristas que mantenían más de $ 1200 en cuentas transaccionales corrieran riesgo cierto de perder el resto, si es que la entidad fallida iba a quiebra.

Por lo pronto, y para evitar confusiones , los bancos Comafi y Bansud-Macro acordaron iniciar el mismo día las operaciones en las sucursales del ex Scotiabank, una vez concluidos trámites internos en ellas.

Intensas gestiones

La agonía del Scotiabank comenzó en abril último cuando se conoció la decisión de los accionistas canadienses de no invertir más en la Argentina, adonde habían llegado en 1997 para adquirir el Banco de Quilmes de la familia Fiorito. A partir de entonces se efectuaron intensas gestiones para evitar el desguace del Scotiabank o su quiebra, que sólo prosperaron cuando expiraba el máximo plazo legal para mantenerlo suspendido.

La definición finalmente llegó el 16 del mes pasado cuando, tras pujar por tomar su control, los bancos Comafi y Bansud acordaron repartirse las 91 sucursales de la entidad suspendida.

El Comafi es una entidad de segundo piso (mayorista), que a su vez controla el Banco de Tucumán SA, y ahora incursiona en la actividad minorista en la región metropolitana, al absorber 55 sucursales (incluyendo la casa central) y 780 empleados del ex Scotiabank. La entidad atenderá hoy en el horario extendido de 10 a 18, y puso a disposición de sus clientes la línea 0-810-999-Comafi (266234).

"Tenemos todo preparado. Hemos reforzado el personal y esperamos no tener ningún inconveniente. De cualquier forma, en el caso de que alguno se presentara, entiendo que la gente será comprensiva", indicó José Sánchez, directivo del Comafi.

Por su parte, el Bansud (propiedad del grupo Macro) incorporó 36 filiales y 420 trabajadores, que agrega a su red de sucursales en el territorio nacional.

También dispuso un teléfono de consultas (0-810-555-2355) para los clientes, y anunció que extenderá los horarios de atención al público, aunque no dio precisiones al respecto.

"La idea es abrir a las 10 o en el horario en que comienza la actividad bancaria en cada provincia y cerrar cuando sea necesario", explicaron en la entidad.

En todas las sucursales se podrá retirar el dinero depositado en las cuentas a la vista (de ahorro o corrientes) inmovilizadas desde abril, así como realizar depósitos, transferencias, pactar inversiones, pagar préstamos, abrir nuevas cuentas o pagar impuestos, entre otras tramitaciones.

El traspaso de las 91 sucursales del Scotiabank a los bancos Comafi y Bansud-Macro confirma la tendencia que se viene registrando en los últimos meses en cuanto al avance de las entidades de capital nacional en desmedro de las de origen extranjero.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?