Suscriptor digital

Un día en una comunidad virtual

Ingresamos en un mundo de fantasía donde el fin es divertirse y convivir
(0)
14 de septiembre de 2002  

Puede tratarse de un foro, donde la gente que participa tiene intereses comunes. Puede ser una lista de correo, donde los usuarios intervienen en forma frecuente y activa, o una sala de chat que plantea temas u objetivos por desarrollar. Una comunidad virtual es básicamente un lugar de encuentros, que aprovecha a la perfección una de las principales virtudes de la Red: uno puede compartir y comunicarse, más allá del lugar físico donde se encuentre.

Cada uno de estos espacios tiene características bien definidas, desde sus reglas de participación hasta el uso o no de moderadores. El contacto entre las personas se establece, en general, mediante mensajes de texto. Pero hay innovaciones. Una de las más interesantes: los juegos de rol masivos.

En los llamados Mmorpg (por Massive Multiplayer Online Role Playing Games ), el objetivo principal es muy diferente al de la mayoría de los videogames. Si bien hay distintas modalidades - algunas sí se parecen a juegos de estrategia-, la clave está en compartir un territorio con otros usuarios y formar allí una sociedad de ficción.

Argentum es el nombre de uno de estos universos. Desarrollado por jóvenes de la ciudad de La Plata, este proyecto logró un auge inaudito en materia de juegos locales. Más de 800 personas participan activamente, no sólo en el mundo recreado, sino también en la generación de foros y otros espacios que conforman esta comunidad, donde los integrantes crean personajes y participan a través de ellos. Para entender mejor de qué se trata, vale la pena adentrarse en este mundo fantástico. Allá vamos.

Personas y personajes

Es como irse de viaje a un lugar remoto, casi de ensueño. Hay ciudades y montañas, bosques, mares y praderas. Es una tierra habitada por humanos, pero también por gnomos, elfos y otros seres inspirados en universos como el de J. R. R. Tolkien.

La base de Argentum es compenetrarse en el personaje que uno mismo crea. "Hay gente que participa como si fuera cualquier videogame. Su objetivo es avanzar de nivel, cuando el verdadero sentido está en convivir y divertirse con otra gente", explica Juan Marcelo Recchimuzzi, que tiene 22 años y es game master (GM) del juego. Sus objetivos, además de interactuar con el resto, son generar propuestas y ayudar a los novatos. Es una función voluntaria; hace casi dos años que está fascinado con este mundo virtual.

Para participar, lo primero que debe hacerse es crear el personaje ( pj , en la jerga). Se elige un nombre, una raza -humano, elfo oscuro, enano u otra- y un oficio o clase social . Un guerrero tiene, por ejemplo, una gran fuerza física, pero no puede usar elementos de magia como los druidas, clérigos y paladines. Hay atributos y habilidades especiales que también se seleccionan antes de comenzar el juego, y que determinan en parte la personalidad. "La idea es que cada uno participe según su profesión, pero también que vaya formando su propio carácter y actuando según estas características. Lo interesante es mantener siempre una coherencia", comenta Jorgelina Aydar Paz, de 27 años y estudiante de Ingeniería en Sistemas. Su personaje es Wen Amarth, mitad elfo y mitad humana. A su padre, cuenta, se lo comió un dragón rojo.

Había una vez...

Algunos personajes se acercan de manera cordial. El recién llegado es un forastero, un newbie (inexperto). Son todos muy amables, pero hay que tener cuidado. "Es como si vinieras del interior a vivir a Buenos Aires, y arribaras con dos valijas a Retiro o Constitución, sin conocer nada. Hay que ser precavido, porque muchos en Argentum juegan únicamente a engañar a los recién llegados", advierte Daniela Cristóbal, que en la vida real tiene 34 años y es psicoanalista; en la ficción, es maga y también GM.

El newbie comienza con un bolso, que contiene manzanas, ropa, agua y una daga; estos elementos no se pueden vender ni ser robados. Durante los doce niveles iniciales -después, se deja de ser principiante-, el contenido básico del bolso es suficiente para subsistir. A su vez, las ciudades son zonas seguras, donde ninguna criatura o criminal ataca a los habitantes. Allí hay comercios, bancos, casas e iglesias. "Algunos personajes, por ejemplo, se quedan siempre pescando, no hacen otra cosa. Venden los pescados y juegan a eso. Hay otros que van al bosque y buscan aventuras, porque allí hay dragones, criminales. Hay gente que no se anima a salir de la ciudad para no perder sus pertenencias. Pero tampoco pueden pasar de nivel, porque si no salen no logran adquirir la experiencia necesaria", explica Daniela.

Las leyes del reino están basadas en cinco mandamientos: no matarás a los ciudadanos; no robarás; no atacarás a los animales de los pueblos; no dañarás a mascotas ajenas o propias, y no matarás a hormigas o ratas. Cumplir o no con las mismas hace que uno tenga mejor o peor reputación, que es una variable a la que se debe prestar especial atención al momento de cruzarse con alguien. Para ver cómo hacerlo hay que acceder al manual que se encuentra en línea; allí se explican claramente todos los procedimientos.

"Uno elige qué quiere ser, y se pone en el cuerpo de ese personaje. Hace como los chicos, que agarran un juguete y le dan vida. ¿El juguete es un pirata? Entonces lo tratan como tal, hablan de esa manera y creen en el personaje. Esto es lo mismo", comenta Cristóbal. Una de las tareas de los GM es justamente que los usuarios se involucren en las historias que se van generando, a partir de la invención de ellos mismos o de otros personajes. "Es un mundo medieval, de manera que si te cruzás con alguien que te habla como si estuvieras en la Argentina, pierde gran parte del sentido. Se intenta mantener un ambiente. Incluso, cuando alguno se enoja con otro, puede optar por un insulto un poco más acorde: rata de alcantarilla , por ejemplo", opina Jonathan Gila, de 21 años. "Es una cuestión de educación dentro del juego -agrega Cristóbal-. Si yo veo a un guardián charlando con un criminal, me acerco y le digo que el rey está muy enojado con él, que no está cumpliendo con su palabra de caballero. Al comunicarse, se busca también mantener cierta poética." En su condición de game master -son en total 16-, ella tiene autoridad para hacer de juez en situaciones conflictivas. Según cuenta, con mucha simpatía, son bastantes los casos donde la realidad y la fantasía se confunden. "Hay algunos que quizá me llaman a mi casa para pedirme que ingrese en el juego, porque necesitan que decida sobre algo. O me escriben por ICQ , y muchas veces no entienden que tengo otras cosas que hacer, que, por ejemplo, se me está quemando la comida." Pero que la comunidad Argentum haya trascendido la barrera de la pura ficción es para la mayoría una de las características más positivas. "Un día surgió la idea de hacer una cena, para conocernos todos. Viajó gente de todo el país y se empezaron a organizar encuentros. También se van dando opiniones en el foro, con el objetivo común de ayudar al progreso del proyecto. Lo que me impulsó a jugar fue que se trata de un proyecto argentino hecho a pulmón, con mucho sacrificio y bien under ", dice Marcelo Buzzi, que tiene 30 años y vive en Córdoba.

Argentum está basado en juegos como los populares Ultima , en sus primeras versiones, y Darksun , que también son mundos medievales en 2D. Pero a diferencia de estos videogames, el proyecto de Pablo Márquez (ver recuadro) fue realizado sin apoyo económico ni fines de lucro. La idea de crear un mundo virtual totalmente en español y gratis para los usuarios hizo que muchos se ofrecieran en forma espontánea a colaborar, tanto para crear nuevos escenarios y mejorar la programación como para organizar actividades dentro y fuera del juego. "Hay mucha solidaridad, porque todos saben del esfuerzo de Pablo, de la cantidad de tiempo que le dedica. Entre la gente que ayuda hay algunos realmente talentosos", dice Jorgelina. Otra de las diferencias importantes de Argentum con sus predecesores es que el proyecto argentino tiene menos reglas y objetivos; está apuntado más a que los personajes convivan libremente. En la actualidad existen, además, juegos de rol masivos totalmente en 3D y con millones de usuarios en el mundo. Dos esperados mundos virtuales que se vienen -a principios de 2003- son Ultima Online: Age of Shadows y Star Wars Galaxies: An Empire Divided , el primer Mmorpg de LucasArts, donde los usuarios podrán convivir en las galaxias de la famosa saga.

"Los gráficos de Argentum no son espectaculares y la programación es sencilla. El tema es que no fue pensado para ser algo tan grande como terminó siendo. Por eso, la manera de sostenerlo es entre todos. Si bien los grandes juegos de este estilo tienen también servidores gratis, la gente se enganchó mucho con éste, lo tomó como propio", agrega Daniela.

La participación en el juego puede ser en equipos (clanes); ya hay más de cien, muchos de ellos con su propio sitio Web. "Argentum tiene una idiosincrasia muy nuestra. Hay un 95 % de argentinos, muchos del interior, y si se compara con lo que pasa en el servidor de Argentum en España, se nota enseguida que es muy distinto", comenta Jorgelina. Si bien se hace gran hincapié en la fantasía, los parecidos con la realidad no son pura coincidencia. "En estos días hubo inflación -concluye Juan Marcelo-, subió el precio de la comida y es más difícil obtener oro. También hay protestas por cómo se eligen los GM. Las personas protestan e incluso organizan marchas. También hay cortes de caminos."

El padre de la criatura aún no puede creerlo

Pablo Márquez, creador del proyecto

Admite que en más de una oportunidad, Argentum lo desbordó.También, que hay usuarios que lo ayudan que saben mucho más que él. "Cuando comencé a programar mi experiencia era casi nula. Las expectativas también, así que tanta repercusión me sorprende -comenta Pablo Márquez, de 25 años, que estudia Análisis de Sistemas en la ciudad de La Plata- Descuidé la Facultad, que espero terminar el año próximo. Lo que más me alegra es que se haya generado un espacio donde cada uno puede ser lo que tenga ganas."

Pasos para entrar

El software se baja de la Red

Para jugar, hay que bajar el archivo argentum95full.exe desde www.argentumonline.com.ar ,e instalarlo. Desde allí se debe descargar también el msvbvm60.zip y extractarlo en la carpeta de instalación. Para comenzar, hay que conectarse a la Red y ejecutar argentum.exe . Existe una nueva versión de Argentum, llamada El Nuevo Continente , que es exclusiva para los que se conecten a la Red desde www.sacoafree.com

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?