Suscriptor digital

Los De la Sota llevan su ley de cupos al Congreso

Impulsan elevar al 50% la participación de las mujeres
(0)
2 de diciembre de 2000  

Ahora que tienen la ley en su provincia, Olga Riutort y su esposo, el gobernador peronista de Córdoba, José Manuel de la Sota, impulsarán en el Congreso la distribución igualitaria entre hombres y mujeres para cargos electivos, órganos colegiados, sindicatos y asociaciones profesionales.

Riutort, que es, además de esposa de De la Sota, secretaria general de la gobernación cordobesa, prepara ahora el proyecto de ley para que los legisladores peronistas del Congreso nacional presenten la iniciativa que aumenta al 50% la participación femenina en la listas de candidatos, que hasta ahora está reducida al 30 por ciento por la ley de cupo vigente.

La funcionaria con más poder en el gobierno cordobés sostiene que la discusión sobre la igualdad entre hombres y mujeres en la vida política, profesional y sindical llevó 30 años y que la aprobación de la ley en la Legislatura provincial tardó tres semanas. El PJ tiene mayoría en las dos cámaras de la Legislatura provincial y la principal crítica de la oposición es que no hubo debate.

"No hubiera sido posible sin el apoyo del gobernador", dice Riutort a La Nación durante una entrevista en la sede porteña de la Casa de Córdoba. Se distiende y, entre risas, admite: "Si no, lo mataba". No se refiere a cualquier político sino a su esposo, a quien en público llama por su cargo y, sólo a veces, le dice en público por su nombre de pila: José.

El gobernador es uno de los candidatos presidenciales del PJ para 2003, aunque Riutort afirma que él no piensa aún en ese proyecto.

Campaña y estrategia

Sin embargo, admite que la mejor campaña para un candidato es su gestión. "A él lo eligieron para gobernar. No habrá campaña. Sólo el que no hace nada en su gobierno puede estar pensando en una candidatura presidencial para 2003", afirma, mientras se acomoda el tallieur verde manzana y cruza las manos.

Los De la Sota harán un acto el jueves próximo en el Estadio Córdoba, del barrio Chateau Carreras, para festejar la aprobación de la "ley de igualdad", que elevó del 30 al 50 por ciento el cupo femenino. Después, el matrimonio se reunirá con sus legisladores nacionales para que presenten el proyecto en el Congreso.

Como por las sesiones extraordinarias no se puede incluir el tema, a no ser que el Poder Ejecutivo nacional lo habilite, la presentación de la iniciativa, que no tiene antecedente en el mundo (salvo una disposición similar en Suecia), se hará a comienzos del año próximo cuando se retome el período ordinario.

Sin embargo, el matrimonio De la Sota regresará a la Capital para hacer campaña por "la igualdad de oportunidades de hombres y mujeres", con apariciones conjuntas en programas de televisión.

Cuatro legisladores que responden a De la Sota habían anticipado que la esposa del gobernador encabezaría la lista de candidatos a senador nacional por el PJ cordobés. La oposición vinculó, en Córdoba, el impulso de la ley de igualdad con la pretensión de Riutort de ser candidata a senadora nacional el año próximo. Pero ella lo niega.

"No voy a ser candidata a senadora, no quiero. Mi marido lo sabe muy bien. Estoy contenta con lo que hago y quiero terminar lo que propuse como objetivo, que es la modernización del Estado", aclara. Después critica a De la Rúa porque afirma que su gobierno es "lento", pero al igual que su esposo mide sus palabras.

Esta semana fue denunciada en su distrito por cobrar una jubilación de privilegio como ex diputada nacional y ella admite que cobra lo mismo que recibe el presidente Fernando de la Rúa como ex senador. "Al asumir el cargo renuncié al plus de 2000 pesos por dedicación exclusiva porque dije que cobraba la jubilación, la que tienen casi todos los políticos que fueron legisladores", explica.

"La gobernadora"

Al principio, se muestra tranquila frente a esa denuncia, pero después endurece el tono de voz y acusa sus denunciantes (los legisladores radicales Miguel Nicolás y Martín Ambor) de robarse 800 millones del Banco Social cordobés. "Cuando expliquen qué hicieron con lo que se robaron y las corruptelas que se mandaron, me molestaré en contestar", dice. La funcionaria es conocida por su carácter fuerte. No es una tradicional esposa de político. Conoció a De la Sota en un congreso de la renovación del PJ. Cada uno tenía carrera propia.

Ella influye tanto en la gestión de De la Sota que algunos funcionarios la llaman a sus espaldas "la gobernadora". Ella reveló a La Nación que será la defensora, junto con su esposo, de la ley que podría cambiar la estructura parlamentaria, de los municipios y de los sindicatos en la Nación, si es que el matrimonio cordobés logra imponer el debate.

Los que se oponen a la gestión de "El Gallego" (como le dicen al gobernador), aseguran que existe una especulación política detrás de la "ley de igualdad": conseguir el voto de las mujeres en las elecciones legislativas del año próximo. Esa pelea legislativa es vital para De la Sota: el peronismo es mayoría en la Legislatura provincial y si la pierde, podría complicarse su gestión en los últimos dos años, justo cuando lanzaría su campaña para 2003.

La esposa del gobernador dice que está convencida de que si el cupo no se eleva al 50 por ciento en la Nación "las mujeres nunca van a llegar".

Los De la Sota están listos para comenzar la campaña. Quieren instalar el debate en el Congreso y defender la participación igualitaria de las mujeres en los centros de poder.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?