Carne de perro, víbora y murciélago

Vietnam tiene muchos toques de exotismo
(0)
1 de octubre de 2002  

HANOI.- Vietnam tiene muchos toques de exotismo. Es uno de los pocos países que sigue bajo el régimen comunista. Sus mujeres tienen fama de poseer una rara belleza: la fama se queda corta (además son muy coquetas).

La comida es exquisita, en general, pero los más atrevidos pueden probar carne de perro, serpiente, murciélago y tortuga o gusanos fritos.

Todavía es posible alquilar una bici-taxi, aunque este servicio va a desaparecer. No hay muchos espectáculos en las ciudades: el rótulo de karaoke no significa que allí se cante, es su manera de llamar lo que podría definirse como barra americana.

Sí es algo único el teatro de marionetas en el agua y la música que lo acompaña. Una de las compras más interesantes son las marionetas de madera maciza y articuladas, a precios irrisorios. También son muy baratos las cassettes y los CD con música tradicional y con copias (pirateadas) de éxitos musicales de grandes nombres internacionales.

Los turistas son bichos raros, y caen bien. Lo que más les atrae son los templos y pagodas antiguos, como el llamado Templo de la Literatura (Van Mieu), construido en el año 1070 y dedicado a Confucio, que se convirtió seis años después en la primera universidad del país y una de las primeras del mundo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?