Suscriptor digital

Murió el obispo Desiderio Collino

El año último se había retirado
(0)
5 de octubre de 2002  

A los 76 años murió ayer en esta ciudad el obispo emérito de Lomas de Zamora, monseñor Desiderio Elso Collino, que condujo la diócesis entre diciembre de 1972 y abril del año último, cuando el Papa aceptó su solicitud de retiro. Afectado de un cáncer de esófago, se encontraba internado en el sanatorio San Camilo y su estado se había agravado en los últimos días.

Enrolado en el sector más conservador de la Iglesia, Collino presidió durante dos períodos la Comisión de Comunicación Social del Episcopado, aunque su relación con los medios tuvo aristas conflictivas.

Nacido en Firmat, Santa Fe, en 1926, Collino estudió en Rosario y obtuvo la licenciatura en teología en la Pontificia Universidad Gregoriana, de Roma. Fue ordenado sacerdote en 1953.

Designado párroco de la Catedral de Rosario, el 21 de enero de 1972 fue nombrado obispo auxiliar de esa arquidiócesis. En diciembre de ese año, tras el fallecimiento de monseñor Alejandro Schell, pasó a conducir la diócesis de Lomas de Zamora.

Al margen de su acción pastoral, a lo largo de su ministerio episcopal protagonizó hechos polémicos. Durante 1982, poco después del intento del gobierno militar por recuperar las Malvinas, monseñor Collino viajó a las islas, junto con dirigentes políticos y sindicales.

Reiteradamente cuestionó con dureza los contenidos de los programas de TV y deploró "la creciente inmoralidad" de muchas producciones televisivas.

Más recordado es el episodio registrado en mayo del año 2000, cuando durante una homilía en el santuario de Luján expresó su deseo de que algunos periodistas sufrieran "un cáncer de pulmón para que se conviertan y se den cuenta de lo mal que están actuando. Aludió, sin nombrarlo, al periodista Jorge Lanata, quien había publicado notas que denunciaban a un obispo por permitir maltratos en un instituto de menores y presuntos manejos irregulares en la diócesis de Lomas de Zamora.

El exabrupto de Collino fue deplorado por instituciones periodísticas y por la propia conducción de la Iglesia, lo que llevó al obispo a pedir públicamente disculpas.

Fuera de ello, mantuvo una permanente preocupación por lograr el acceso de las diócesis a frecuencias de radio e impulsó el desarrollo de institutos técnicos secundarios.

En 1975 y 1977 viajó a Polonia para traer al país sacerdotes jóvenes. En ambas ocasiones se reunió con el arzobispo de Cracovia, cardenal Karol Wojtyla, elegido Pontífice en 1978. Tiempo después reveló que lo había impresionado su condición de "verdadero pastor, firme, enérgico, con certera visión de los problemas, dedicado totalmente a su misión pastoral".

Al cumplir 75 años, Collino fue reemplazado en la diócesis de Lomas de Zamora por monseñor Agustín Radrizzani, actualmente en funciones, y pasó a ser obispo emérito.

Sus restos son velados en la catedral Nuestra Señora de la Paz, de Lomas de Zamora. Hoy, a las 10, se celebrará allí la misa exequial y de allí partirá el cortejo para su entierro en el cementerio del Monasterio de las Carmelitas, en Luis Guillón.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?