Murió el productor y chelista Oleg Kotzarew

Cofundador de la Camerata Bariloche
(0)
19 de octubre de 2002  

El recuerdo de Oleg Kotzarew, tras su partida definitiva, el domingo último, será imborrable para muchos músicos e instituciones culturales del país.

El violonchelista, miembro fundador, integrante y empresario, sucesivamente, de nuestra Camerata Bariloche, había nacido -hijo único- en Ciscaucasia, ciudad de Piatigorsk, en el Cáucaso. Su padre, violonchelista de la orquesta del lugar, fue su primer profesor del instrumento, antes de iniciarlos con el maestro Kislovodsk. Tras instalarse en San Petersburgo, la familia fue a Roma en 1945, donde Oleg concurrió al secundario. Pero en 1948 lo encontramos ya -de 17 años- en Buenos Aires. Sin embargo, uno de los destinos fundamentales de su vida empezó a cumplirse en Tucumán, donde se perfeccionó con Palides Ricci en la Escuela de Música, y tras rendir en un concurso ingresó en la Orquesta Sinfónica dirigida por el gran maestro Carlos Cillario. En la capital norteña, donde la intensa actividad musical de los años 60 competía con Buenos Aires, Oleg se desempeña en el Departamento de Música de Difusión Cultural de 1959 a 1964, y después funda el Conservatorio Nocturno, donde dicta cátedra. Pero el capítulo fundamental de su vida artística arranca en 1965, en el Camping Musical de Bariloche, cuando ya alentaba la idea de formar un conjunto instrumental de cámara, distinto de los europeos. Esto marca el nacimiento de la Camerata Bariloche, donde, tras la creación, allí mismo, del Departamento de Música, se funden el Camping y la fundación del mismo nombre, sin que ello lo prive de ingresar en la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires. A nivel nacional, la Camerata nació en 1967, dada la repercusión de sus conciertos, con ese estilo típico de tocar de pie y en semicírculo. A partir de allí se cuentan sucesivas giras por el exterior, no sólo en Europa sino también en el Oriente y América latina. Desde que a mediados de los setenta se transformó en director ejecutivo de la Camerata, dejó el violonchelo y se internó por todos los vericuetos administrativos y todo tipo de gestión para consolidar el prestigio de la orquesta de cámara nacida en Bariloche. Kotzarew también se desempeñó como director de Música de la Secretaría de Cultura de la Nación en sendas oportunidades y del Collegium Musicum de Buenos Aires.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios