Una trasnoche que atrasa

(0)
24 de octubre de 2002  

“Yo te avisé”, programa humorístico conducido por Monchi Balestra, Silvina Luna y Analía Franchin. Notero: Willy van Brook. Producción periodística: Verónica Dávice. Coordinación de producción: Mariana María. Producción ejecutiva: Darío Naftulewicz. Lunes a viernes, a la medianoche, por Canal 9.

Nuestra opinión: regular.

Sólo hay una persona en el medio televisivo que pueda alternar humor inteligente, bizarro, cámaras ocultas, chistes de mal gusto, fisiculturistas, y no morir en el intento: Marcelo Tinelli en “El show de VideoMatch”.

“Yo te avisé” quiere seguir ese camino, pero difícilmente correrá la misma suerte. Para empezar, el programa no cuenta con una conducción fuerte y unívoca. Ese papel, en cambio, se reparte entre tres: Monchi Balestra (ex “Versus”), Analía Franchín (ex “Intrusos”) y Silvina Luna (ex “Gran hermano 2”).

Ese trío de conductores es secundado por un grupo de actores, como Willy van Brook, que se encargan de las notas y las cámaras ocultas.

Claro que esas bromas en las que se engaña a un incauto desconocido tal vez han pasado de moda. Anteayer, por ejemplo, uno de los pasatiempos de una cámara oculta fue asistir a un partido de fútbol y acosar “amistosamente” a uno de los espectadores. Hasta que el hombre se hartó, claro.

Y después nada. Ni un comentario ni un intento de darle continuidad a la sucesión de gags –grabados en exteriores o en vivo y en piso– con los que el programa pretende captar la atención del televidente, que debe pasar, más que de repente, de la citada cámara oculta a una propuesta inesperada, en vivo, en el piso: cuatro muchachos musculosos son invitados a pasar para ver quién logra sostener durante el mayor tiempo posible, con el brazo extendido, un ladrillo.Y los muchachos se prestan. Y lo hacen. Y no pasa nada. Están ahí, con el brazo extendido, sosteniendo un ladrillo.

No es tarea fácil ser la batuta de tan variado material. De los tres, Monchi Balestra es el que hace mayores esfuerzos para encajar en el papel de conductor, en tanto que Analía Franchín y Silvina Luna no logran más que ser personajes decorativos.

En general, “Yo te avisé” se presenta como una suerte de caos donde todos los que están delante de cámaras –que son muchos– gritan, se superponen, sufren de entusiasmo espontáneo, es decir, pretenden crear un ambiente de buen ánimo y aspiran a contagiárselo al espectador. Pero “Yo te avisé” olvida que, para que esto suceda, se requiere mucho trabajo y una gran dosis de naturalidad. Para mantener despierto al público no hay que gritarle, hay que ser creativo.

El decorado de “Yo te avisé” no está mal. De hecho, es uno de los mejores recursos que tiene el programa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?