Suscriptor digital

Fiebre de sábado por la noche

La banda de Rodrigo Martín compuso uno de los hits del año, basado en uno de los temas recurrentes dentro del rock: el fin de semana libre de ocupaciones
(0)
25 de octubre de 2002  

Sábado a la noche es uno de los hits del año. Y gracias a él (y a un buen disco), Juana La Loca recuperó su lugar en la escena del rock local, luego de varias idas y venidas y definitivamente alejados de aquel polémico final a trompadas entre sus integrantes, allá por 1997. Esta noche y mañana presentarán Belleza , en ND Ateneo (Paraguay 918), a las 22, con una fuerte apuesta audiovisual y la promesa de repertorio diferente para cada show.

Así las cosas, Rodrigo Martín, cantante y líder del grupo, acepta el juego propuesto y desmenuza la composición que funcionó de cortina de innumerables programas de televisión, que mantuvo una altísima rotación en los canales de videos y que se suma a la lista de canciones con el sábado a la noche como leit-motiv. "La letra está basada un poco en el sistema de organización humano, donde el despertador es el aparato más utilizado y en el que los viernes y los sábados son los días más festejados, cuando se acude a los lugares de distracción -cuenta Martín-. Un sábado podés derrumbarte en tu cama, podés estar solo o podés componer una canción como ésta. Es el día en el que no es necesario correr detrás de la directriz que el Dios marketing dispone."

Según el músico, este divertido tema es bastante más que eso. "Existe una idea preconcebida acerca de que el fin de semana, y el sábado en especial, es cuando uno debe concurrir a algún lugar para conocer a su futura pareja. Pero en realidad, una discoteca reúne a un montón de gente desencontrada. Porque si la disco fuese un lugar de intercambio emocional o verbal, vaya y pase... Creo que tiene que ver con la cultura o el aprendizaje que te dice "largate el sábado", pero te impone la noción de la vergüenza, del ridículo. Es cruel porque te lanza al encuentro, pero no te prepara para él. Sábado a la noche alude un poco a eso. Y también está el contraste entre la música, que es muy agradable, y la letra, que es un poco más pesada. Esa dicotomía creo que fue también la que la llevó al éxito: utiliza el sábado a la noche para, de alguna forma, denunciar que estoy aburrido de todos esos sábados a la noche."

Fines de semana alegres, melancólicos, oscuros, depresivos y fiesteros

  • Wadu Wadu (Virus): "Este sábado a la noche te paso a buscar, a bailar el wadu wadu que te va a encantar". Una canción que intenta sacar de la depresión a alguien.
  • Pensé que se trataba de cieguitos (Los Twist): "Era sábado a la noche, tenía plata y hacía calor". Retrato con humor de los oscuros días de la dictadura en el país, cuando los sábados a la noche estaban llenos de peligro e impunidad.
  • Sábado (Divididos): "Acariciando lo áspero, el sábado pide un beso". Comienza la década del 90 en el país y los sábados porteños se ponen sombríos, ásperos.
  • Fiebre del sábado por la noche (Bee Gees): La oda disco al sábado por la noche. John Travolta invita a bailar y a despreocuparse de todo, porque simplemente... es sábado.
  • 10.15 sábado a la noche (The Cure): "Esperando a que suene el teléfono... 10.15, sábado a la noche. Siempre es lo mismo". Un melancólico sábado como tantos otros, en la depresiva óptica del entonces joven Robert Smith.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?