Franja Morada pierde poder en la UBA

Fue derrotada en las cuatro elecciones hechas hasta ahora
(0)
30 de octubre de 2002  

Como un reflejo de la política partidaria nacional, la militancia estudiantil en la Universidad de Buenos Aires (UBA) aparece hoy astillada en múltiples agrupaciones, ninguna en posición de liderazgo, frente a casi 260.000 estudiantes más preocupados por los apuntes y las becas que por transformar la alta casa de estudios.

Franja Morada, la agrupación radical hegemónica en la UBA desde la vuelta de la democracia, en 1983, atraviesa su peor momento. Cuestionada y fragmentada, perdió las cuatro elecciones realizadas hasta ahora para renovar autoridades en los centros de estudiantes.

Derecho quedó en manos del socialismo; se repitieron las derrotas en Ingeniería y en Psicología (en ambas dirige la izquierda) y una alianza de disidentes morados con el Frente Grande se quedó con Farmacia y Bioquímica.

La crisis comenzó el año último, cuando los radicales sólo pudieron retener cuatro de los trece centros de estudiantes -Medicina, Derecho, Odontología y Farmacia, y disputan en la Justicia el de Ciencias Económicas- y se perdió la conducción de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA). Hace una década, Franja Morada llegó a controlar 10 de los 13 centros de estudiantes. Sin embargo, no aparece aún quien ocupe la hegemonía vacante.

Existen, por un lado, agrupaciones independientes, de formación reciente, que enarbolan un discurso de ruptura con la práctica política tradicional, participación y discusión sobre "la refundación de la UBA". Con siglas cuyo significado se resisten a precisar, están entre ellas TNT (Ciencias Económicas, la más antigua), PDI (Psicología), EVET (Veterinaria), SLM! (Exactas) y NBI (Derecho).

Por otro lado, se mantiene una variedad de fuerzas de izquierda, como Venceremos, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), la Corriente Estudiantil Popular Antiimperialista (CEPA) y otros frentes, identificadas con partidos políticos como el Comunista, Obrero e Izquierda Unida, que retienen el liderazgo en algunas facultades (Ingeniería, Filosofía, Arquitectura) tanto como su insalvable fragmentación.

Alianza por conveniencia

Pese a sus diferencias de base y de estilo, que no disimulan, los independientes y la izquierda armaron el año último el "Frente 20 de diciembre", con el único fin de arrebatarle la conducción de la FUBA a Franja Morada.

Se pronunciaron entonces por "eliminar el clientelismo, transparentar la administración de fondos y democratizar la FUBA", pero, aunque se bajaron precios de apuntes y se reordenó el personal en algunos centros, el transcurso del año los mostró ocupados en dirimir diferencias internas. Ahora discuten si reeditarán el matrimonio este año.

"El balance de la gestión es bueno. Me hubiera gustado avanzar con el boleto estudiantil, las residencias y los comedores universitarios, y con la reforma del estatuto de la FUBA, pero no hubo consenso", dijo a LA NACION el presidente de la FUBA, Agustín Vanella, de Derecho y miembro del MST, que cree que el frente común puede repetirse. No parece ser la opinión mayoritaria.

"Mantenemos diferencias de todo tipo con los independientes. Ellos representan el rechazo a la organización de estudiantes y trabajadores; son el reflejo de un sector conservador de la sociedad y quieren restringir su acción al campo académico. Nosotros queremos transformar el país y sumarnos a los reclamos de piqueteros, trabajadores y asambleístas", dijo Hernán Scorofitz, flamante presidente reelecto del centro de estudiantes de Psicología.

En las elecciones de la semana última, un frente liderado por el Partido Obrero (EPA), retuvo el centro por segundo año consecutivo, con el 49,29% de los votos, seguido por PDI (21,95%) y Franja Morada (13,98%).

Desde el sector independiente, en tanto, coinciden en que la alianza con la izquierda fue sólo táctica.

"Por suerte no se está consolidando una fuerza hegemónica, sino que se están definiendo identidades. El desafío no es construir una organización, sino plantear la discusión de qué universidad queremos y generar en los estudiantes una inquietud por cambiar las cosas", señaló Federico Ravina, miembro de NBI, que en las recientes elecciones en Derecho quedó en segundo lugar, 14 votos detrás del socialismo triunfante.

Dos situaciones colaboraron en la caída de Franja Morada. El final del gobierno de Fernando de la Rúa y el desprestigio del partido radical, por un lado, y el término de los 16 años de Oscar Shuberoff al frente de la UBA, con quien siempre mantuvieron muy buenas relaciones.

"Franja Morada fue desapareciendo porque estaba acostumbrada a tener que ver con el poder político. Este año hicimos una autocrítica fuerte, porque algunos piensan que todo sigue igual", dijo un dirigente radical.

Tras haber considerado la posibilidad de una ruptura formal con el radicalismo y hasta una integración al ARI, la mayoría de los morados hoy comparte la idea de "seguir perteneciendo al partido y apostar a que se renueven sus propuestas".

"Queremos armar un grupo político nacional con los jóvenes, sin referentes partidarios, sino con un proyecto", dijo Emiliano Yacobitti, radical y presidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA), que la agrupación controlará hasta comienzos del año 2004.

"Creo que en el mediano plazo Franja Morada se va a renovar, porque no hay otra alternativa, y va a volver, quizá no con la hegemonía que tuvo", concedió.

Los radicales están jugando una carta fuerte por estos días en la Facultad de Ciencias Económicas, su tradicional bastión y la más grande de la UBA, con más de 42.000 alumnos.

Durante este año, el centro de estudiantes estuvo tironeado entre Franja Morada y la agrupación independiente TNT, ambas reclamando como propio el triunfo en las últimas elecciones de 2001. El resultado definitivo está en manos de la Justicia.

Mientras se acerca el momento de volver a renovar autoridades, la tensión crece. TNT se adelantó y reunió a un grupo de organizaciones sociales y de derechos humanos que formaron la "Multisectorial por la Democracia Universitaria", que hoy convocará a todas las fuerzas a acordar un marco electoral para convocar a los comicios.

Por su lado, la Junta Electoral del centro que afirma conducir Franja Morada sumó a diez fuerzas más -TNT no fue de la partida- e hizo el llamado formal a elecciones, como dice el estatuto, para la semana próxima. Además, convocaron a veedores de la Inspección General de Justicia para asegurar la transparencia.

Comicios pendientes

Durante esta semana se definen las elecciones en las facultades de Arquitectura -que ganó la izquierda el año último-, Medicina -donde Franja Morada sufrió un cisma- y Filosofía y Letras, tradicionalmente en manos de la izquierda.

La semana próxima, en tanto, se votará en Ciencias Sociales, cuyo centro estudiantil está en manos Movimiento para la Refundación de Sociales, un frente de izquierda e independientes que desde hace dos semanas mantiene tomado el Rectorado de la UBA.

En todas las facultades, la estrategia radical será "presentarnos a elecciones y demostrar que con las nuevas agrupaciones no hubo cambios. El estudiante necesita capacitación gratuita, becas, apuntes baratos y respaldo académico. Ese es el rol de la política universitaria", afirmó Yacobitti.

Los militantes decididos a pelearse contra la apatía estudiantil -en Psicología votaron sólo 4500 de los 16.000 estudiantes empadronados, en elecciones no obligatorias- tienen una oportunidad única.

"La UBA es un lugar para demostrar cómo se pueden hacer las cosas de manera diferente. Aquí se están formando los nuevos dirigentes", reflexionó Vanella.

Resultados

Ya votaron: en Derecho ganó el socialismo; se reeligió un frente de izquierda en Psicología; se impuso la CEPA en Ingeniería, y un grupo de radicales disidentes y del Frente Grande, en Farmacia.

Faltan votar: Arquitectura y Filosofía (hoy en manos de la izquierda), Ciencias Sociales (izquierda e independientes), Exactas, Veterinaria y Agronomía (independientes), Medicina (radicales disidentes), Ciencias Económicas (en disputa judicial) y Odontología (Franja Morada).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?