Suscriptor digital

Livio G. Kuhl

El fallecimiento
(0)
4 de noviembre de 2002  

Livio Guillermo Kuhl, ex dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA) y ex ministro de Industria y Minería del último gobierno militar, falleció el viernes pasado, a los 74 años, en esta Capital.

Empresario de amplia trayectoria en las industrias papelera, automotriz y alimentaria, había participado de las obras que permitieron el año pasado reinaugurar la sede de la UIA, el llamado Palacio de la Industria, en la intersección de la Avenida de Mayo y 9 de Julio.

Kuhl había nacido en Buenos Aires el 8 de mayo de 1928. Con sólo 22 años egresó como ingeniero industrial, con diploma de honor, de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Casado y con dos hijos, se desempeñó entre 1951 y 1972 en cargos directivos de empresas como Acacia, Forestadora del Litoral, El Cacique, Mineroquímica, Celulosa Jujuy -de la que fue presidente- y Mati.

En 1973 encabezó el comité ejecutivo del Centro de Investigación de la Celulosa y el Papel del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y alcanzó la vicepresidencia de Papel Prensa.

En los dos años posteriores se desempeñó en el directorio de la firma Ernesto Tornquist y Cía., de la Compañía Introductora de Buenos Aires (CIBA) y en la Comisión Nacional de Bosques, en representación de la Asociación de Fabricantes de Papel.

En el gobierno militar

En 1976 el Proceso lo designó director del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Entre 1977 y 1979 fue titular del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA).

A fines de agosto de 1981 el entonces presidente de facto, general Roberto Viola, lo nombró ministro de Industria y Minería en reemplazo de Eduardo Oxenford. Hasta ese momento Kuhl se desempeñaba como prosecretario primero de la UIA.

Kuhl permaneció sólo unos meses como ministro, mientras duró el gobierno de Viola. Después volvió a la UIA por pedido de sus colegas industriales, que apreciaban en él la capacidad para generar consensos y solucionar conflictos.

En los años ochenta Kuhl se desempeñó como presidente de la filial argentina de la automotriz sueca Saab Scania. Era uno de los llamados capitanes de la industria .

Más tarde se sumó a la conducción de la automotriz Sevel, de la sociedad holding Socma (grupo Macri), que fabricaba modelos de las marcas Peugeot, Fiat y Chevrolet.

Cuando se desintegró Sevel, a mediados de los años noventa, se sumó a Socma Alimentos. Como dirigente de la UIA siguió involucrado en temas de la industria automotriz y representó al sector privado en las negociaciones del régimen automotor del Mercosur firmado en 2000.

Hace poco tiempo se le detectó un cáncer. El viernes se rindió un minuto de silencio en la clausura de la Octava Conferencia Industrial Argentina en homenaje a su persona y a su larga trayectoria.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?