Suscriptor digital

Una familia en dos hemisferios

Daniel Amiano
(0)
13 de diciembre de 2000  

A Libertad Lamarque nunca le gustó mucho hablar de su familia ni de su vida privada en general. Se sabe, claro, que su primer matrimonio lo formó con el director de orquesta Emilio Romero, con quien tuvo su única hija, Mirtha Romero Lamarque.

Mirtha es dueña de un récord notable: comenzó su carrera artística hace sólo dos años, cuando tenía 71, con el nombre de Mirtha Deluca (el apellido de su marido).

En ese momento, la hija de Libertad editó su CD "Tangos de la luna curiosa", producido por Litto Nebbia para su sello Melopea.

Libertad pudo pasar los últimos días al lado de su hija: Mirtha estaba en México desde la semana última; viajaron a esa ciudad algunos de sus cinco hijos. El sexto, Leonardo, murió a los 18 años, y de ese tremendo dolor jamás quiso hablar públicamente la señora Lamarque.

En cambio, Claudia Deluca (otra de las nietas de Libertad) se quedó aquí y atendió la llamada de La Nación : "Uno sabe que esto tiene que suceder, pero igual nos tomó por sorpresa. Ella estaba en plena actividad; vivió siempre muy intensamente".

Claudia también intentó una breve definición de su abuela: "Hasta el nombre es grande: Libertad Lamarque... no podía ser otra cosa que una gran estrella, ¿no?"

Dos matrimonios

De todas formas, el contacto entre los nietos y la abuela siempre fue esporádico. Libertad se autoexilió en México en 1946 luego de instalarse en Cuba por un año, tras haberse ido de la Argentina por causa de una famosa pelea con Evita que tiempo después agradecería, ya que le permitió trascender las fronteras.

Su hija, Mirtha, que entonces tenía 17 años, se quedó en Buenos Aires con sus abuelos, mientras Libertad buscaba dónde instalarse.

En México, Libertad formó un segundo matrimonio con Alfredo Malerba, pero las cosas tampoco salieron bien. Después de su separación, a fines de los años 80, no formalizó nuevas relaciones.

Siempre dio a entender que no tuvo suerte en sus matrimonios, pero nunca quiso dar detalles. Lamarque repitió una y otra vez, públicamente, su arrepentimiento por haber formado esos matrimonios, reflexión que siempre concluía con su deseo de haberse "mantenido soltera".

Aun cuando en México se le atribuyó un romance con el actor mexicano Luis Infante, Libertad no daba espacio para la duda cuando afirmaba que nunca tuvo romances pasajeros.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?