Con necesidades comunes, más allá del Este y el Oeste

La firma Hanssem organizó un concurso de viviendas para las familias de hoy
(0)
6 de noviembre de 2002  

Familias de sociedades industriales y urbanas, donde los padres salen a trabajar muy temprano y donde los compañeros inseparables del hijo -único- son la TV, el DVD y la Internet, buscan espacios más adecuados para los nuevos roles y las funciones impuestos por el progreso. Esta visión crítica del siglo XXI motivó a la empresa coreana Hanssem a organizar el segundo concurso internacional Diseñando más allá de las fronteras del Este y el Oeste , que recibió más de 520 propuestas, de 49 países, y que contó con los arquitectos Arata Isozaki (Japón), Li Chung Pei (EE. UU.), Alessandro Mendini (Italia), Seok-Chul Kim (corea) y Yung Ho Chang (China), como miembros del jurado.

Los diseños debían responder a tres claves: el espacio digitalizado, donde concurra la comunicación y cooperación entre los miembros de la familia en forma armoniosa; la cultura de la cocina, un lugar útil, eficiente y adaptado a la vida hogareña como "una pequeña plaza cultural"; y un nuevo espacio creativo, pensado como un ambiente para "la relación entre padres e hijos, cuerpo y mobiliario, medios de información, originalidad y competencia, formador de los líderes del futuro".

Uno de los trabajos premiados, del arquitecto argentino Oliverio Najmías, es el que ilustra esta página (también ver recuadro).

Cocina cultural

"La vida de la casa se organiza en torno del núcleo-cocina, en dos niveles y con un mueble móvil que sube y baja. Comienza el día en el nivel más bajo (dormitorios): se desayuna en el jardín y se sale a trabajar o estudiar, por un nivel intermedio; a la vuelta, uno se dirige a la planta alta para reunirse con la familia en la sala, y luego cenar."

Vivencias del medio digital

La propuesta del arquitecto Oliverio Najmías compartió el tercer lugar con el equipo de los argentinos María Eugenia Gatti y Maximiliano Lucas Bolotner y otros nueve equipos de diferentes partes del mundo (más información en www.hanssemcompe.com ).

Najmías propuso que el concepto de espacio digitalizado debía expresarse no tanto por la incorporación de artefactos tecnológicos en un espacio euclidiano, sino directamente por medio de espacios de geometría booleana, posibles únicamente gracias a la computadora y los programas 3D. Así también se respondería a la premisa del espacio creativo, en el que los usuarios se relacionan de manera no tradicional, es decir, que uno puede sentarse o acostarse en los desniveles y quiebres de la arquitectura, prescindiendo de mobiliarios y accesorios. Si bien Najmías admite que el diseño topológico no se explotó al máximo, cree que la vida de la casa se organiza bien en torno del núcleo-cocina (ver Cocina cultural ).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?