Suscriptor digital

Tragedia en el Turismo Carretera en Buenos Aires

Un banderillero murió y un mecánico resultó herido tras ser atropellados por el Chevrolet de Alejandro Urtubey, que se descontroló y se despistó en la recta principal durante la carrera de TC Pista
(0)
11 de noviembre de 2002  

La tragedia golpeó nuevamente al automovilismo. Esta vez fue en la carrera del TC Pista, cuando el auto de Alejandro Urtubey se descontroló y en medio de trompos atropelló al banderillero Osmar Soilán, de 30 años aproximadamente, que falleció en el Hospital Francés, y al mecánico Sergio Nogueira, de 18, que sufrió politraumatismos.

La escena fue impactante. La competencia experimentaba el ingreso del auto de seguridad y cuando el salteño Urtubey desaceleraba en la recta principal, recibió un golpe de atrás y el Chevrolet se cruzó al sector derecho, justo donde finaliza el paredón de boxes. Allí se encontraba Soilán, que intentaba señalizar a un piloto que se había quedado del otro lado de la pista.

El coche de Urtubey golpeó al auxiliar de pista y se desplazó haciendo trompos por más de 100 metros, atropellando al mecánico Nogueira, que corría hacia la primera curva para asistir al auto de Hernán Liporati. Tras el impacto, Nogueira salió despedido al otro lado del guard-rail.

El doctor Rodolfo Balinotti, a cargo de la Unidad Soporte y Atención Inicial del Trauma que acompaña a la categoría, asistió a los accidentados. “Ambos se encuentran lúcidos, con politraumatismo, pero sin traumas cervical y craneano. Tienen pronóstico reservado y fueron derivados al Hospital Francés”, fue el comentario inicial de Balinotti.

Al lugar se acercó el piloto Alejandro Urtubey. Si bien le indicaron que ambos, dentro de la gravedad de la situación, se encontraban compensados, el conductor estalló en llanto y volvió a su box. Urtubey, oriundo de Salta, es uno de los dueños del equipo con el que se desempeña Juan María Traverso, que anteayer abandonó la clasificación y se fue del autódromo Oscar Alfredo Gálvez, debido al mal rendimiento del motor de reserva alistado por José Miguel Herceg.

Urtubey también llamó la atención semanas atrás por anunciar la construcción de un autódromo en Necochea, “similar al de Monza y con miras a intentar traer nuevamente la Fórmula 1”.

Un estado de tranquilidad volvió al autódromo al saberse que ambos accidentados fueron trasladados lúcidos. Aunque cuando Ledesma, Ortelli y Occhionero subieron al podio del TC se conoció la noticia que confirmaba la muerte de Soilán.

“En el traslado del banderillero se definió llevarlo al hospital Santojanni, debido a la proximidad del nosocomio. Allí se lo recibió y una vez compensado, ya que sufrió un paro cardiorrespiratorio, se lo derivó al Hospital Francés. No sé por qué se lo derivó al otro hospital, cuando en el Santojanni, que es un hospital público, lo podrían haber dejado”, comentó Balinotti.

En el hospital Santojanni se indicó que el paciente fue atendido y una vez compensado se decidió el traslado porque el Francés cuenta con aparatos de mayor complejidad y por la cobertura de la obra social. Nogueira sufrió una fractura expuesta de fémur izquierdo, además del politraumatismo.

El automovilismo vuelve a sacudirse con una tragedia. La última muerte en una pista argentina fue el 14 de abril de este año, cuando perdió la vida Matías Rico, en un accidente en una carrera de la Fórmula Renault, en Río Cuarto.

Anteriormente, en el Turismo Carretera el reportero gráfico Roberto Abarza falleció al ser impactado por el auto de Diego Ponte, en Rafaela, el 1° de mayo de 2000. El 31 de julio de 1998, también en el circuito santafecino, murieron los tripulantes del Dodge de Raúl Petrich y Oscar Lofeudo. En el TC 2000, la última jornada trágica fue el 28 de noviembre de 1999, cuando Luis Belloso atropelló a un chico de 14 años en la vuelta de honor.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?