Canarias, un puente entre continentes

Busca abrirse al mundo y diversificar sus negocios
(0)
19 de noviembre de 2002  

CANARIAS.- Se dice que siempre hay viento a favor para los que saben a dónde quieren ir. Algo de esto debe estar pasando con los empresarios españoles que están disfrutando los beneficios de haberse fijado un norte: la internacionalización de sus compañías. Y por más que pueda parecer una moda, la cuestión es que la presencia de empresas españolas en los mercados internacionales ya tiene más de quince años.

Desde el momento en que el Estado y el sector privado, en especial la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, decidieron apoyar todas las iniciativas enfocadas a dar presencia internacional a los negocios españoles, el fenómeno fue tomando su propia inercia hasta involucrar a las medianas y pequeñas empresas. Se ha cambiado radicalmente una forma de pensar los negocios en este país que excede ampliamente a Repsol, Telefónicas o el banco Santander.

El príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, heredero de la corona española, al inagurar el lV Congreso de Jóvenes Empresarios Iberoamericanos, definió este concepto en forma redonda cuando dijo que se debe "romper el cascarón de las fronteras y salir afuera a conocer el mundo y traer el mundo a España".

Este congreso, que reunió a 21 delegaciones de latinoamericanos, argentinos incluidos, africanos y europeos, se realizó recientemente en las islas Canarias lo que no es del todo casual. Es que esta región autónoma de España tiene la pretensión, así lo han dicho todas sus autoridades, de internacionalizarse convirtiéndose en el puente natural que conecte comercialmente a América latina con Africa y Europa. Y argumentos no le faltan para defender esta afirmación.

Recursos

En primer lugar tienen los recursos obtenidos de 14 millones de europeos sedientos de sol que anualmente invaden este archipiélago de siete islas poblado por 1,7 millón de canarios. Canarias fue una de las tres regiones autónomas de España que más crecieron en los últimos cinco años con un 30,2% de incremento.

Pero vale aclarar que si bien dependen casi exclusivamente del turismo, que alcanza el 80% de su PBI de 24.700 millones de euros, la actividad está en su punto de saturación sin margen para seguir creciendo en las islas. Los canarios observan que llegó el momento de diversificar. Creen que pueden sacar ventajas de su ubicación geográfica (están a sólo 80 kilómetros del continente africano), de su pertenencia a la Unión Europea, y de la lengua castellana que los conecta con toda América latina. Y por eso han implementado una serie de programas de incentivos a la inversión, ayudas y subvenciones para convertirse en el puente que conecte los tres continentes. El ministro de Asuntos Agrarios y Producción de la provincia de Buenos Aires, Rafael Magnanini, que fue invitado por el gobierno de Canarias para disertar sobre las oportunidades de negocios en la provincia, cree que más que un puente, Canarias puede convertirse en una muy buena plataforma para la exportación de los productos bonaerenses.

"Debemos comprender que los que exportan son los países y no las empresas. Nuestro principal campo de acción, aprovechando la ventaja cambiaria, es brindar un fuerte impulso a la pequeña y mediana empresa, verdadero destino de nuestra política. Cuando un empresario internacionaliza su empresa debe encontrarse con un Estado que lo acompañe, lo estimule y ayude en este nuevo desafío de instalar nuestros productos en el mundo", comentó Magnanini a la vez que destacó que en Canarias hay "una gran cantidad de oportunidades que debemos cristalizar."

"De hecho, una misión de empresarios canarios interesados en la compra de materiales para la construcción, y en efectuar inversiones en hotelería, arribará a Buenos Aires en breve", adelantó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?