El amor, una excusa para el suspenso

"Cabecita", telenovela protagonizada por Agustina Cherri y Alejo Ortiz. Elenco: María Rosa Gallo, Antonio Grimau, Verónica Vieyra, Norberto Díaz, Stella Maris Closas y Patricia Viggiano, entre otros. Autores: Enrique Torres y Raúl Lecouna. Colaboración autoral: Miguel Angel Vega. Escenografía: Martín Seijas. Vestuario: María Vilariño. Iluminación: Gerardo Soldatos. Producción ejecutiva:Ornella Zampicinini. Dirección estudio: Jorge Montero y Carlos Olivieri. Dirección exteriores: Gaita Aragona. Producción general: Raúl Lecouna. Lunes a viernes, a las 13, por Telefé. Nuestra opinión: bueno.
(0)
5 de enero de 2000  

En apariencia, "Cabecita", el nuevo culebrón de Telefé que ocupa el horario que dejó la exitosa "Muñeca brava" de Natalia Oreiro, encaja en las reglas generales del género de la telenovela. Ricos y pobres se oponen en términos clásicos: la familia adinerada es presentada como un nido de víboras, los personajes de condición humilde como personas de gran corazón. Los ricos se enfrentan por dinero; los pobres, por sus pasiones: Boca o River, Ricky Martin o Chayanne.

En ese contexto se cuenta la historia de Lucy (Agustina Cherri), la chica del campo que llega a la ciudad huyendo de la muerte de su padre, asesinado por cuenta del malvado de la historia, Mariano Núñez Zamora (Norberto Díaz). Lucy es en "Cabecita" quien representa a los humildes, mientras Esteban (Alejo Ortiz) será el joven de familia rica que la enamore. Claro que Esteban es una buena persona, y como tal, carga con el suicidio de su padre, desesperado por la ruina económica provocada, por supuesto, por Núñez Zamora.

La originalidad

Como es lógico, para beneficio del ritmo dramático, no sólo los protagonistas de ambos mundos se entrecruzan. En el bar de una estación de servicio -tan de moda en el Buenos Aires actual- conviven los empleados de bajos recursos y los clientes del barrio acomodado. El poderoso Núñez Zamora paga los favores de la prostituta Estrella (Jessica Schultz), una faceta que Lucy desconoce de su tía Coca. Y Ana María (Noemí Frenkel), la madre de Lucy, es la desaparecida hija de los Nuñez Zamora, repudiada por haberse casado con un taxista devenido peón de campo.

Más allá de las eficaces interpretaciones de Mirta Wons (China), Roly Serrano (Fito) y Andrés Vicente (Tucán), como responsables de los momentos risueños del programa, el humor no pesa en "Cabecita" como lo hacía en "Muñeca brava". La fuerza de esta nueva novela de Enrique Torres -en este caso autor junto a Raúl Lecouna- reside en el suspenso.

Los obvios trazos gruesos del género son planteados con una multiplicidad de subtramas que lo enriquecen. Es decir, se sabe quién es el villano y quiénes las víctimas, pero el guión reserva en favor del suspenso el cómo de todas las situaciones. Así, María Rosa Gallo (Sofía Núñez Zamora) y Norberto Díaz (Mariano Núñez Zamora) están a cargo de los personajes más intrigantes, hecho que sostienen con solidez. Estas figuras claves de "Cabecita" son los grandes aciertos de un producto que abreva más del relato de suspenso que de la novela rosa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?