Un Ciclón que hizo historia

Hace 30 años, San Lorenzo logró un récord: fue el primer bicampeón profesional en el mismo año en el fútbol argentino, tras ganar el Metropolitano y el Nacional
Ariel Ruya
(0)
17 de diciembre de 2002  

Lo bautizaron El equipo computadora , porque jugaban todos de memoria. Hizo historia San Lorenzo en 1972, hace ya 30 años: fue el primer conjunto profesional del fútbol argentino que logró, en un mismo año, dos torneos: el Metropolitano y el Nacional, en forma invicta. Lo llamaron el primer bicampeón.

Fue un lujo azulgrana, como lo es este 2002, el año del fin del maleficio internacional. Dirigido por el recordado Toto Lorenzo, aquel equipo tuvo oficio, despliegue, sacrificio y ráfagas de buen juego. Contó con apellidos ilustres, como Irusta, Cocco, Rezza, Telch, Chazarreta, Fischer, Espósito, Scotta y tantos otros. Como Sanfilippo, que volvió a su casa , ya con 38 años.

Para la época, no tuvo la vistosidad de otros campeones. No tuvo el brillo ni el talento de los Matadores del 68, por ejemplo. Su promedio de efectividad del Metropolitano fue de apenas 1,73% por cotejo. Pero le sobraron guapeza, solidez y convicción ganadora. Y logró el título con comodidad, a seis unidades de Racing (las victorias valían dos puntos). Uno de sus mejores partidos fue ante River: lo goleó por 4 a 0, en el Monumental, con tres tantos de Fischer y uno de Sanfilippo. Ese cotejo marcó el despido de Didí, DT millonario.

Juan Carlos Lorenzo siguió fiel a su libreto: reforzó aún más a la defensa y buscó sorpresa para los últimos metros. Y les infló el pecho a los protagonistas. "Este equipo está destinado a hacer historia" , dicen que dijo el exitoso entrenador. Y San Lorenzo buscó su lugar dentro de los mejores. En 1967 se había creado el Nacional, la excusa ideal para reunir a los conjuntos poderosos con los del interior.

Y San Lorenzo se abrazó al certamen -y a la historia- en forma invicta, con el 89,2% de efectividad. La final fue ante River, en Liniers, el 17 de diciembre, 30 años atrás. Ante 53.000 personas, el equipo de la computadora, el conjunto que tenía todo bajo control, desperdició un penal en el último minuto, en el botín derecho de Chazarreta. Pero la gloria se alcanzó en el alargue, con el inolvidable gol de Figueroa. Y San Lorenzo hizo historia. Bicampeón... en el mismo año.

Por: Ariel Ruya
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?