Descuartizador de Belgrano: sospechan que habría otra víctima

La justicia cree que el detenido por la muerte de Susana Tramasera puede tener una vinculación con el crimen de otra científica del Conicet, ocurrido en junio último
(0)
17 de diciembre de 2002  • 09:42

La justicia sospecha que otra investigadora del Conicet asesinada hace seis meses en la localidad bonaerense de Vicente López sería víctima del hombre que a principios de diciembre mató y descuartizó a otra científica.

Fuentes judiciales precisaron que en el marco de la causa por el crimen de la investigadora Susana Tramasera, cuyo cuerpo apareció descuartizado en una vivienda del barrio porteño de Belgrano, surgieron nuevos indicios que lo vinculan con el caso de Vicente López..

Por el crimen de Belgrano fue detenido un presunto pai umbanda, sospechado del homicidio.

A raíz del relato de un testigo, el juez de instrucción Marcelo Alvero tomó contacto con la policía de San Isidro y detectó que en esa jurisdicción, el 3 de junio pasado, había sido asesinada otra investigadora del CONICET, amiga de Tramasera.

El 3 de junio de este año, la geóloga Patricia Galán de Moi apareció muerta de un certero golpe en la cabeza en su casa de Vicente López.

El magistardo tomó contacto con los investigadores del otro crimen, y detectó una declaración de una empleada doméstica que describió físicamente a un hombre que visitaba a Galán de Moi: un hombre alto, de anteojos, aspecto desaliñado, semicalvo y con una colita recogiendo sus cabellos.

La descripción coincide con la del detenido por el crimen y descuartizamiento de Tramasera, cuyo nombre se mantiene en reserva.

Objetos similares fueron secuestrados en los domicilios de ambas víctimas, como figuras de ángeles, velas y otros elementos presuntamente utilizados para rituales, revelaron las fuentes.

Los investigadores tratan de determinar ahora si el supuesto homicida había trabado con ambas mujeres una relación personal más allá de la amistad.

El médico forense que realizó la autopsia al cuerpo de Tramasera, Osvaldo Raffo, sostuvo en su informe que el autor del crimen"no era la primera vez" que obraba de esa manera, conclusión a la que llegó al analizar el golpe de la cabeza, uno solo que acabó con la vida de la mujer.

Informes psiquiátricos realizados al presunto homicida -detenido desde principios de diciembre- indicarían que se trata de "un gran simulador" que, no obstante, "comprende la criminalidad de sus actos" y, en consecuencia, no podría ser declarado inimputable por insania.

Además, fuentes del caso revelaron que en las últimas horas se presentó ante el juzgado del magistrado Alvero una supuesta hermana del pai. La mujer habría confesado tener una mala relación con su hermano, que, según reveló, "enloqueció" después de la muerte de la madre de ambos, pues tenía "un gran complejo de Edipo".

La madre del presunto homicida, siempre según ese relato, murió el 29 de mayo pasado, cinco días antes del crimen de Galán de Moi.

Fuente: DyN

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?