Estudian por primera vez el cráneo de un dinosaurio patagónico

El giganotosaurus tenía un olfato más fino que el del tiranosaurus, pero peor vista
(0)
3 de enero de 2003  

En la Argentina, el estudio del cráneo de los dinosaurios -más precisamente de un área denominada basicráneo - es aún hoy un campo de investigación prácticamente virgen. A la falta de interés en el tema expresado por la comunidad paleontológica internacional, en nuestro país se le suma la falta de acceso a la aparatología necesaria para emprender su estudio.

Cuenta Rodolfo Coria, director del Museo Carmen Funes de Plaza Huincul, Neuquén, que el estudio mediante tomografía computada del basicráneo de un ejemplar de Giganotosaurus carolinii hallado en esa provincia en 1993 debió ser realizado en Canadá, ya que "en las clínicas privadas donde disponían de esta tecnología me decían que no podían hacerlo, porque mi giganotosaurio no estaba afiliado a ninguna prepaga y ni siquiera contaba con obra social".

Los estudios del basicráneo del giganotosaurus de Coria constituyen los primeros en su tipo realizados a un dinosaurio argentino. Estos revelan que los lóbulos olfatorios del dinosaurio carnívoro más grande conocido a la fecha estaban más desarrollados que los de su equivalente en el hemisferio norte, el famoso Tiranosaurus rex . Sin embargo, la comparación de ambos basicráneos revela que este último habría tenido lóbulos ópticos más desarrollados que los del dinosaurio patagónico.

"Esto sugiere que el giganotosaurus habría tenido un sentido del olfato más fino y desarrollado que el tiranosaurus, pero una vista menos eficiente -plantea Coria-. Uno puede suponer que el giganotosaurus estaría mejor adaptado para la caza nocturna", actividad para la cual un buen sentido del olfato resulta de mayor utilidad que la vista.

Los resultados del estudio se publican en la edición de enero del Journal of Vertebrate Paleontology.

Cuestiones de parentesco

"La tomografía computada nos permitió introducirnos adentro del cráneo sin destruirlo ni alterarlo, para estudiar la morfología del cerebro", comenta el paleontólogo argentino. La descripción anatómica resultante permitió a Coria y a su colega canadiense Philip Currie, del Royal Tyrrell Museum of Paleontology, comparar el basicráneo del giganotosaurus con los de otros dinosaurios carnívoros patagónicos.

"Encontramos caracteres compartidos con otros dinosaurios argentinos, como el carnotaurus y el abelisaurus -cuenta Coria-. Lo que genera varios interrogantes ya que estos dinosaurios pertenecen a familias diferentes, aunque quizá no sean tan distintas. En nuestro estudio abrimos la discusión sobre estos parentescos."

Por otro lado, la tomografía computada permitió determinar que el cerebro del giganotosaurus, que se pudo ver presentaba la forma y el tamaño de una banana, no llegaba a un volumen de un litro; bastante poco para un animal de más de 12 metros de largo que pesaba seis toneladas.

"Aun así, el cerebro del giganotosaurus sería ligeramente mayor que el del tiranosaurus, lo que confirma al dinosaurio patagónico como el dinosaurio carnívoro más grande del mundo", afirma Coria.

A pesar de que esconden en su interior un importante caudal de información sobre la evolución de los dinosaurios, el estudio de los basicráneos de estos reptiles prehistóricos siguen siendo relegado. ¿Dónde reside la importancia en términos evolutivos del estudio de esta región del cráneo?

"El basicráneo es una parte muy interesante del esqueleto de estos animales, porque no ha cambiado mucho desde las formas ancestrales que hace 200 millones de años dieron origen a los dinosaurios hasta las más recientes, a diferencia de los huesos de las patas que sí se han modificado -explica Coria-. Los mamíferos, por el contrario, se han especializado en sofisticar su basicráneo y mantener los huesos de las patas sin grandes modificaciones."

"Es muy interesante incorporar a nuestros estudios este tipo de información basada en caracteres evolutivos", concluye el paleontólogo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?