Florida, acosada por la venta ilegal

La Asociación de Amigos lanzó ayer una fuerte ofensiva contra el gobierno de Ibarra
(0)
7 de enero de 2003  

Poco a poco, desplegaron sobre la vereda mates, collares, cinturones, billeteras, ropa, juguetes de plástico, todo separado por pocos metros. Y recrearon la controversia que diariamente los enfrenta con los comerciantes legalmente constituidos a lo largo de la peatonal Florida.

Según pudo comprobar LA NACION en un recorrido realizado ayer por esa vital arteria para el comercio con el turismo local y del exterior, entre las calles Viamonte y Bartolomé Mitre, la modalidad de invadir la amplia vereda tiene ahora un detonante de peso para avivar la polémica: los vendedores ambulantes ya no se instalan allí desde las 19, sino desde las 10, a contrapelo de lo que acordaron con las autoridades de la ciudad de Buenos Aires.

"Todo lo que venden ellos es lo que dejamos de vender nosotros, que pagamos impuestos, alquiler y salarios, mientras ellos no pagan nada", se quejó Marcelo, un comerciante que integra la Asociación de Amigos de la Calle Florida, y que pidió reserva de su apellido por temor a posibles represalias. Según relató, en dos oportunidades los vendedores ilegales ingresaron a los gritos en su local y lo intimidaron.

La mayoría de los vendedores ambulantes consultados dijo que se había organizado espontáneamente para retornar ayer a la peatonal que, como símbolo de la controversia, apareció taponada de carteles de los comerciantes legalmente establecidos agrupados en la Asociación Amigos de la Calle Florida, por medio de los que critican duramente el desinterés del gobierno por no defender, a su juicio, el trabajo de quienes están habilitados para ejercerlo.

"Pagan coimas"

Marcelo, el comerciante que prefirió no dar su apellido y que es dueño de cuatro locales de venta de ropa de cuero, dijo respecto de los vendedores ambulantes que "tienen contactos con los inspectores y hoy (por ayer) están todos porque sabían que se iba a hacer un operativo en Retiro". Por lo tanto, podrían instalarse sin problemas. "Pagan coimas que van desde los 5 a los 30 pesos por día a los inspectores que, a cambio, les informan qué día y a qué hora realizarán los operativos de control", afirmó.

Consultada por LA NACION la secretaria de Gobierno y Control Comunal del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Silvana Giudici, afirmó que "el gobierno tiene la decisión de no permitir la ocupación de Florida y ese objetivo se consigue con perseverancia". Y agregó: "No se puede intervenir con un ejército, hay que hacerlo selectivamente, de a poco", debido a la gran cantidad de personas que circulan por allí diariamente. "Esto se le explicó a los comerciantes", dijo.

Respecto de la acusación formulada por el comerciante de la Asociación de Amigos de Florida sobre inspectores que cobrarían coimas a los vendedores, Giudici dijo que dichos vendedores no han realizado las denuncias correspondientes, para lo que existen mecanismos disponibles. Y agregó que ha dispuesto dos cesantías y cinco exoneraciones de inspectores, casi todas por cohecho, aunque aclaró que no todas corresponden a los que actúan en la vía pública.

Como se dijo, cientos de afiches fueron pegados ayer por los comerciantes habilitados para realizar su trabajo en cabinas telefónicas y se colocaron numerosos pasacalles. Entre otros, se destacaban algunos que rezaban: "Ibarra ¡inútil!, destruiste la calle Florida, éstos son algunos de los logros de tu gestión para esta calle: pungas , gitanos, vendedores ambulantes, cartoneros, mendigos, etc. Los turistas y los porteños agradecemos tu eficaz labor".

Según la ordenanza 33.266, en la vía pública únicamente pueden venderse garrapiñadas, maníes, helados y café. Está prohibida la venta de alimentos, de productos manufacturados y de artesanías, excepto en las ferias especialmente habilitadas.

"Operativos diarios"

Giudici dijo que el trabajo de recuperación de la calle Florida comenzó hace tres meses, con guardias rotativas de 10 a 15 inspectores que permanecen allí durante todo el día, asistidos por personal policial. Con respecto a la presencia de los vendedores, Guidici aseguró, a las 17.50 de ayer, que en ese momento se estaba realizando un decomiso en Florida.

"Desde el primer momento pusimos todos los recursos disponibles, pero se nos hace complicada la permanencia en cada lugar: en Chacarita, en Florida, en Retiro", argumentó. Y agregó que todos los días se hacen operativos, en distintos horarios, como el realizado ayer por la mañana en Retiro.

Peatones más que molestos

Para algunos de los transeúntes que caminaban por la peatonal pasado el mediodía bajo un sol abrasador, la presencia de los vendedores ilegales resultaba mucho más que molesta.

"Es una locura, porque para hacer una cuadra tardás diez minutos", afirmó Carolina Deutch, de 24 años, estudiante.

"Me parece vergonzoso, el gobierno debería ser más estricto", opinó Horacio Terán, de 44, asesor de seguros.

Lo cierto es que ya no hay espacios fijos tomados por los vendedores ambulantes que, hasta hace poco sólo ocupaban el centro de la peatonal. Hoy utilizan el hall de comercios cerrados, los alrededores de cabinas telefónicas y hasta en los lados de los semáforos, dificultando hasta el cruce de calles.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?