Suscriptor digital

Bravo y Giustiniani serán los candidatos del socialismo

El sábado se hará el anuncio; Binner competirá por la gobernación de Santa Fe
(0)
8 de enero de 2003  

SANTA FE.- Después de 44 años de rupturas y divisiones, aun cuando ocuparon un lugar común -el Frepaso-, los socialistas se disponen a consagrar el próximo fin de semana una fórmula presidencial única, compuesta por las principales autoridades del socialismo unificado, Alfredo Bravo (Capital Federal) y Rubén Giustiniani (Santa Fe), titular y secretario general del partido, respectivamente.

La designación oficial de la fórmula se efectuará el sábado próximo, a partir de las 11, en la Asociación Cultural Armenia, de Armenia 1366, donde se reunirán más de mil congresales de todo el país.

Sin embargo, los socialistas esperan llegar a ese día con la fórmula ya decidida. Y en ese contexto hay unanimidad: sin el actual intendente de Rosario, Hermes Binner, no quedan dudas acerca de la conformación del binomio.

Binner, de quien se dijo meses atrás que hasta podría haber sido el compañero de fórmula de Elisa Carrió, posibilidad que quedó trunca cuando los socialistas rompieron relaciones con ARI, se convertirá en el principal candidato de la oposición a la gobernación de Santa Fe, y con firmes posibilidades de suceder a Carlos Reutemann.

"Tiene una imagen positiva muy alta, y más del sesenta por ciento de los rosarinos lo votarían en una general", graficó un dirigente del partido con décadas de militancia.

Por la gobernación

Hombre de pocas palabras, el intendente, que fue reelegido en Rosario en 1999, hizo saber que su deseo es competir contra el peronismo para convertirse en el sucesor de Reutemann, quien luego de dos períodos no consecutivos al frente de la provincia está impedido, según la Constitución santafecina, de presentarse en esta oportunidad.

"Me parece razonable su decisión. Es un hombre con gran futuro en la provincia", dijo a LA NACION Norberto Laporta, secretario de Acción Política del partido.

Bravo, por su parte, anunció que aceptará encabezar la fórmula del partido en el que milita desde los 17 años.

"Soy socialista y aceptaré orgulloso el lugar que me designen. Queremos terminar con la falta de justicia social en la Argentina", sostuvo Bravo en declaraciones a la prensa local.

Giustiniani, por su parte, no ocultó que, a su criterio, "la combinación más fuerte que puede presentar el socialismo es la fórmula Bravo-Binner, pero se debe evaluar detalladamente el tema debido al juego perverso que viene imponiendo la interna del peronismo sobre el cronograma electoral".

Ello significa que una eventual nueva postergación de los comicios nacionales, todavía previstos para el 27 de abril, afectaría las posibilidades de Binner -consecuentemente los de la fórmula presidencial- ya que si las elecciones se trasladaran a octubre podrían coincidir con las provinciales.

Esperanza

"Vamos a convocar a miles de argentinos que hoy no encuentran ninguna opción que represente el voto a la esperanza", agregó Giustiniani, que admitió que el socialismo, luego de definir la fórmula presidencial, el próximo sábado, comenzará a tejer alianzas con otras fuerzas políticas de centroizquierda.

Según allegados al partido, algunos dirigentes verían con buenos ojos que el diputado nacional Jorge Rivas, legislador por la provincia de Buenos Aires, formara parte de la fórmula presidencial, pero que de hecho no pondrán objeciones a lo que decida la mayoría.

"Además, no creo que Rivas quiera pelearse con Bravo, con quien comparte muchas posiciones", expresó la fuente.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?