Suscriptor digital

Cores: adiós a un galán

(0)
9 de febrero de 2000  

A los 77 años falleció ayer, a consecuencia de una enfermedad cardíaca, el actor y director Carlos Cores.

Con esta información, curiosamente, se vuelve a poner en el tapete una etapa del cine argentino. Con la desaparición física de Cores se despide otro de los exponentes de aquella iniciativa que inspiró a los grandes directores: formar a los jóvenes con inquietudes artísticas directamente frente a la cámara.

De esta manera se desarrollaron actoralmente Juan Carlos Altavista, Angel Magaña, Oscar Valicelli, Mirtha Legrand, María Duval, Roberto Escalada, Beatriz Taibo, Juan Carlos Barbieri, Bárbara Mujica, Elsa Daniel y muchos otros que crecieron profesionalmente acompañados por su público. Cores fue uno de esos jovencitos.

Los primeros pasos

Había nacido en Santa Fe, en 1922 como Juan Carlos Márquez Cores, y sus inicios artísticos los realizó en una radio rosarina, a los 14 años y a escondidas de su padre.

De la mano de Carlos Borcosque irrumpió, en 1941, en la pantalla grande. Con él tuvo la responsabilidad de dar vida a diversos personajes juveniles que presentaban una temática común: las dificultades para encarar sus primeras batallas en la vida y en el amor. Con estos caracteres debutó, en 1941, en "Yo conocí a esa mujer", junto a Libertad Lamarque, un puntapié inicial que lo colocó en los elencos de "Cada hogar, un mundo", "La juventud manda", "Eramos seis" y "Valle negro".

Si bien Borcosque lo guió en sus primeros pasos por el cine, también contribuyeron en su formación León Klimovsky, Francisco Mugica, Ernesto Arancibia, Leo Fleider, Luis César Amadori, Lucas Demare y Mario Soffici, entre otros.

Por su prestancia y virilidad encontró su espacio en la etapa épica del cine: "La muerte en las calles" (1952), un drama que ubica las acciones durante las invasiones inglesas; temática similar a la de "El grito sagrado" (1953), donde encarna a Martín Thompson, marido de Mariquita Sánchez.

Más allá de su prestancia de galán, vibró en la cuerda romántica al interpretar a Juan Aurelio Casacuberta, actor argentino de las primeras décadas del siglo XIX, en "El amor nunca muere" (1955), de Luis César Amadori, junto a Zully Moreno.

También supo desdoblarse actoralmente para entrar en el juego de capa y espada y de intrigas que le exigía "El juramento de Lagardere" (1955), basado en la novela "El jorobado", de Paul Feval, dirigida por León Klimovsky.

De la seducción al drama

El director Lucas Demare pudo ver detrás de su apariencia de hombre seductor una vena de fuerte carga dramática, la que el actor pudo exponer en "Guacho" (1954), en contrapunto con Tita Merello, film que cosechó varios premios pero ninguno para Carlos Cores, y en "Sangre y acero" (1955), un film que entra en la vida cotidiana de los ferroviarios para registrar las pasiones encerradas en la cabina de los maquinistas.

Con estos antecedentes no fue extraño que lo convocara Fernando Ayala para "Los tallos amargos" (1956). Otra vez los premios recayeron sobre el film, pero fueron esquivos para el protagónico masculino.

Tantos años de oficio lo invitaron a convertirse en director para filmar "Lindor Covas, el cimarrón" (1962) y "Asalto en la ciudad" (1964), pero la actuación lo siguió seduciendo.

Si bien la mayor parte de su profesión la desarrolló en la cinematografía, también intentó afianzarse en el teatro y la TV. En este último ámbito llegó a dirigir los destinos artísticos de los canales 7 y 9.

Estuvo casado con Chitita Borcosque, con quien tuvo tres hijos; con la actriz Elizabeth Killian (dos hijos, uno de ellos la modelo Elizabeth Márquez), y con la productora María Angélica Valente.

En los últimos años prácticamente desapareció del cine, el teatro y la pantalla chica, pero la radio, el primer romance profesional que tuvo, fue la que lo recogió con afecto: en Radio El Mundo, de 22 a 23, seducía a los oyentes con su programa "Siempre que llovió, paró".

El velatorio de Carlos Cores se realiza en Cucha Cucha 1785 y el sepelio tendrá lugar hoy, a las 10, en el Panteón de Actores de la Chacarita.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?